Rajoy no quiere elucubrar con la fecha de los comicios

Ni adelantadas ni atrasadas: el PP prevé celebrar las generales en diciembre de 2015

Diciembre del año que viene. Ese es el calendario con el que trabaja el PP para celebrar las elecciones generales el año próximo. Ni adelantarlas con las municipales ni retrasarlas hasta enero de 2016.

No habrá grandes sorpresas en la fecha de celebración de las próximas elecciones presidenciales. En el cuartel general del PP se trabaja en un calendario sin demasiadas maniobras, sin muchos movimientos estratégicos. La idea es que se convocarán para el mes de diciembre, unas semanas después del cuarto aniversario de la victoria del 20-N de 2011 que llevó a Mariano Rajoy a la Moncloa.

Puede pasar de todo en 2015, comentan los estrategas de Génova. Hay muchos flancos abiertos y muchas incógnitas por despejar. El año entrante puede ser un periodo de enormes sorpresas. Late la posibilidad de unos comicios adelantados en Cataluña, donde cualquier cábala sobre el futuro a corto plazo parece condenada al fracaso. "Allí no se sabe quién manda", dijo Rajoy el día de la Fiesta Nacional. Jugada similar se apuntaba tiempo atrás para Andalucía pero esta opción parece perder fuelle.

No hace mucho se hablaba de enero de 2016, pero la incertidumbre europea y las proyecciones macro parece que hacen no avalar este supuesto

No habrá movimientos de piezas

No es Rajoy demasiado partidario de las sorpresas. Ha movido una pieza en su gobierno por motivos de fuerza mayor. Necesitaba sacar adelante su apuesta por Arias Cañete en Europa y lo ha conseguido. Con enormes problemas pero finalmente se cumplió el objetivo. Empiezan ahora las quinielas en torno a las generales, con argumentos basados en la idea de que el presidente puede mover la fecha de la convocatoria según vayan saliendo las cosas en el tablero político.

Lo ortodoxo sería celebrarlas a finales del año próximo, es decir, cuando se cumplen cuatro de los últimos comicios. Pero ya menudean en los ambientes políticos versiones distintas y alternativas diversas. No hace mucho se hablaba de la posibilidad de que el Gobierno estaba pensando en enero de 2016, cuando la situación económica ofreciera ya un panorama más asentado. Pero la incertidumbre europea y las proyecciones macro parece que hacen no avalar este supuesto.

Descalabro electoral

Algunas teorías enarbolan la posibilidad de adelantar las generales a esta próxima primavera y hacerlas coincidir con las municipales y las autonómicas y evitar así un descalabro en el poder territorial del PP. Las encuestas se muestran algo esquivas para el partido del Gobierno en esta próxima cita. Además, la estadística recuerda que cinco de las once elecciones a Cortes celebradas hasta ahora en nuestro país desde la recuperación democrática tuvieron lugar en primavera. En marzo, concretamente.

Sin embargo en Génova no se tienen en consideración tales supuestos. Se trabaja ahora mismo con un calendario muy tradicional y sin sorpresas, que fijaría la cita electoral para antes de Navidades, y aprovechar así todavía la bonanza económica (asunto que cada día que pasa se torna más complicado) y el espíritu optimista que se respira en la sociedad en esas fechas festivas.

En Génova se trabaja ahora mismo con un calendario muy tradicional y sin sorpresas, que fijaría la cita electoral para antes de Navidades

Entre los dirigentes electorales del PP no se ha contemplado ninguna gran variación. "Esas historias que de vez en cuando aparecen en los periódicos surgen del seno del propio Gobierno. Hay algunos ministros muy dados a elucubrar con fechas electorales", comenta un veterano del partido sin mencionar nombres.

El candidato Rajoy

Cierto que la situación catalana, el resultado de las municipales y, por supuesto, la salida de la crisis económica pueden modificar cualquier previsión. Pero los altos responsables del partido no atienden demasiado a esas variables. La idea sigue siendo la mismadesde hace tiempo: generales a finales de año y con Mariano Rajoy de candidato.

Lo que nadie sabe a estas alturas es quién ocupará la cabeza de lista en las municipales y autonómicas en algunos puntos cruciales, como en especial Madrid y Valencia, donde hay muchas dudas sin despejar. Y crece la inquietud de los resultados en Extremadura y en Baleares, otros puntos que han pasado a incorporarse a la "línea caliente" del partido, ya que las encuestas anuncian un debilitamiento creciente del partido de cara a las autonómicas. Pero las generales, ni moverlas. Serán a finales de año y sin hacer demasiados experimentos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba