Nacional

El 'carnicero de Mondragón': "No pienso nunca en mis víctimas, no creo en el arrepentimiento"

Jesús María Zabarte, en libertad desde el pasado noviembre por la anulación de la Doctrina Parot y que fue condenado a 615 años acusado de 20 atentados y 17 asesinatos, asegura que no hará autocrítica "hasta que el otro frente la haga". "No he asesinado a nadie, yo he ejecutado". 

"No necesito demostrar nada. No pretendo que me hagan homenajes", advierte de primeras Jesús María Zabarte, conocido como "el Carnicero de Mondragón", a quien se le imputan 17 asesinatos y 20 atentados por los que ha pasado 30 años en prisión.

En una entrevista concedida al diario 'El Mundo', recogida por 'Vozpópuli', Zabarte, en libertad desde el pasado noviembre por la anulación de la Doctrina Parot, asegura no haber matado a nadie. "Yo no he asesinado a nadie, yo he ejecutado", dice, justificando que "asesinar es cuando buscas lucro personal mientras que ejecutar es cuando, lejos de obtener un lucro personal, encima vas a tener que pagar con la cárcel o con lo que sea". "Por tanto, yo no he asesinado a nadie", zanja al respecto.

Tampoco se arrepiente de su amplio historial de asesinatos, en el que figura el del niño José María Piris. Responde con un contundente "no" a si nunca piensa en sus víctimas y manifiesta que hará autocrítica "cuando el otro frente empiece a reconocer". "Todas esas tonterías que dicen de arrepentidos... yo no soy católico, no creo en el arrepentimiento. A mí me sirve el reconocimiento. Y si me preguntas, ¿lo hacías para hacer daño? Yo te digo, sí". Y remata: "No me sé el nombre de las víctimas, son otras cosas las que no me han dejado dormir".

Zabarte, quien ingresó en la banda terrorista en los años 70, fue amnistiado al inicio de la transición democrática y después se volvió a incorporar a ETA, sostiene que siente satisfacción tras pasar 29 años en la cárcel y al salir ver "cómo está la calle". "Ahora yo a éste le digo egunon y me responde egunon: cuando yo me marché de aquí no había eso. Hablaban euskera 4, 14 o 24, pero no lo que se oye hoy y eso es un avance".

En su lista de avances también incluye una mayor politización en el pueblo vasco. "Vete a Álava, más pueblo, más consciente, más politizado". Preguntado si esto mismo no podría haberse conseguido sin matar, el 'carnicero de Mondragón' responde "no". "No estaba con la convicción que tiene ahora", concluye.

"No soy católico, no creo en el arrepentimiento", dice Zabarte

Asegura que la sociedad vasca no ha estado sometida al terror y que después de tantas víctimas, "no estamos igual". "No les matas porque es Juanito, Andresito... Sino porque defienden una política de represión aquí, con los controles, con las torturas, con las detenciones. Y hoy todavía siguen".

"Prisión, muerte o irse lejos"

Estas son las opciones que según Zabarte tiene alguien que se involucra en la banda terrorista. "Cuando uno entra en ETA sabe perfectamente lo que le toca: o prisión o muerte o irse lejos". "Y lo sabe también la compañera", comenta en referencia a su vida personal. Sobre sus hijos dice que "llevan mis apellidos pero los tienen ellas". "Ellas tienen ¿eh? Yo no". Son tres y viven "uno en México, uno en Hendaya y otro en Capbreton".

"Acabó mi condena y punto"

Zabarte vio el pasado julio negado su subsidio por desempleo por un juzgado de Eibar (Gipuzkoa) porque no ha repudiado la banda ni pedido perdón a las víctimas, lo que le llevó a incumplir los requisitos que marca la ley respecto a esta prestación.

"Yo estoy tranquilo con eso. El pleito no lo ganaremos aunque la ley diga que a los presos se les paga 17 meses. Pero, ¿cuánto ha pagado Roldán, cuánto ha pagado Bárcenas?", se defiende al tiempo que explica no estar dispuesto a pagar al Estado las indemnizaciones que éste adelantó a sus víctimas: "¿De dónde les voy a pagar yo? Yo era indigente. Acabó mi condena y punto". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba