Los herederos de Batasuna, en el punto de mira de la Audiencia Nacional

El Gobierno cree factible una pronta ilegalización de Sortu

El Gobierno vigila con lupa a Sortu. Incluso contempla la posibilidad de que se concrete más pronto que tarde su ilegalización. El cónclave de los etarras excarcelados por la Parot previsto para este sábado en Durango podría ser un paso importante. Pero con los etarras en las calles, seguro que habrá más.

No está lejos la ilegalización de Sortu, piensan expertos en la lucha contra ETA. Hasta ahora, el partido heredero de Batasuna había sorteado todos los obstáculos. Pero con la supresión de la 'doctrina Parot', la suelta masiva de etarras asesinos, el ambiente de triunfo entre los batasunos y la sensación de impunidad y hasta de victoria que se ha instalado en buena parte de la familia abertzale, tarde o temprano incurrirán en ilegalidades y hasta en hechos delictivos, según las mencionadas fuentes.

El gran acto público convocado para este sábado en la localidad de Durango (Vizcaya) por el colectivo de presos EPPK, al que han sido convocados una sesenta de exreclusos liberados tras la demolición de la doctrina Parot, puede ser concluyente a los efectos de redondear la ilegalización de Sortu.

El juez y la Fiscalía

Los dirigentes de este partido, en especial Amaia Izko y Pernando Barrena, no se han mostrado activos en la convocatoria de la concentración, al menos no en la primera línea, pero no se descarta que incurran en algún tipo de patinazo en las próximas horas, días o meses. La Fiscalía de la Audiencia Nacional, tras una denuncia de la organización Diginidad y Justicia, ha dado intrucciones a las fuerzas de Seguridad del Estado y a la propia policía vasca para que vigile el desarrollo de esta reunión.

También el juez Pedraz ha solicitado a la Ertzaintza que le remita un informe sobre los pasos previos a la celebración del acto. Pedraz quiere información sobre las personas que lo promueven, las que participarán en él, y su posible vinculación con ETA, por si pudiera incurrirse en algún tipo de delito como el de enaltecimiento del terrorismo.

Ilegalizar a Sortu, que en su día fue salvada por la campana del Tribunal Constiucional, muy respetuoso con las agrupaciones abertzales y en contra de las disposiciones tanto de la Fiscalia Antiterrorismo, los informes de los cuerpos de Seguridad, la abogacía del Estado y el propio Triubunal Supremo, sería políticamente factible, de acuerdo con los expertos antiterroristas.

Se recuerda ahora que el presidente de Sortu, Hasier Arraiz, realizó el pasado noviembre una defensa a ultranza de la "acertada elección" de Batasuna al pretender dinamitar el Estado de Derecho surgido de la Constitución y a la legitimación de la trayectoria sangrienta de la banda cuando aseguró que "reivindicamos lo que fuimos, lo que somos, lo que hicimos y lo que hacemos". Esta justificación de la violencia terrorista es otro indicio más que va acumulando la Fiscalía para, en su momento, apretarle las tuercas a Sortu.

Herederos de Batasuna

Esta formación pasa por ser la heredera formal de Batasuna. Se trata de un partido político, no como Bildu o Amaiur que son coaliciones o asociaciones de diversos partidos, con lo cual su ilegalización resultaría factible. Además, fuentes del Gobierno mencionan en privado que necesitan algún gesto contra los filoetarras para compensar la imagen devastadora de la puesta en libertad de decenas de terroristas asesinos desfilando alegremente tras salir de prisión. Otro dato a favor de la posible ilegalización de Sortu es que sus miembros no están en las instituciones, en contra de lo que ocurre con Bildu o con Amaiur, por lo que tendría menos complicaciones políticas.

Aunque las fuerzas de seguridad no han adverttido aún una participación activa de gente de Sortu en los preparativos del 'akelarre' de Durango, sí podría convertirse este acto en un indicio más para que los tribunales promuevan su ilegalización. Al proceder a su polémica legalización, el Constitucional señaló una serie de 'líneas rojas' que, de ser traspasadas, podrían dar lugar a su ilegalización. La exaltación de acciones perpetradas por ETA, la equiparación de los terroristas con sus víctimas, los actos en los que se lleve a cabo algún tipo de humillación de las víctimas, la apología de los autores de crímenes de la banda, son algunos de estos extremos que permitirían la actuación del Constitucional.

Entre Bolinaga y la Parot

Sortu está en el punto de mira de un Gobierno que ha defraudado en forma ostensible al colectivo de víctimas y a gran parte de simpatizantes y militantes. Primero fue la excarcelación de Bolinaga, luego el escaso empeño en frenar la decisión de Estrasburgo contra la 'doctrina Parot', y a continuación el mínimo respaldo ofrecido a los colectivos de familiares de víctimas que fueron insultados, vejados y maltratados durante su reciente recorrido por los lugares del País Vasco donde ETA perpetró algunos de sus crímenes.

La posible ilegalización de Sortu, aunque evidentemente se trata de una decisión que tendrían que llevar a cabo los tribunales, se traduciría en un hecho muy positivo para el Gobierno de cara a congraciarse, al menos en parte, con esta parte de su electorado que ahora le es hostil.

El acto de mañana en Durango consistirá en una muy concurrida celebración pública con discursos e intervenciones de algunos de los convocantes y de los expresos etarras, que irá seguido de un gran almuerzo de celebración y hermandad. No se descarta que en algún momento los exreclusos hagan alguna manifestación de renuncia a recurrir en el futuro a métodos violentos, tal y como reza el comunicado hecho público los presos etarras la semana pasada. Como también se supone que algún orador pueda invocar y aplaudir las acciones criminales perpetradas por los ex reclusos en aras de sus objetivos totalitarios.

 

 

 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba