El líder socialista ve al presidente del Gobierno bloqueado por el ciclo electoral

Navajeo en la Fiesta de la Constitución: Rajoy critica la frivolidad con la que Pedro Sánchez quiere reformarla

La Fiesta de la Constitución no ha sido este año de guante blanco. Mariano Rajoy cree que Pedro Sánchez actúa con “frivolidad” en su defensa de la reforma constitucional y que está dando una “imagen patética”. El líder del PSOE le acusa de encontrarse “bloqueado” por el ciclo electoral. A los socialistas tampoco les ha gustado nada el discurso del presidente del Congreso, Jesús Posada, pues consideran que ha sido sectario.

Está claro que entre las prioridades de Mariano Rajoy no está la reforma de la Constitución que defiende el PSOE. Es más, el presidente del Gobierno ha achacado precisamente su negativa a tocar la Carta Magna a la “frivolidad” con la que Pedro Sánchez ha propuesto la derogación del artículo 135, tres años después de haberlo defendido a capa y espada. En su opinión, “está dando una imagen patética”, ha dicho a los periodistas en uno de los corrillos.

El presidente del Gobierno no se fía de Pedro Sánchez como aliado para reformar la Constitución: "Da una imagen patética"

La Fiesta del 6 de diciembre que se celebra en el Congreso ha sido esta mañana la ocasión propicia para que algunos grupos políticos expongan su criterio sobre la reforma del texto constitucional que abandera ahora el PSOE. Pedro Sánchez se ha comprometido a “intentar convencer al presidente” de que acepte esta reforma, para adaptar la Constitución “a los parámetros del siglo XXI”. En un corrillo con periodistas, el líder socialista ha dicho que ve a Rajoy “bloqueado” por el ciclo electoral y sin iniciativa. Mantiene todavía con él un hilo de comunicación sobre Cataluña que le tiene al tanto de casi todas las iniciativas que toma el Gobierno. Sin más.

Enfado por la polémica sobre el artículo 135

Rajoy se ha referido en tono de enfado a la reciente propuesta de Pedro Sánchez de derogar el artículo 135 de la Constitución, posteriormente matizada. El presidente ha recordado que este precepto, en el que se consagra el principio de la estabilidad presupuestaria, fue incorporado a la Carta Magna en agosto de 2011 a iniciativa, precisamente, del anterior Gobierno socialista. Pedro Sánchez se sentaba en los escaños desde donde se apoyó esta reforma “y ahora ya no la defiende”. “Las palabras”, asegura Rajoy, “están para cumplirlas”.

Cataluña ha sido mencionada de soslayo por Rajoy en su intervención inicial. España, gracias a la Constitución de 1978, “es uno de los Estados más descentralizados del mundo” y, desde esta premisa, sería una irresponsabilidad abrir una reforma constitucional en la que cada fuerza política arrima el ascua a su sardina, ha explicado “Cuando se cambian las reglas de juego hay que saber qué se quiere hacer. Hay partidos que quieren devolver competencias autonómicas al Estado, otros proponen recuperar algunas, también hay quien defiende el derecho de autodeterminación y romper la soberanía nacional. No estamos en un momento de eslóganes, hay que entrar en los contenidos”, ha añadido.

El polémico discurso de Posada sobre Cataluña

Quien más ha afinado sobre Cataluña ha sido el presidente del Congreso, Jesús Posada, al advertir que cualquier reforma constitucional debe tener en cuenta que “no se puede concebir España sin Cataluña” y que la propia Carta Magna deja muy claro que “la unidad de la nación española es indisoluble”. Para encarar cualquier reforma, ha añadido Posada, “hay que respetar los procedimientos”. La intervención del presidente del Congreso le ha parecido sectaria al ‘número dos’ del PSOE, César Luena. En su opinión, Posada debería haberse limitado a hacer de árbitro sin asumir el discurso del PP.

Uno de los más folclóricos ha sido Cayo Lara (IU): ha propuesto una reforma constitucional que garantice “el derecho al pan, al trabajo, al techo y a la dignidad”.

Economía, corrupción e integración europea, las tres prioridades del presidente

Lo que ha quedado claro es que en la cabeza del presidente del Gobierno hay otras prioridades. La primera de ellas, ha dicho, es consolidar la recuperación económica. Ha hecho un repaso somero de la mejora de algunos indicadores, como los de crecimiento, empleo y déficit, que han contribuido a que la prima de riesgo caiga por debajo de los 105 puntos y el interés del bono a diez años sea inferior al 2%. Economía, corrupción e integración europea, las tres prioridades del presidente

La segunda preocupación de Rajoy es la lucha contra la corrupción. Ha recordado que representa para los españoles, según el último CIS, el segundo problema y ha prometido “tomárselo muy en serio”. En tercer lugar, el presidente considera que es imprescindible avanzar en el proceso de integración europea, teniendo en cuenta que lo que se juega ahora en la UE son asuntos tan importantes para España como quien garantiza el pago de la deuda.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba