Nacional

Interior gasta 2,4 millones de euros en material para antidisturbios en apenas un año

El ministerio de Jorge Fernández Díaz acaba de abrir un nuevo proceso de licitación para adquirir 1.450 chalecos antigolpes y 2.350 cascos para los agentes de la Unidad de Intervención Policial, por los que pagará un máximo de 1,5 millones.

Agentes antidisturbios en Madrid.
Agentes antidisturbios en Madrid. EFE

El Ministerio del Interior continúa su inversión en seguridad. Después de dotar recientemente de nuevo material a los miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) del Cuerpo Nacional de Policía, el Gobierno acaba de anunciar la licitación de otro suministro de elementos de protección para los agentes antidisturbios, como se conocen comúnmente. Concretamente, la dotación incluye 1.450 chalecos antigolpes, cuyo presupuesto es de hasta 500.032 euros, y 2.350 cascos, por los que se pagarán un máximo de 921.294 euros.

La valoración estimada de ambos contratos asciende a algo más de 1,4 millones de euros, una cantidad que prácticamente dobla el gasto total efectuado en 2014, cuando se invirtieron unos 654.000 euros en reforzar la protección de los funcionarios. Fuentes de la UIP del Sindicato Unificado de Policía (SUP) consultadas por este diario aclaran que este material entra dentro de la renovación de elementos de protección de esta especialidad. “No es nada extraordinario”, apuntan las fuentes. No obstante, a la compra de ese material de protección individual hay que sumar la adquisición de un camión de agua a presión por 348.480 euros, por lo que en apenas un año, Interior ha gastado en su equipo antidisturbios una cantidad cercana a los 2.424.000 euros.

Los 1.450 chalecos y los 2.350 que ha pedido el Gobierno se suman al nuevo material adquirido tras el 22M, el cual resultaba insuficiente según los sindicatos policiales

No hace ni un año que el ministerio que dirige Jorge Fernández Díaz realizó un desembolso de 604.000 euros para este mismo menester mediante un procedimiento de urgencia. Tras los graves enfrentamientos que se produjeron tras las Marchas de la Dignidad el 22 de marzo del pasado año, en los que resultaron heridos 67 agentes, y la posterior polémica por la gestión del operativo, la Dirección General de la Policía vio la necesidad de dotar de más y nuevo material a la unidad de antidisturbios. Sin embargo, los sindicatos policiales criticaron que aquel gasto no permitía que el nuevo equipamiento llegara a todos los miembros de la especialidad.

Se hizo especial hincapié en los protectores de piernas, unos elementos muy bien acogidos por el cuerpo policial por los que se pagaron 133.920 euros, pero que apenas cubría la mitad de los funcionarios al recibir solamente 1.395 unidades. Asimismo, se adquirieron 448chalecos de protección antigolpes o antitrauma (127.680 euros), 3.500 pares de guantes anticorte (82.598,4 euros), 400 cascos (129.600 euros), 1.248 escudos (93.600 euros), y al menos 5.000 artificios fumígenos (botes de humo) y 2.000 unidades de artificios lacrimógenos (46.282,5 euros), entre otros. Los sindicatos consideraron en ese momento que tanto los cascos como los chalecos podían ser mejorados en algunos aspectos, aunque valoraron positivamente la renovación de material obsoleto. Ahora, la adquisición de esos 2.350 nuevos cascos permitirá que los 2.340 trabajadores de la unidad dispongan de uno de ellos.

Poco después, en junio del pasado año, se adjudicó a una UTE integrada por una empresa española y otra israelí la fabricación de un camión para lanzar chorros de agua para disolver a los manifestantes en posibles altercados. El vehículo, calificado como “ideal para el control de masas”, costó finalmente 348.480 euros y está disponible desde el pasado mes de diciembre. Interior creyó necesario “disponer de medios materiales que, debido a la actual dinámica social y en caso de tener que restablecer el orden público, se pueda realizar de la forma menos lesiva posible" y justificó su compra por la necesidad “de proteger el libre ejercicio de derechos y libertades y garantizar la seguridad ciudadana”. Sin embargo, y pese a que el Gobierno esperaba un ‘otoño caliente’ plagado de incidentes violentos en las calles, al camión solo se le ha dado uso para realizar alguna práctica o exhibición y no ha tenido que intervenir en ninguna manifestación, según confirman las fuentes consultadas. La adquisición del nuevo vehículo no estuvo exenta de polémica, ya que la Policía llevaba más de dos décadas sin usar otros cinco camiones similares que permanecen aparcados sin darles ninguna utilidad.

Interior elevó el presupuesto en 2013 hasta los 3,26 millones de euros en gasto -un dinero que se utilizó en los últimos contratos de 2014- y pretendía mantener dicho presupuesto entre 2014 y 2015.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba