El ala más catalanista del PSC se plantea sumarse al Pacto Nacional por el Derecho a Decidir

Las maniobras de Mas a favor de la independencia colocan a los socialistas catalanes al borde de la ruptura

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, subirá la semana que viene un peldaño más hacia la independencia con la constitución en el Parlamento catalán del Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, un foro en el que pretende aglutinar a todas las fuerzas políticas y sociales que apoyan el proceso secesionista. Un sector del PSC se plantea participar en el acuerdo, aun a sabiendas de que situaría al partido al borde de la ruptura.

Artur Mas continua subido al alambre que unos días coloca a sus consejeros negociando en Madrid la refinanciación de la deuda de Cataluña, más de 50.000 millones de euros en total, y otros construyendo las estructuras de su proyecto soberanista. De este último forma parte la constitución, el próximo miércoles, del llamado Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, una idea largo tiempo acariciada por el presidente de la Generalitat para reunir a los partidos y asociaciones de todo tipo que comulgan con la independencia. Los nacionalistas y Esquerra Republicana tienen claras sus ideas y se preparan para vender como un éxito la iniciativa, frente a las posiciones contrarias, también nítidas, del PP y de Ciudadanos. En cambio, para los socialistas catalanes está suponiendo un problema que pone una vez más a prueba su unidad.

El Pacto Nacional por el Derecho a Decidir que ahora promueve Artur Mas está respaldado por ERC y aglutinará a numerosas entidades sociales catalanas

El ala más catalanista del PSC está pensándose muy bien sumarse al Pacto y las consecuencias que dar este paso tendría. El líder del partido, Pere Navarro, ha trasladado ya a la ejecutiva federal del PSOE que si los críticos se suben al barco botado por la Generalitat, no tendría más remedio que expulsarles de la organización, por lo que se formalizaría la ruptura del PSC, algo que ya ha estado a punto de producirse en otras ocasiones.

La más visible se vivió hace escasas semanas, cuando cinco diputados del ala crítica desobedecieron las órdenes de Navarro y se negaron a votar en contra de la soberanía y del derecho de autodeterminación que sí avalaron CiU, ERC e Iniciativa. Al final, el desencuentro se resolvió con unas sanciones simbólicas, un mero parche que no ha servido para superar las diferencias entre los dos sectores del partido, aquel que quiere limitar su participación en el proceso soberanista modificando la Constitución y apostando por el modelo federal, y el otro que ha asumido como suya la aventura independentista.

"Cuando vamos por la calle, la gente nos pregunta cómo es posible que nos hayamos pasado al independentismo", se queja un diputado del PSC alineado con el PSOE

“Cuando vamos por la calle, la gente nos pregunta cómo es posible que nos hayamos pasado al independentismo, el ciudadano corriente no entiende la raya que divide nuestro apoyo a una consulta legal y el proyecto soberanista de Mas. Y esto nos está haciendo perder muchos votos”, se queja un diputado del PSC en Madrid alineado con la dirección federal.

El nuevo riesgo de escisión entre las dos corrientes del socialismo catalán coincide con el trabajo que está haciendo Navarro para tender puentes con el presidente andaluz José Antonio Griñán. Ambos se entrevistaron el martes en Sevilla y negociaron el documento que el PSOE tendrá que llevar a Granada en julio para definir su modelo federal. Fuentes de la ejecutiva mantienen que Alfredo Pérez Rubalcaba estaba informado de este encuentro entre dos de las federaciones de mayor peso en el partido.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba