Nacional

La Audiencia Nacional absuelve a la excúpula de la CAM juzgada por cobrar dietas de hasta 300.000 euros

Según los magistrados, "no se puede concluir" que el exdirectivo López Abad "ideó" ese órgano y contribuyera "burdamente" a la creación de esa comisión "como instrumento para la percepción de una retribución" por parte de sus integrantes.

El ex director general de la CAM Roberto López Abad y el exdirectivo Juan Ramón Avilés
El ex director general de la CAM Roberto López Abad y el exdirectivo Juan Ramón Avilés EFE

La Audiencia Nacional ha absuelto por falta de pruebas al exdirector general de la Caja Mediterráneo (CAM) Roberto López Abad y al expresidente de la Comisión de Control Juan Ramón Avilés por aprobar las dietas que habrían cobrado un total de 19 miembros de la entidad, que oscilaron entre los 9.000 y 308.700 euros, y la concesión al segundo de un crédito de 18,9 millones de euros. 

En un auto, la sección cuarta de la sala de lo penal de la Audiencia Nacional exonera además a los otros 18 partícipesa título lucrativo de devolver las cantidades que percibieron como miembros de la Comisión de Control de Tenedora de Inversiones (TI), que ascendieron a 1,4 millones de euros. La Fiscalía pedía cuatro y dos años y medio de prisión para López Abad y Avilés por haber ideado un sistema irregular de cobro de dietas y por la concesión de préstamos al último.

La sentencia señala que no ha quedado demostrado que López Abad "ideó o planeó y contribuyó burdamente a la creación de un órgano como instrumento para la percepción de una retribución, todo ello indebidamente"

La sentencia, de 78 folios, señala que no ha quedado demostrado que López Abad "ideó o planeó y contribuyó burdamente a la creación de un órgano como instrumento para la percepción de una retribución, todo ello indebidamente", tal y como sostenían la Fiscalía Anticorrupción y la acusación ejercida por el Fondo de Garantía de Depósitos y la Fundación CAM. A estas dos últimas, sin embargo, la Audiencia Nacional "no las tiene en cuenta" al concluir que no pueden ostentar la condición de perjudicados por los hechos.

Los magistrados dan credibilidad a que, como sostuvo el exsecretario del Consejo de CAM durante el juicio celebrado el pasado enero, "todo pudo deberse" al "descontento" de los directivos de las cajas por querer equiparar sus retribuciones a las de los consejeros por asistencia a reuniones de participadas. En todo caso, "fue idea" del presidente ya fallecido Vicente Sala la de hacer esta equiparación, y López Abad actuó como "mera correa de transmisión" entre la Comisión de Retribuciones y el Consejo, donde elevó la propuesta.

Además muestran su sorpresa porque se le haya atribuido al ex director general -que aún debe ser juzgado por más piezas del caso CAM- un comportamiento penal "relegando a nula trascendecia el hecho incuestionable de que fueran otros -los consejeros- los que votaron favorablemente" la propuesta. "Incluso sin entrar en el acierto o hasta en la ilicitud, en terminos penales, de los acuerdos que se sucedieron (...) por las intervenciones que sobre el tema protagonizó el acusado, como ya se ha aventurado, no implica comportamiento penal alguno", subraya.

"Incluso sin entrar en el acierto o hasta en la ilicitud, en terminos penales, de los acuerdos que se sucedieron (...) por las intervenciones que sobre el tema protagonizó el acusado"

A ello se une que se pidieron informes jurídicos sobre esta cuestión y López Abad se limitó simplemente a recabarlos "a instancia de la Comisión de Retribuciones", si bien "lo relevante" es que se buscó "ese parecer en vistas a dar cobertura legal al acuerdo que finalmente se adoptó". Mientras, en el caso de Avilés, estaba acusado además de recibir préstamos de manera irregular a través de la sociedad "La Vereda de Sucina", que controlaba mediante sociedades interpuestas y varios familiares para eludir el control del Instituto Valenciano de Finanzas, por valor de casi 17 millones y que fueron sucesivamente renovados.

En este sentido, los magistrados precisan que el delito de contrato simulado sea en perjuicio de un tercero, en este caso la CAM, si bien "no parece que se viera afectada". Así, señalan que "todos los préstamos, las disposiciones extraordinarias, los créditos oficiales, fueron bendecidos por la entidad CAM, pasando todos los filtros internos", y que la calificación de dudosos, que le hubiera obligado a abandonar la caja, no dependía de Avilés.

El hecho de que transmitiera las participaciones a favor de su hermana Josefa Avilés "difícilmente" se puede vincular, afirma la Audiencia, al hecho de que quisiera seguir ocupando el cargo de presidente de la Comisión de Control de CAM. Tampoco se "revela inequívocamente" que esa operación "fuera una transmisión meramente formal" cuando ella "mantuvo la operativa con la entidad", aunque Avilés "fuera quien siguiera vinculado a la gestión en su condición de abogado y en ocasiones representando a su hermana".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba