Entrevista a la exteniente de alcalde

Marta Camps revela toda la supuesta corrupción del Ayuntamiento de Lérida

Marta Camps ha sido durante los últimos diez años primera teniente de alcalde, exconcejal de Urbanismo y mano derecha del alcalde socialista de Lleida, Àngel Ros. En los últimos días Camps ha sido cesada de su cargo por el dirigente del PSC después de que Camps presentara unas denuncias ante la Fiscalía Anticorrupción contra supuestas irregularidades cometidas por el alcalde.

Marta Camps en su último pleno junto al alcalde Ros
Marta Camps en su último pleno junto al alcalde Ros Cedida

La respuesta de Ros ha sido destituir de forma fulminante a Camps, según la versión de la exconcejal. La exprimera teniente de alcalde desvela en esta entrevista concedida a Vozpópuli todas las supuestas irregularidades en el uso del presupuesto municipal de protocolo, que incluían dietas dudosas y otros conceptos ordenados por el alcalde del PSC. La Justicia analiza ahora estas denuncias a la espera de saber si la crisis abierta por Marta Camps en el Ayuntamiento de Lleida acaba con la imputación del actual alcalde socialista.

-¿Por qué decide ahora después de una década formando parte del equipo municipal denunciar al alcalde Àngel Ros?

Porque de un tiempo a esta parte, unos dos o dos años y medio, se están tomando decisiones unipersonales por parte del alcalde que creo que no se ajustan a lo que pactamos para presentarnos en las últimas elecciones de 2011. Como, por ejemplo, adoptar determinadas decisiones difíciles como la reducción del endeudamiento del Ayuntamiento revisando a la baja determinadas concesiones y ajustando servicios como el funcionamiento de las líneas de autobús para reducir costes u otros servicios como la recogida de basuras o el mantenimiento de la jardinería… Es decir, después de asumir yo misma como concejal de Urbanismo y responsable de Concesiones, por ejemplo, la reducción de 300.000 kilómetros anuales de las líneas de autobús para ahorrar un millón de euros al año y haber asumido las críticas ciudadanas que ello supuso, durante 2014 el alcalde prácticamente se echó atrás de aquel compromiso inicial de reducción de costes. Ha empezado a aumentar de nuevo los recorridos de líneas de tal manera que no sólo no ahorraremos nada sino que este año 2015 pagaremos por el servicio de autobús un 1,5 millones más de lo que pagábamos antes de poner en marcha la reestructuración.

Este es un ejemplo de desencuentro de cómo debe gestionarse el Ayuntamiento de Lleida y el dinero público, además de diferencias sobre cómo abordar proyectos urbanísticos de envergadura para hacer nuevos museos muy costosos que yo consideraba que no era el momento de abordarlos por sus costes y porque creo que las prioridades de la ciudadanía son otras. Hemos tenido muchas diferencias sobre algunos gastos relacionados con obsequios protocolarios que a mí me parecían excesivos como cuando en abril de 2014 no quise firmarle unas dietas de 1.500 euros por un viaje institucional a China la pasada Semana Santa al cual fue con todos los gastos pagados, entre otros.

"Se están tomando decisiones unipersonales que no se ajustan al programa presentado en las elecciones de 2011"

En el ámbito más ideológico hemos mantenido muchas diferencias por cómo posicionarnos como grupo de gobierno socialista- con mayoría absoluta- en contra de la reforma del aborto del PP, o sobre las relaciones de la Iglesiacon el ayuntamiento y toda la polémica del pago del IBI de sus edificios, o la posición en relación con el Gobierno de CiU de la Generalitat.

-¿Qué proponía usted que le enfrentaba a Ros?

Proponía, como portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento y como primera responsable del PSC de Lleida ciudad, adoptar una posición más crítica y marcar perfil de izquierdas en estos aspectos y el alcalde sostenía una posición diferente mucho más liberal e incluso apoyando a CiU en cuestiones tan polémicas como el consorcio sanitario que el Govern de Artur Mas está impulsando y que para muchos supone una privatización encubierta de servicios.

Pero el punto de mayor controversia política ha sido la posición del grupo municipal socialista en relación al debate nacional catalán. Siempre he mantenido una postura en la línea del PSC sobre una posición catalanista y federalista, frente a las posiciones más soberanistas del alcalde.

-Existen muchas voces que piensan que entre usted y Àngel Ros existe una historia de venganzas personales…

Recurrí a finales de diciembre al fiscal anticorrupción Fernando Maldonado porque no vi ninguna otra salida y no quería vivir con la duda de tener que elegir entre mi carrera política -y por tanto el silencio- o denunciar las irregularidades que veía para intentar poner solución y no hipotecar de por vida las finanzas y el futuro del Ayuntamiento de Lleida. No tuve más salida porque no encontré respuesta en todas las instancias anteriores a las que había recurrido, como mis propios compañeros del grupo municipal, los dirigentes del partido al más alto nivel e incluso los cuerpos nacionales del Ayuntamiento -interventor y secretario- que a priori tienen la obligación de fiscalizar la gestión municipal. Todo ello, el hecho de ir a la justicia a finales de noviembre, se produce mucho antes de que conociera que el alcalde no tenía la intención de volverme a poner de número 2 en la lista municipal al Ayuntamiento, por tanto, el calendario desmonta por si sola la teoría de la denuncia ahora por "revancha personal".

En este sentido, todo lo que he hecho desde el pasado día 18 que se me destituye de todos los cargos institucionales sin ninguna explicación previa, responde a una defensa de la honorabilidad personal y de mi familia en tanto en cuanto elaAlcalde quería basar mi cese en un algo tan grave como una calumnia vinculada a la corrupción del caso Gürtel (que es lo que publico ElTriangle hace justo un mes).

"En 2014 no quise firmarle al alcalde unas dietas de 1.500 euros por un viaje a China"

Este y no otro es el origen de la crisis de Lleida, una operación de "guerra sucia" orquestada para acusarme de corrupción y apartarme de la política y desacreditar toda mi trayectoria política -que empecé en el Parlament en 1999- basándose en una ignominia, y todo porque hacía meses que me había convertido en un estorbo, en un freno a esta manera de hacer política que gestiona con tanta alegría el dinero público, hace uso indebido del poder que le otorgan los ciudadanos y favorece determinados grupos empresariales de la ciudad. No es un tema de deslealtad, sino de no querer atender mis exigencias de honestidad, juego limpio y austeridad.

¿No teme que sea el final de su carrera política como concejal?

Sí claro, por supuesto. Cuando después de haber manifestado mis discrepancias con la manera de entender la política desde un partido de izquierdas internamente en el grupo municipal y ante dirigentes nacionales de mi partido y de haber mostrado mi desacuerdo con algunas decisiones de gobierno municipal sin ningún resultado en ambos casos, decidí desvelar las presuntas irregularidades.

-¿Cuáles son las principales irregularidades que ha denunciado usted ante la fiscalía  Anticorrupción?

La prórroga de la explotación de una macrodiscoteca en las afueras de Lleida, en una finca municipal, que se realizó el verano de 2014, finalmente con condiciones muy favorables para la empresa que explotaba el complejo, ya que se ahorró casi 300.000 euros por una resolución vía decreto del alcalde del 11 de junio de 2014, cuando a finales de mayo de ese año el pleno municipal había condicionado la posible continuidad de la discoteca siempre y cuando se pagaran íntegramente todas las deudas pendientes. Se hicieron diversos informes técnicos para poder justificar esta condonación de la deuda y todo este procedimiento digamos que para fabricar un “traje a medida” de lo que podían pagar los concesionarios para poder abrir ese verano la discoteca es lo que está investigando la Fiscalía.

-¿Puede citarme pagos que salieran de lo común pagados por el aumento de las partidas de protocolo que usted recuerda?

Las partidas vinculadas al área de alcaldía donde se tramitaban la mayor parte de facturas relacionadas con obsequios protocolarios, pago de comidas, aperitivos. Se incrementó esta partida de protocolo en un 500 por cien en 2013, entre lo que finalmente se gastó y lo que se había presupuestado, mientras que en 2014 fue del 875 por ciento. Un aumento que se realizó siempre vía decreto de alcaldía, eximiendo de su debate al pleno municipal.

Ejemplos de partidas de gastos del 2014:

- Compra de libros diversos y encargos a imprentas y artes gráficas:

- 51.826,10 euros (entre ellos destacan unos 1.500 ejemplares del libro mirar Lleida, un libro sobre las crónicas de transformación de la ciudad, el relativo Seguici de la Festa Major, libretos de actividades de Navidad, Primavera y Verano entre otros).

"El alcalde ha sido criticado por algunos grupos de izquierda de la ciudad por haber cobrado más de 200.000 euros en dietas"

- Compra de marcos de fotos y otros obsequios protocolarios en una sola joyería de la ciudad, 12.551 euros.

- Floristerías (tres floristerías de la ciudad), 11.710 euros (El destino fueron actos oficiales, San Miquel, Sta. Cecilia, unas 2000 rosas de San Jordi y múltiples ramos y flores para celebraciones).

- Productos de regalo en un tienda de diseño, 2.960 euros.

- Compra de artículos de regalo, como cerámica que reproduce la SeuVella, artesanía….. 9.387 euros.

- Compra a una firma de  diseño de fulards y corbatas (más de 400 fulards y más de 300 corbatas), 36.000 euros.

- Regalos de navidad, reproducciones de pinturas, y regalos para conmemorar el 750 aniversario del Privilegio de la Paeria: 14.730 euros.

- Durante el año 2014 el importe por gastos de comidas, cenas, aperitivos y bebidas en actos del Ayuntamiento fue de 63.075,35 euros.

- De ellos, el alcalde ha participado en 72 comidas y cenas institucionales  (principalmente en tres restaurantes de la ciudad) que han supuesto 37.294,93 euros: una media de 517,98 euros por comida.

¿Qué vinculación tuvo La Caixa con supuestos pagos irregulares realizados por Angel Ros?

No conozco ninguno. El alcalde ha sido criticado por algunos grupos de izquierda de la ciudad por haber cobrado más de 200.000 euros en dietas mientras fue miembro de la comisión de control de la Caixa entre el 2005 y 2012.

¿Cómo justica que Ros aprobara como alcalde el aumento de la partida destinada a dietas en los últimos dos años?

El principal aumento que yo sepa (antes de 2011 no revisaba estos gastos porque no me correspondía por cartapacio) se produce en 2013 y 2014, con incrementos muy importantes sobre todo en la compra de productos de diseño para regalos protocolarios, que se podría atribuir a la proximidad con las elecciones municipales de 2015 y a la escasa fiscalización de este tipo de gastos por parte de los grupos de la oposición.

¿Quién conocía en la dirección del PSC las presuntas irregularidades que usted denuncia ahora en el ayuntamiento de Lleida?

Yo advertí a mediados de 2014 a personas próximas a Pere Navarro de diversas conductas extrañas del alcalde y de equipo hacía mi persona. He hablado públicamente de una campaña de linchamiento política que se inició hace más de un año y medio para sacarme del medio, como posible espionaje de mis comunicaciones de teléfono y de mail. Todo esto se está investigando porla Oficina Antifraude de Cataluña. Posteriormente, y en vista que la situación iba a peor, y una vez ya dirigía el partido Miquel Iceta, que nombró presidente del mismo a Angel Ros, se lo comenté en una reunión de una hora en su despacho en la sede del PSC en la calle Nicaragua de Barcelona, explicándole claramente que las cosas no iban bien ni irían bien ni para el partido ni para la ciudad, por las cosas que estaba viendo que se estaban llevando a cabo en el Ayuntamiento, tanto por la gestión como por el estilo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba