Nacional

Zarzuela reacciona y prepara un intenso semestre de actividades para la Reina

El abucheo en el Auditorio Nacional hizo sonar algunas alarmas. Sin nervios pero con alguna preocupación. La imagen de Su Majestad la Reina se veía "contaminada" por los signos de bronca y malestar que en los últimos tiempos acompañan algunas apariciones de los miembros de la Familia Real. 

La Reina doña Sofía, junto a la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi (i), saluda a la gente por las calles de Benasque.
La Reina doña Sofía, junto a la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rudi (i), saluda a la gente por las calles de Benasque. EFE

Nada menos usual que pitar a la Reina, la imagen más valorada de la Familia Real según el último informe del Instituto Elcano. Por encima incluso del Príncipe Felipe. Por eso los pitidos del sábado 22 de junio en el Auditorio Nacional, en una noche mágica dedicada a Beethoven, se recibió en en Zarzuela con un gesto de contrariedad. Las explicaciones oficiales bajaron los decibelios de la pitada. No era contra de la persona de Doña Sofía, ni siquiera contra la Corona, era una muestra muy minoritaria del rechazo de unos pocos ante el estado de cosas por el que atraviesa nuestro país.

Semanas antes habían sido los Príncipes en la encerrona del Liceo, todo organizadito y sin reacción de las autoridades públicas de la Comunidad. Episodio muy desagradable que Don Felipe aguantó con estoicismo y profesionalidad. Este fin de semana, el Heredero de la Corona acudió a dos conciertos de música en Madrid, entre gente joven y bulliciosa, y no se produjo ningún incidente.

Corinna se difumina

Los estrategas de comunicación de la Zarzuela preparan una ofensiva centrada en la imagen de la Reina. Difuminada la intempestiva etapa de la princesa Corinna, de la que ya apenas se habla, alejada la sombra de la imputación a la Infanta Cristina por los escándalos del Instituto Nóos y practicamente normalizada la actividad de Don Juan Carlos, se trata ahora de elevar el tono y el papel público de la Reina.

Cierto que los episodios más turbulentos de la estrambótica "amiga entrañable" del Rey han amainado. El intenso trabajo desplegado por el equipo de Comunicación de Zarzuela, con fluídos contactos con determinados representantes de los medios, ha empezado a dar sus frutos. La imagen de Don Juan Carlos sólo aparece ya ligada a su agenda oficial, a su actividad pública y muy alejada del escándalo y los rumores. El mismo Rey que antes de la cacería de Botswana. Una limpieza a fondo de las páginas más controvertidas del pasado reciente de Su Majestad, que incidieron en forma determinante en la valoración de los españoles hacia la Monarquía.

En Palacio preparan un semestre muy intenso para la agenda de Doña Sofía, que siempre ha estado muy cerca de la Infanta Cristina y hasta del propio Iñaki Urdangarín, en una línea bien distinta a la del Rey y el propio Heredero de la Corona, como se apreció ostensiblemente en el recordatorio al centenario de Don Juan celebrado hace unos días en el Palacio Real. El frío distanciamiento oficial de Doña Sofía en estos últimos tiempos de convulsiones y polémicas han sido muy ostensibles y no siempre comprendidos. La mejor "profesional" de la Zarzuela no disimulaba su contrariedad y hasta su enojo.

Fundación y presencia pública

Como primera providencia se trata de intensificar el protagonismo de Doña Sofía en la web oficial de la Casa del Rey, recientemente renovada pero aún algo encorsetada. La Reina tendrá más presencia y un tratamiento informativo más prolijo.

También se potenciará su agenda, habitualmente nutrida pero en los últimos tiempos algo desguarnecida de apariciones púiblicas. La calurosa acogida de que fue objeto le Reina el pasado fin de semana en Benasque, cuando visitó los estragos causados por las inundaciones en el Pirineo de Huesca subrayó la evidencia de que la simpatía que despierta se mantiene viva e intacta.

También preparan en Palacio un despliegue de actos por parte de La Reina en torno al 21 de septiembre, fecha de celebración del Día Mundial del Alzhéimer, enfermedad que centra gran parte de los objetivos de la Fundación Reina Sofía, creada en 1977. Las actividades de la Fundación apenas sí aparecen ahora reflejadas en la Web de la Casa del Rey, y ni siquiera se actualizan algunos actos de su programa. El pasado 23 de mayo, por ejemplo, la Reina participó en Salamanca en el I Simposio internacional "Avances en la investigación en la enfermedad de Alzhéimer", organizado por la Fundación General de la Universidad de Salamanca en colaboración con la Fundación Reina Sofía y el Centro de Referencia Estatal. Allí estuvo presente la ministra de Sanidad, Ana Mato, con quien la Reina cruzó algunas palabras.

Don Juan Carlos, por su parte, después de dejar claro en un jocoso comentario público la naturaleza de su enfermedad, "lo mío es cuestión de tornillos", se prepara para recuperar su actividad viajera. Está previsto que este mismo mes realice la anunciada visita oficial a Marruecos, suspendida en marzo a causa de su intervención quirúrgica, y se habla también de que tiene voluntad de asistir a la Cumbre Iberoamericana en Panamá, a mediados de octubre. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba