Entrevista con Vozpópuli Ignacio Aguado, candidato de Ciudadanos por Madrid: “Yo voté al PP de Aznar”

Es el aspirante más joven que opta a la presidencia de la Comunidad de Madrid en las autonómicas del 24M por el partido Ciudadanos. Sin haber ocupado otro cargo de elección popular que el de delegado de su clase, este abogado con experiencia en la empresa privada se abre paso ahora en la arena política.

No había nacido cuando ocurrió el 23F; no vio el referéndum para que España entrara en la OTAN y tenía apenas un año cuando el mundial de Naranjito. Se trata de Ignacio Aguado (Madrid, 1983) el candidato más joven que opta a la presidencia de la Comunidad de Madrid en las elecciones del 24 de mayo por el partido Ciudadanos. Hay quienes dicen que se trata de un clon de Albert Rivera. En absoluto, es más bien de una versión alevín, casi por estrenar, del político barcelonés.

Hay quienes dicen que es un clon de Albert Rivera. No, más bien una versión alevín del político barcelonés

Educado y correctísimo en sus modos, Ignacio Aguado parece siempre ocupado en cavilaciones trascendentes. Hasta cuando habla de fútbol trae a colación la necesidad de generar un proyecto de país. El recuerdo político más antiguo que posee es el debate, en 1993, entre Felipe González y José María Aznar, a cuyo partido Aguado concedió su voto, diez años más tarde, en las primeras elecciones en las que pudo participar.

“Voté al Partido Popular de Aznar, aunque en aquel entonces ya comenzaba el desencanto (…) Era aquel Aznar que ilusionó a la gente pero cayó luego en la vanidad”, asegura refiriéndose a las autonómicas de 2003 y las generales de 2004, cuando el socialista José Luis Rodríguez Zapatero derrotó a Mariano Rajoy, candidato del Partido Popular, una agrupación que tiene no poco recelo de Ciudadanos, un partido que le roba votantes y al que ven como una amenaza política peor que el propio Pablo Iglesias.

De casta nada, asegura Aguado como quitándose a sombrerazos la etiqueta de joven acomodado. Licenciado en Derecho, Administración y Dirección de Empresas  y Ciencias Políticas, Ignacio Aguado salió de los pasillos de la Universidad Pontificia Comillas y del IE a ocupar un cargo de responsabilidad en una importante multinacional energética… y de ahí, claro, a la política. Lo más cercano que ha tenido a un cargo de elección popular fue como delegado de la clase. Pero eso a él le trae sin cuidado: la política no es una profesión, sino una vocación.

A lo largo de esta entrevista, que se celebra a pocos días de comenzar la campaña electoral, Ignacio Aguado repetirá como mantra aquello de no tener mochila. No es de extrañar: su partido ha convertido la juventud en una especie de  garantía de honestidad, un atributo que protege de cualquier sospecha a quienes lo poseen. Y sin embargo: ¿ser joven basta? Sobre ese y otros temas conversa Ignacio Aguado con Vozpópuli.

Lo más cercano que ha tenido a un cargo de elección popular fue como delegado de la clase.

-Es usted el candidato más joven que aspira a la Comunidad de Madrid. ¿A qué generación política pertenece?

-Pertenezco a una generación que nació en democracia, con la posibilidad de expresarse libremente …

-Sin mochilas, que repetís una y otra vez.

-Sí, sin mochilas.

-Ahora parece que la juventud se convirtió en un atributo político en sí mismo. ¿Y sólo con eso basta?

-Claro que no, en sí misma la juventud no basta.  Soy un joven, pero  aposté por formarme, porque creo que es la mejor manera de crecer, de conseguir un buen empleo…

-Pero usted, a diferencia de unos 800.000 mil jóvenes en España, sí ha podido trabajar. ¿Qué piensa?

-Me siento identificado con esa gente que ha hecho lo que sus padres le dijeron que debía hacer: fórmate, termina la carrera... y que cuando han hecho todo lo que le dijeron que tenían que hacer y salen al mercado laboral, se dan cuenta de que lo que les habían prometido como futuro no existía y que lo que quedaba era el paro, o contratos precarios encadenados uno con otro, sin reconocimiento, sin motivación, sin nada. Eso es un drama.

-A juzgar por dónde ha estudiado y por su recorrido profesional, alguien podría decir, por ejemplo, que usted es casta…

-La condición de casta supone un grupo de personas a las que no puedes acceder salvo en unas condiciones. En mi caso, estudié tres carreras, me esforcé. A la casta política no se ha accedido a través del mérito sino gracias a un capitalismo de amiguetes, para enchufar al hijo de, al primo de... Ese no es mi caso.

-En un país donde ser joven supone vivir precariamente o ser becario a los 30 ¿Cómo pasamos del tapón generacional a este clamor por la juventud?

-Esa apuesta por los jóvenes no está ocurriendo en las empresas,  es verdad. Sólo ocurre en la política. Y es cierto: los jóvenes no son nadie, tienen que vivir como becarios, con contratos temporales,  incluso estando hiperformados. Sin embargo, la primera brecha que se ha abierto ha sido la política, los jóvenes han entrado fuerte, apretando y exigiendo.

"Voté al Partido Popular, aunque en aquel entonces ya comenzaba el desencanto..."

-¿Cuándo fue la primera vez que votó en unas elecciones?

-Me parece que fue en las de 2003. Ya tenía 18 años cumplidos.

-¿Recuerda a quién votó?

-Voté al Partido Popular, aunque en aquel entonces ya comenzaba el desencanto... Era aquel Aznar que ilusionó en el 2000, pero que con el paso de los años se separó de la realidad, se fue endiosando y cayó en la vanidad, que es el mal de todos los políticos. Pienso ahora que 2003 fue el inicio del descontento, cuando nos dimos cuenta de que ni PP ni PSOE iban a solucionar nuestros problemas.

-Curioso: ahora el bipartidismo es como la varicela, nadie lo quiere cerca. ¿Dónde estaban los que ahora acusan y reniegan cuando las cosas empezaban a ponerse feas?

- Entre los años 2000 y 2005 a la gente no le preocupaba si las instituciones funcionaban, si había separación de poderes o si estallaban dos o tres casos de corrupción. Se indignaban un rato, pero al final había una nómina, el paro bajaba. La gente vivía bien. Con la crisis, con los recortes salariales brutales y la expulsión del mercado de trabajo, la gente comienza a darse cuenta de que la crisis en la que vive se debe a la mala gestión de unos señores. Eso se evidencia en las elecciones al Parlamento Europeo, y ahí tienen un mérito importante Podemos, que logró cinco escaños,  y Ciudadanos, que conseguimos  dos.

-Es decir, ¿nos volvimos ciudadanos cuando se acabó el dinero?

-Hemos sido ciudadanos siempre, pero ese compromiso comienza a importar a partir de la crisis. Entonces sí comenzamos a preocuparnos por las instituciones.

-Usted viene del mundo empresarial, su perfil poco o nada tiene que ver con el político profesional. ¿Cómo hacer política sin pertenecer a ella?

-La política no debe ser una profesión. El ser político debe ser una etapa de la vida y esa es la apuesta que yo ha hago. Quiero ser político una etapa de mi vida.

"En las elecciones al Parlamento Europeo Podemos y Ciudadanos tienen un mérito importante"

-En esta campaña resuena la idea de que la transición no sirvió para nada. Que lo mejor que podría ocurrir a España es una demolición para empezar de nuevo.

-Yo no rechazo la transición. Hay que ponerse en el lugar de aquellas personas. Fueron capaces de ponerse de acuerdo y apostar por un proyecto de país. Quien niega eso es porque creo que no entiende lo que pasó en España en aquella época . Han pasado 35 años de convivencia, de libertades, de progreso y avance hacia Europa. En la transición se pusieron las bases de un modelo político democrático y ahora hay que seguir avanzando. No podemos permitir que la democracia se tuerza y es lo que está pasando ahora. No es que falle el tronco, es que se están torciendo las ramas: no hay reformas a nivel electoral, no hay reformas de la administración, no hay un gran pacto por la educación, ni una reforma de la ley de partidos pero eso no significa que tengamos que talar el árbol. Hay que enderezar ese árbol y ese es el objetivo de Ciudadanos: reconocer lo bueno de la transición, ver dónde están los problemas e inentar corregirlos.

-¿Y dónde están, según ustedes, los problemas?

-Hay muchos pero se  resumen en uno: en España no hay un proyecto de país. Ni Zapatero ni Rajoy han tenido un proyecto de país sino un proyecto de partido, de siglas, que buscaba ganar el voto y colocar a su red de acólitos. Eso da lugar a movimientos populistas, a que los nacionalistas se envalentonen y a que la gente pierda la confianza. Por eso Ciudadanos propone un proyecto de país, sin destruir ni levantar trincheras, sin buscar rojos, ni azules, ni bandos…

-El problema es que sí los hay, claro que hay grupos: de parados, de excluidos, de los que se sienten estafados, ¿cómo reunir a todos en un proyecto común de España?

-Sería un error decir que vamos a llegar con la varita mágica. Tenemos un problema de separación de poderes importante. La fiscalía no es autónoma, depende de las decisiones del poder político. Los tribunales, tanto el Constitucional como el Supremo, están politizados. No se ha hecho nada excepto dar pasos hacia atrás. Hay que ver también qué pasa con la ley electoral y dentro de los partidos, donde cada vez hay menos democracia –Ignacio Aguado recita una larga lista de afecciones ciudadanas que no responden del todo la pregunta, y sigue-. Mandan las cúpulas no las bases y eso impide que aflore el talento, eso pervierte el partido y la democracia. Tampoco es posible que en España haya habido siete modelos educativos  y que no hayamos sido capaces de sentarnos a una mesa y decir: qué modelo educativo queremos…

Aguado vuelve otra vez a ese tono recitativo de quien ordena promesas en orden alfabético

-¿Qué espera encontrarse en el despacho que fue de Aguirre e Ignacio González?

-Veinte años ininterrumpidos de cualquier gobierno no son buenos, porque se generan vicios, redes clientelares, un arrogancia insoportable. Ver que los políticos se den a la fuga con dos motos de movilidad es un signo de arrogancia, de sentirse por encima del resto. Cuando lleguemos vamos a abrir ventanas, hacer todo transparente, vamos a  llegar a acuerdos… –Aguado vuelve otra vez a ese tono recitativo de quien enumera las prestaciones de una aspiradora u ordena promesas en orden alfabético-.

-¿Qué propuestas tenéis? ¿Por qué la gente debería votar por usted y no por un poeta, por ejemplo?

-Hay 3 temas concretos. El primero: luchar contra la corrupción. El segundo, el modelo económico. Hay que empezar a cambiarlo desde Madrid, para que llegue a toda España.  Somos productivos a costa del sacrificio de miles de empresarios y trabajadores que se están dejando la vida para que España a nivel macro sea productiva. No creemos que ese modelo sea sostenible. Proponemos innovar, revisar los contratos, que sean indefinidos, eliminar las cuotas de autónomos, no  tiene sentido poner palos en la rueda a una persona que quiere emprender, invertir, contratar. Ese tipo de cosas no pueden continuar. O innovamos o será imposible competir con otros países.

-¿Qué es lo más cercano a un cargo político que ha ocupado?

-Delegado de clase.

-¿En qué parte de Madrid creció?

-Nací en el barrio de la Estrella, en Moratalaz. A los 18 me fui a vivir a La Moraleja con mi familia. Después, al volver de Inglaterra y de compartir piso con unos amigos, me mudé a San Blas.

-¿Ha entrado alguna vez en una biblioteca pública?

-Sí, algunas veces he ido a la de la Autónoma.

-Me refiero a las de la  comunidad de Madrid, ¿ha ido alguna de ellas reciente?

-No, recientemente no…

-¿Sale a correr por el Retiro? ¿No tiene miedo que le caiga encima una rama?

-Lo del Retiro es tremendo, eso es lo que pasa cuando entiendes la inversión como gasto…

-Al momento en que se publique esta entrevista ya sabremos si hay final española de Champios ¿Cómo lo ve?

-Sin duda quiero que gane un equipo español.

-Ay, por Dios, que es fútbol, no pasa nada por mojarse.

-Es que soy del Aleti, pero este año no ha podido ser.

-¿Qué prefiere: laterales, defensas, delanteros, centrocampistas?

-Me gusta mucho el centro del campo porque ves toda la jugada de ataque pero estás comprometido a defender. Siempre he jugado esa posición en el waterpolo y es en la que me siento más cómodo

-¿Es la mejor para hacer política?

-Depende, no hay una fórmula. Rubalcaba era un excelente delantero, un especialista dando titulares, le tenían para eso, pero no era  un gran central. En el espacio político tiene que existir espacio para todo: centrales, defensas, defensas rompe piernas que atacan y destruyen pero también políticos creadores, esos que genera jugadas y que permiten ganar el juego.

-Parece que me va a hablar de Albert Rivera como el Andrés Iniesta del Mundial de Sudáfrica

-Pues realmente, si hay que buscar una similitud futbolística… Albert Rivera podría ser un Andrés Iniesta en la final del mundial.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba