Nacional

Cristina Cifuentes encabeza la única corriente de tinte socialdemócrata existente en el PP de Madrid

La actual delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid cuenta con numerosos apoyos dentro del Partido Popular, pero también cuenta con detractores: los escuderos más fieles del actual presidente de la región, Ignacio González. 

Cristina Cifuentes
Cristina Cifuentes Efe

Aunque hace un día que la actual delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid fue designada por el Comité Electoral del PP como candidata a la Asamblea regional, Cifuentes cuenta con un grupo muy notable de apoyos dentro de la formación. En este colectivo se incluyen diputados, concejales y incluso algún alcalde, de los cuales, muchos también son seguidores de la corriente de la candidata a la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre, pero con especial "sensibilidad" o fidelidad hacia Cifuentes. Esta sensibilidad hacia la candidata a dirigir la región viene de que es la única corriente socialdemócrata que existe dentro de los populares madrileños. 

Sin embargo, también cuenta con detractores dentro del partido. De este modo, los más fieles escuderos del actual presidente de la Comunidad, Ignacio González, veían a Cifuentes como un peligro. Un ejemplo de ello han sido sus constantes enfrentamientos con el actual consejero de Justicia de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, que ha lanzado torpedos dialécticos varias veces durante la presente legislatura.

Confianza de Génova en el tándem Aguirre-Cifuentes

Desde la dirección de los populares defienden que el tándem Cifuentes-Aguirre es "muy potente". Aguirre estaba situada en las encuestas mejor que cualquier otro candidato para ganar el Ayuntamiento madrileño y el valor de Cifuentes, a quienes los sondeos colocaban en igualdad de condiciones que otros posibles aspirantes, es que representa el aire nuevo que se necesita en Madrid.

Aguirre estaba muy bien situada en las encuestas y Cifuentes representa el aire nuevo que se necesita en Madrid

Cifuentes, admiten diversas fuentes del partido, es la renovación que parecía obligada y que no llegaba de la mano de la Aguirre, aún siendo ésta la apuesta 'más segura' con la que creen contar los populares para el Ayuntamiento de la capital. Es decir que, como ya anunciaba el vicesecretario de Organización, Carlos Floriano, el pasado lunes se han tenido en cuenta muchos y diversos elementos para la designación. 

Ahora que las dos mujeres que han sido elegidas por Mariano Rajoy para luchar por Madrid tendrán que pelearse en las próximas semanas en la confección de las listas. La presidenta del PP de Madrid querrá mantener su influencia en el grupo parlamentario del PP en la Asamblea, mientras que Cifuentes querrá hacer una lista a su gusto, con gente más "progresista" que la presidenta popular. Esta será la primera pista para saber si Rajoy le ha encargado a Cristina Cifuentes encabezar la candidatura o algo más, como podría ser hacerse con el control del partido, ahora en manos de González. También el nombramiento de los directores de campaña podrán dar una pista de por dónde van a ir las cosas en las próximas semanas. En todo casi, si hay batalla se aparcará para después de las elecciones. 

Desde la cuarta planta de Génova siempre se ha visto con desconfianza el poder de Aguirre-González y se espera que en las próximas semanas se vea la posición del actual presidente regional, Ignacio González. Ya ha dicho que terminará la legislatura, a pesar del enorme enfado que tiene por la actitud de Rajoy y su entorno y algunas decepciones más. 

Dominación de Esperanza Aguirre

El PP de Madrid está totalmente dominado por Esperanza Aguirre. Hace más de diez años se hizo con el partido y ha mantenido su poder, incluso después de su dimisión como presidenta del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Un dedo, el de José María Aznar, la nombró candidata del PP a la Comunidad y otro, el de Mariano Rajoy, candidata a la alcaldía.

Cuando llegó a Madrid encontró un pequeño reducto rebelde que encabezaba Alberto Ruiz Gallardón y que resultó que no era más de un 5% de la militancia activa.  Disuelto, por huida, el sector de Alberto Ruiz Gallardón, sólo se han movido dos grupos en los últimos años. El primero era el de los descontentos. Murió cuando se descubrió que su supuesto líder, Francisco Granados, tenía dinero en Suiza. Tras ser cesado, el entonces diputado recogía el sentimiento de cabreo que tenían varios diputados de la Asamblea de Madrid. No llegaban a media docena.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba