El ministro de Hacienda extiende las responsabilidades políticas sobre el escándalo al tripartito que presidió Montilla

El Estado contra Jordi Pujol: Montoro anticipa un largo proceso fiscal y judicial contra el caudillo del independentismo

Jordi Pujol, adalid del independentismo, está acorralado. El proceso que se ha abierto contra él y su familia durará años y tendrá derivadas fiscales, administrativas y judiciales. Este es, en síntesis, el enérgico mensaje lanzado esta mañana en el Congreso por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dispuesto a facilitar toda la información que maneja la Agencia Tributaria sobre esta ocultación al fisco si se abre una comisión parlamentaria de investigación.

En el Gobierno se está poniendo el máximo interés en despejar cualquier sombra de duda sobre un hipotético pacto con Convergencia i Unió para suavizar el escándalo a cambio de vaciar el proceso soberanista en Cataluña. De hecho, Cristóbal Montoro ha empleado esta mañana en la comisión constitucional del Congreso un tono extremadamente duro contra Jordi Pujol y su familia, también contra la coalición nacionalista, advirtiendo que desde el Ejecutivo no faltará ninguna iniciativa política para llegar “hasta el final” en la investigación abierta. El golpe mortal a uno de los principales iconos del nacionalismo catalán va a tener, ha asegurado Montoro, derivadas administrativas, fiscales y judiciales. La abundante información que la Agencia Tributaria acumula desde el año 2000, enriquecida sobre todo a partir de 2012, será puesta en manos de los jueces y también de una comisión de investigación parlamentaria si es que esta llegara a crearse en el Parlamento catalán.

Montoro se compromete a dar toda la información de la Agencia Tributaria si se abre una comisión de investigación

Fuentes gubernamentales aseguran que el largo proceso abierto en estas tres vertientes contra Pujol y su familia va a suponer, de hecho, un juicio de consecuencias imprevisibles a toda la red clientelar que el nacionalismo ha tejido durante los últimos 34 años, dentro de un examen judicial que acabará salpicando, sin duda, a muchos de los altos cargos de la Generalitat que tuvieron responsabilidades de gobierno con Convergencia desde 1980 y, muy posiblemente, a las empresas que se lucraron de los contratos con la administración catalana gracias al pago de comisiones.

De la comparecencia de Montoro de esta mañana conviene no perder de vista varias claves. En primer lugar, ha dicho que las rentas no declaradas en el extranjero después de la última oportunidad que el Gobierno dio para ello en 2012, no prescriben. En segundo lugar, que el Ministerio de Hacienda está en negociaciones con el Gobierno andorrano y con otros paraísos fiscales para fomentar el cruce de información sobre patrimonios de españoles sometidos hasta ahora al secreto bancario. Todo un aviso a navegantes.

Críticas a la tibieza de ERC, el PSOE, IU y Convergencia

Las señales políticas que ha emitido Montoro también son importantes, sobre todo teniendo en cuenta que acaba de iniciarse un procedimiento público al nacionalismo catalán en la cresta de su pulso al Estado, casi una década después de que el expresident Pascual Maragall denunciara en el Parlamento autonómico, durante un debate sobre las obras del metro del barrio del Carmel, que CiU cobraba comisiones del 3% en las concesiones de obras a las empresas. Recientemente, Josep Lluis Carod Rovira, segundo de a bordo en el tripartito que presidió José Montilla, elevó el porcentaje al 5%. La memoria del exvicepresidente de la Generalitat, ese “yo ya lo sabía”, ha servido en bandeja esta mañana a Montoro la petición de responsabilidades políticas al antiguo tripartito. “¿Acaso ERC no participó en el Gobierno de Cataluña? ¿Por qué quienes tuvieron responsabilidades de gobierno no lo denunciaron? ¿No hubiéramos tenido que esperar hoy una mayor contundencia en la condena del ‘caso Pujol’ por parte de ERC, del PSOE, de la Izquierda Plural y de Convergencia?, se ha preguntado el titular de Hacienda.

El ministro de Hacienda se compromete a aplicar "toda la fortaleza del Estado" para investigar el escándalo

Pujol, uno de los baluartes del nacionalismo catalán y uno de los principales adalides del independentismo, ha resumido el ministro, ha pretendido desafiar al Estado con un pulso político mientras sacaba su rédito personal trabajando para sus intereses. Ha confesado sus deudas con Hacienda y ha escenificado su mea culpa cuando se ha visto acorralado por las fuerzas de seguridad y la Agencia Tributaria. Y, a partir de ahí, “el Estado actuará con toda su fortaleza”. El Gobierno le ha pedido a la Abogacía  personarse en todos los procedimientos judiciales que afecten al caso. “Llegaremos hasta el final”, ha sentenciado. Para que no queden dudas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba