Nacional

Los etarras que asesinaron al abogado valenciano Manuel Broseta iban a la radio mexicana para hablar de Dios, justicia y paz

Los etarras Juan Jesús Narváez Goñi y su pareja, Itziar Alberdi Uranga, huidos 22 años de la justicia española, eran considerados respetables miembros de la sociedad mexicana en Puerto Vallarta (Jalisco), donde se habían instalado hace años.

.

Los etarras Juan Jesús Narváez Goñi y su pareja, Itziar Alberdi Uranga, huidos 22 años de la justicia española, eran dos asesinos en serie, pero en Puerto Vallarta (Jalisco) eran considerados respetables miembros de la sociedad mexicana. Los asesinos del catedrático Manuel Broseta y otras 10 personas eran invitados a programas de radio donde con cinismo y descaro utilizaban un doble lenguaje. “En cuando uno perdona y, eso sólo se puede hacer desde el amor, se libera él mismo, aparte de liberar a la otra persona", se puede escuchar decir a Alberdi en uno de los programa de radio que reproduce Vozpópuli. Que se lo pregunten a la familia de Manuel Broseta o Jose Edmundo Casany, delegado de Ferrovial en la Comunidad Valenciana, a los que asesinaron de un tiro en la nuca.

Los terroristas, arrestados el pasado domingo en su casa de Puerto Vallarta y enviados este miércoles a prisión por el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, se sentían muy seguros en suelo mexicano. Pensaban que después de 22 años huidos de España nadie se acordaba de ellos, pero se equivocaron.

Llegaron a Puerto Vallarta hace una década, aunque antes habían residido en otras ciudades mexicanas. Él había abierto su negocio como quiropráctico en el centro de la localidad y ella trabajaba en un centro de yoga y prácticas de relajación oriental. En México convivían con sus dos hijos, una chica de 19 años y un chico de 17 que habían nacido en el país y que, al parecer, desconocían el historial de sangre de sus progenitores.

Se sentían tan seguros que, además de participar en eventos sociales, de vez en cuando, acudían a una conocida radio de Puerto Vallarta. En concreto al programa 'El Arte de Vivir' (vaya paradoja) que emite la estación de radio C7 Jalisco. Allí eran conocidos como Eva Barreña y Juan Manuel Ruiz García. Engañaron a toda la sociedad vallartense.

En sus intervenciones radiofónicas, los terroristas demostraron su hipocresía y su falta de respeto por la vida del prójimo. En su doble vida, estos etarras se atrevían a dar consejos prácticos sobre la conexión espiritual para que las personas disfrutaran de la vida. Estaban tan confiados que proporcionaban hasta sus teléfonos personales.

Los consejos radiofónicos de Alberdi y Narváez

Por su interés vamos a reproducir alguna de las intervenciones de los miembros de la organización terrorista ETA en el programa de radio 'El arte de vivir'.

Itziar Alberdi Uranga, 'María' (minuto 4): “La razón siempre es relativa. Cada uno ve las cosas desde su punto de vista pero si uno está enojado, siente oído o está resentido y encima trata de justificarlo con la razón. Es que fíjate lo que me han hecho tengo razón, se justifica el que tengamos odio, el que queramos vengarnos y ese es el mayor obstáculo para la comprensión".

En otro programa que tuvo lugar el 14 de octubre de 2013 se podía escuchar a Itziar Alberdi decir las siguientes aberraciones (minuto 4:55 sobre la paz interior):"La idea es festejar el día de la paz interior. Se escucha mucho hablar de paz, pero paradójicamente los que más hacen la guerra son los que más hablan de paz. Pero se habla poco de paz interior. Desde nuestra perspectiva los problemas del país o del mundo no los van a solucionar las grandes corporaciones ni los gobiernos, pensamos que si queremos paz en el mundo tenemos que empezar nosotros a hacer los cambios en nosotros mismos porque el conflicto que se vive a nivel mundial, en el país o en la familia es reflejo de nuestros conflictos internos”.

(Minuto 7) "Culpabilizando a otros, como que no nos sentimos responsables y es muy fácil culpar a los demás a los gobiernos y quedarnos esperando a que un día pueda llegar al paz. Pensamos que el sistema global está regido por la codicia. Entonces el mismo sistema  crea sus sistemas sus sistemas de defensa”

(Minuto 8:20) “Decía el maestro Juan Ruiz que el problema del hombre es que su mente está militarizada. Yo diría que el hombre en general en su mente impera el odio, la intolerancia, la ira la agresividad, el orgullo que son la fuente de todos esos conflictos y además piensa que la agresividad es como un sistema de autodefensa y lo justifica plenamente y  no hace nada para cambiarlo”. A quien denomina el maestro Juan Ruiz es su compañero, el etarra Juan Jesús Narváez.

(Minuto 11:30) “La mayoría de las revoluciones han fracasado en sus objetivos originales”. “Esa parte oscura del odio, de la represión, de la intolerancia va carcomiendo todos los ideales. Hay que ser rebelde desde la paz interior como nos enseñó Gandhi. Ser rebelde no significa actuar con violencia, con agresividad”

Por su parte, el etarra Juan Jesús Narváez, 'Pajas', se atrevía a soltar la siguiente soflama incluso citando a Dios (minuto 1:30)“Este proceso es muy viejo. Platón, incluso Jesús, durante toda su enseñanza un maestro de luz, de amor estuvo enseñando eso. No os durmáis compadres, estar atentos como vigías en época de guerra, entonces él adquirió fue comprensión total y eso es lo que necesitamos la Comprensión, aunque sea la parte más mínima de comprensión, es fundamental, es necesario. Podemos comprender como actúa esa parte actúa esa parte oscura, ese ego en la mente, como reacciona en nosotros, para comprender necesitamos dirigirnos al corazón.

“Esto es muy teórico, lo podemos ver con un ejemplo. Siento resentimiento, he tenido molestias, he estado irritado hacia una persona o hacia un grupo de personas. Porque creo que se portaron mal conmigo.... Todo esa parte que me hace ser infeliz, cuando comprendo que es resentimiento, ese enojo esa frustración me está molestando, me está envenenando me está impidiendo fluir en el amor, en la virtud entonces además comprendo que quizás pueda tener razón que esas personas incluso actuaron mal, pero aún así como he adquirido un poquito de comprensión me doy cuenta de que lo que pueda actuar en mi es la compasión y no ser esclavo de esas emociones negativas ya que eso entorpece mucho, entonces es un aprendizaje aún habiendo unas emociones negativas y aún teniendo razón es necesario llegar a la comprensión, dirigirnos siempre al camino bonito".

Varias causas abiertas contra la pareja

Mientras tanto, este miércoles, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno enviaba a la pareja a prisión tras informarles de las causas en su contra que permanecen abiertas en distintos juzgados. Los terroristas escaparon de España tras la desarticulación en marzo de 1992 del 'comando Ekaitz', autor de 18 atentados en un solo año en Barcelona, Alicante, Valencia y Murcia. 

Los dos acumulan una decena de asesinatos a sus espaldas según el historial de causas pendientes en los juzgados 1, 4 y 5 de la Audiencia Nacional. El Juzgado de Pablo Ruz investiga la participación de ambos en el asesinato del catedrático Manuel Broseta.

El Juzgado Central de Instrucción número 5 tiene además una causa abierta contra Alberdi por el paquete-bomba enviado en el verano de 1991 al Ministerio de Justicia y que fue devuelto a la empresa de paquetería. El 1 de julio, los agentes acordonaron la zona y tres de ellos fallecieron cuando el artefacto hizo explosión.

El Juzgado de Ruz tiene otro sumario declarado prescrito, mientras que el Juzgado Central de Instrucción número 1 abrió una causa contra Narváez por la colocación de un coche-bomba el 15 de abril de 1991 en el cuartel de la Guardia Civil de Torremolinos (Málaga), que causó heridas a dos mujeres, un hombre y una niña.

Por su parte, el Juzgado del que es titular Santiago Pedraz tramita otra causa contra Narváez y su compañera Alberdi por el envío de un paquete bomba desde Toledo hasta Madrid destinado al presidente de Construcciones Atocha S.A., Jesús Gallego. Dos artificieros murieron ese 12 de junio de 1991 al desactivarlo y varias personas resultaron heridas con la explosión. La empresa era una de las adjudicatarias de la autovía de Leizarán.

Además, el juez Fernando Andreu investiga a ambos por el asesinato en 1991 del delegado de Ferrovial en Valencia, José Eduardo Casany.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba