IRÁN JUNTOS EN UNA LISTA ÚNICA PERO NO LA ENCABEZARÁN

Mas y Junqueras convocarán un plebiscito en seis meses si son mayoría el 27S

Artur Mas y Oriol Junqueras irán juntos en una lista “única a favor de la independencia”, pero no encabezarán la papeleta. Si su lista de CDC, ERC y las asociaciones secesionistas obtiene la mayoría absoluta de 68 diputados formarán un “gobierno de concentración” y convocarán un referéndum en seis meses.

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el líder de ERC, Oriol Junqueras.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el líder de ERC, Oriol Junqueras. EFE

El presidente de la Generalitat y de Convergència Democràtica (CDC), Artur Mas y el presidente de ERC, Oriol Junqueras irán juntos en la lista “única por la independencia” con la que concurrirán a las elecciones junto con entidades cívicas secesionistas como la ANC u Òmnium Cultural, pero no la encabezarán. En el preacuerdo que este lunes suscribieron ambos dirigentes, sin la aceptación de los independentistas de la CUP, también figura en las bases de un futuro programa electoral conjunto que si esta lista por la independencia de los comicios del próximo 27 de septiembre obtiene mayoría absoluta convocarán un referéndum de autodeterminación en seis meses

Por si no fuera poco la ambición de los independentistas por infringir el actual marco jurídico de la Constitución y el Estatut, están dispuestos a conformar un “gobierno de concentración que negocie las bases de la independencia negociando con la Unión Europea y con el Gobierno del Reino de España”, según confirman a Vozpópuli dirigentes que han participado en la negociación entre Mas y Junqueras. 

Avalan la mayoría absoluta y no la de dos tercios

“La idea es si la lista de Mas y Junqueras supera o alcanza los 68 diputados (de un total de 135) en la Cámara catalana empecemos a trabajar por la independencia negociando aspectos económicos, de seguridad ciudadana y fronteras con la Unión Europea y esperaremos a ver quién gobierna el Reino de España”, aseguran las mismas fuentes. Si este punto programático se fija en el contenido definitivo del programa, significa que la lista de Mas y Junqueras no vería necesario obtener una mayoría de dos tercios en el Parlament para ver legitimado su hoja de ruta separatista. Esa mayoría es superior a la absoluta con la que Mas y Junqueras quieren definir su órdago a la unión de España. 

Las entidades secesionistas como la ANC y Òmnium han presionado a Mas, con el apoyo de ERC, para que "vayan redactando una Constitución de la futura República catalana"

Tras obtener la mayoría absoluta y sin hacer referencia –por el momento- a la proclamación de una declaración unilateral de independencia, las entidades secesionistas como la ANC y Òmnium han presionado a Artur Mas, con el apoyo de ERC, para que “vayan redactando una Constitución de la futura República catalana que deberá ser refrendada en otras elecciones a mediados de 2016 con el apoyo de toda la sociedad catalana”, afirman. 

Ni el caso de presunta corrupción política por fraude fiscal de la familia del expresidentes de CiU y de la Generalitat, Jordi Pujol, ni la pérdida de confianza en la gestión de Mas que ha elevado la deuda de Cataluña hasta los 67.000 millones de euros incumpliendo en reiteradas ocasiones el déficit, ni la posible salida de la UE en una hipotética independencia han impedido el acuerdo Mas-Junqueras. Y eso a pesar de que siempre desde ERC se ha criticado la base electoral CDC y la distancia que existe en su programa a nivel económico y social. 

A pesar de todo esto, el acuerdo entre Mas y Junqueras establece que “el partido asambleario concurrirá a las elecciones del próximo 27 de septiembre por su cuenta con la marca CUP-Crida Constituent”. No se cierra, sin embargo, a mantener unas relaciones de buena vecindad con la lista única, una especie de pacto de no agresión. 

El pasado 25 de noviembre, un Artur Mas convertido al independentismo desde que adelantó las elecciones catalanas el pasado 2012 propuso una lista única. El 3 de diciembre, Junqueras abogaba por tres listas separadas bajo una marca común. El 14 de junio, tras las municipales (y tras soltar lastre con el divorcio de Unió Democràtica y de su líder Josep Antoni Duran i Lleida), Mas volvió a la carga con la apelación a la lista común. 

Este acuerdo independentista ha provocado la crítica de los socialistas catalanes que se han moderado y ya no abogan por celebrar una consulta de autodeterminación. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, considera que el preacuerdo de CDC y ERC para concurrir en una lista unitaria a las elecciones del 27-S junto a la sociedad civil es la "evidencia" de una "anomalía democrática". "Se pondrá de manifiesto la disfunción de estos cuatros años: el presidente y el jefe de la oposición se presentarán juntos en esta lista. Esto es la evidencia de que hemos vivido en una anomalía democrática, donde presidente y cabeza de la oposición tienen el mismo proyecto", ha lamentado. 

"Era lo que Artur Mas quería", ha dicho de la lista preacordada. En una entrevista en Ràdio 4, ha considerado que el presidente de la Generalitat querría en realidad encabezar esa lista, pero "unos y otros han tenido que rebajar planteamientos" para llegar a un acuerdo. 

Según Iceta, Mas se equivoca con este planteamiento, pero "ha mantenido una coherencia" a la hora de buscar la lista para unas elecciones plebiscitarias, tras las que el líder del PSC está seguro de que no se podrá conseguir una independencia unilateral, como pretenden los partidos y entidades soberanistas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba