“Cuerpo a tierra que vienen los nuestros”, aseguran los asesores de la candidata del PP

¿Quiénes hacen vudú contra Cristina Cifuentes? Botella, Fernández Díaz, los consejeros de Ignacio González…

La candidata del PP a la presidencia de la Comunidad no solo tendrá que combatir con el PSOE, Podemos y Ciudadanos. También se enfrenta a potentes enemigos dentro de su partido que la van a hacer más difícil su carrera hasta el 24 de mayo.

María Dolores de Cospedal y Cristina Cifuentes, durante un reciente desayuno informativo en Madrid.
María Dolores de Cospedal y Cristina Cifuentes, durante un reciente desayuno informativo en Madrid. Europa Press

Hasta que el pasado 6 de marzo hubo fumata blanca y fue confirmada como candidata a la comunidad, Cristina Cifuentes intentó no asomar demasiado sus aspiraciones porque era consciente de que tenía robustos enemigos dentro del PP que podían acabar dejándola en la cuneta. Aguantó el tipo hasta el final sin pisar más callos de los debidos, pero la resistencia contra ella continúa y su equipo es consciente de que va a tener que batirse el cobre no solo contra el PSOE, Podemos y Ciudadanos, sino también contra quienes en su partido harían una mueca de satisfacción el próximo 24 de mayo si se diera de bruces contra las urnas. “Cuerpo a tierra que vienen los nuestros”, alertan algunos asesores de la candidata del PP.

Botella ha llegado a calificar de "ordinaria" a la delegada del Gobierno en Madrid

Entre quienes hacen vudú todas las noches contra Cifuentes se encuentra, en primer lugar, la todavía alcaldesa de Madrid, Ana Botella. La esposa de José María Aznar ha confesado a personas de su entorno que considera a Cifuentes una mujer ordinaria y vulgar, escasamente preparada para la vida pública y poco identificada, por si fuera poco, con las señas de identidad del PP. Estas opiniones no se las ha transmitido directamente a la afectada durante los años en que han compartido responsabilidades institucionales, pero han influido en la pésima relación que ambas han mantenido, pues Botella no ha disimulado nunca su profundo desdén hacia ella.

En realidad, ha sido un desprecio compartido, aseguran fuentes del PP madrileño, ya que Cifuentes siempre ha coincidido con el resto del partido en que Botella no podía ser candidata después de haber dilapidado buena parte del caudal político logrado durante años en la capital. En la dirección de Génova, 13, siempre se convino, además, en que la elección de un cartel electoral poderoso en Madrid era imprescindible para arrastrar el voto en el conjunto de la comunidad, lo que explica que Mariano Rajoy haya transigido, al final, con Esperanza Aguirre.

Otra de las personas que participan en el vudú nocturno contra Cifuentes es el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. Ha sido su superior desde que la primera llegó a la Delegación del Gobierno y no soporta su carácter rumboso y tolerante, poco apegado al catecismo. Sus choques, motivados, en parte, por la gestión de las Fuerzas de Seguridad en revueltas callejeras, han sido frecuentes y en la mayoría de ellos Cifuentes se ha ganado las simpatías de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, los dos principales paños de lágrimas que ha tenido para desahogarse y, finalmente, ser aupada como candidata.

Las fuentes no pierden de vista tampoco a la mayoría de los ocho consejeros madrileños que todavía ocupan el Gobierno regional bajo la batuta de Ignacio González. “La mayoría de ellos saben que tienen fecha de caducidad y no van a mover un dedo a favor de Cristina, pues saben que tendrán el mismo destino tanto si pierde como si gana”, señalan en el PP.

Sáenz de Santamaría y Cospedal, los dos principales paños de lágrimas de Cifuentes

Cifuentes va a intentar llegar sana y salva, sin demasiados accidentes, al 24-Mesquivando los choques con Esperanza Aguirre, a la que más teme en realidad, e intentando limar asperezas con González. El equipo de la candidata a la comunidad opina que Aguirre es un auténtico animal político y que ha conseguido el cartel para la Alcaldía debido a la importancia que Madrid tiene para el partido en su conjunto, sin tirar del todo la toalla en la guerra que se abrirá después de las elecciones para controlar el PP madrileño, condicionada claramente a los resultados. “En esta refriega que se reabrirá en dos meses, Cifuentes hará lo que le diga La Moncloa”, aseguran las fuentes, sin descartar que se reproduzca la misma guerra sucia que ha acabado dejando al todavía presidente madrileño fuera de juego. Hay un prisionero, el exconsejero madrileño Francisco Granados, que presume de almacenar todavía abundante munición y ésta no daña, precisamente, a Cifuentes.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba