EL FINAL DE LA VIOLENCIA TERRORISTA

ETA dio en enero su primer paso hacia el desarme con el sellado de un zulo con un puñado de armas

La Comisión Internacional de Verificación asegura en rueda de prensa en Bilbao que la banda inició el proceso de entrega de armas en abril del año pasado y que hace sólo unas semanas puso fuera de uso un fusil, una pistola, dos revólveres, 300 balas, dos granadas, 17 kilos de explosivos y nueve temporizadores.

El lehendakari, Iñigo Urkullu (d), con Ram Manikkalingam, que encabeza la Comisión Internacional de Verificación.
El lehendakari, Iñigo Urkullu (d), con Ram Manikkalingam, que encabeza la Comisión Internacional de Verificación. EFE

Y ETA comenzó su desarme. cinco miembros de la Comisión Internacional de Verificación (CIV) anunciaron este viernes en un hotel de Bilbao que la organización terrorista les pidió de modo confidencial en abril de 2013 el inicio de un proceso unilateral de entrega de armas y que el mismo se concretó con la puesta fuera de uso de diversas armas en un día no determinado del pasado mes de enero. Entonces, según han revelado el portavoz de este grupo de personalidades, dos miembros de la CIV, entre ellos él mismo, fueron testigos de cómo la banda armada sellaba uno de los zulos donde cobija su arsenal y entregaba una relación de algo más de un folio de extensión en el que se detallaba el contenido del mismo. Un fusil G3, una pistola, dos revólveres, 300 balas, dos granadas de carga hueca, 4,5 kilos de pentrita, 8 kilos de cloratita, 4 kilos de clorato de sodio, 10 gramos de nitromanita, 190 metros de cordón detonante y nueve temporizadores de distintos tipos quedaron desde ese momento fuera de uso. El comunicado ha sido acompañado de un vídeo de un minuto y medio de duración en el que se ven a dos encapuchados en dicho momento en presencia de los dos integrantes de la comisión.

El armamento puesto 'fuera de uso' por la banda incluye un rifle, una pistola, dos revólveres, 300 balas, dos granadas, algo más de 16 kilos de explosivo y nueve temporizadores

Ese es el gesto “importante” que hace días trasmitió la dirección etarra a la izquierda abertzale, como adelantó el pasado jueves Vozpópuli, y que provocó que a las dos de la tarde de este viernes la sala del hotel de la capital vizcaína donde iba a tener lugar la comparecencia de la CIV estuviera repleta de periodistas. Con quince minutos de retraso, entraban los cinco integrantes de la comisión para instantes después tomar la palabra Ram Manillalingam, el antiguo asesor del gobierno de Sri Lanka en su negociación con los guerrilleros tamiles que ahora ha asumido el papel de portavoz del grupo. Manikkalingam hizo en primer lugar un breve resumen de las actividades del grupo desde su constitución el 28 de septiembre, menos de un mes antes de que ETA anunciara el fin de su actividad armada, y los objetivos del mismo: verificar “el alto el fuego y el final definitivo de la violencia” de la banda. En este sentido, el portavoz agradeció el apoyo prestado en esta labor por los partidos vascos (sólo PP y UPyD se han negado a reunirse con ellos), sindicatos, la confederación vasca de empresarios Confebask, y “representantes de la Iglesia”.

"Paso creible y significativo"

En un tono claramente optimista, Manikallingam aseguró que en su última visita al País Vasco, hace ahora un año, la Comisión ya había constatado "avances positivos” y que, por ello, animó entonces "a todos los actores implicados a dar nuevos pasos y adoptar medidas que incrementaran la confianza”. Uno de éstos, según ha revelado este viernes, lo dio la organización terrorista poco después, en abril, cuando se dirigió "de manera confidencial" a la CIV para pedirle que incluyera entre sus funciones la "verificación de un proceso unilateral de sellado y puesta fuera de uso operativo de las armas, munición y explosivos de ETA". El grupo de verificadores aceptó la propuesta. En septiembre de ese mismo año, la dirección etarra le trasmitió su disposición a dar ese primer paso que, sin embargo, se retrasó hasta enero pasado. Entonces, en un lugar no especificado de "Euskalherria". ETA selló su primer zulo en presencia del propio Manikallingam y de Ronnie Kasrils, exministro de Inteligencia y viceministro de Defensa de Sudáfrica, también integrante de la Comisión. Ambos aparecen en las imágenes del vídeo comprobando que las armas que dos encapuchados les muestran sobre una mesa se corresponden con las que figuran en un listado en el que al final un etarra estampa un sello de la organización y el portavoz de la CIV su firma.

Ayer, los verificadores calificaron este gesto comode "creible y significativo" y mostraron su confianza en que el mismo "conducirá a la puesta fuera de uso operativo de todas las armas, municiones y explosivos de ETA". La CIV también indicaron que "desde nuestra experiencia en otros procesos" este era un "paso necesario previo al desarme completo". Su decflaración terminaba con un llamaiento para contar con "el apoyo de todos los actores políticos y sociales" a su labor que, aseguraron, continuarán desarrollando "con determinación e imparcialidad en aras de una paz duradera".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba