Nacional

El 'chollo' de ser consejero consultivo de Madrid; 8.500 euros al mes por una reunión semanal

El Gobierno autonómico defiende la necesidad de mantener este órgano pese al plan estatal para evitar duplicidades en la Administración. Los once miembros tienen una reunión semanal, normalmente los miércoles, y son los letrados quienes elaboran los informes que luego firman los consejeros. 

El exministro de Justicia ingresó como consejero a los pocos días de abandonar el Ejecutivo
El exministro de Justicia ingresó como consejero a los pocos días de abandonar el Ejecutivo Europa Press

Hace apenas una semana se conocía la noticia de que Alberto Ruiz-Gallardón, prácticamente recién dimitido, entraba a formar parte del Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, a razón de 8.500 euros brutos al mes y después de haber anunciado su retirada de la vida política. Esto ha puesto el foco de nuevo en este órgano por lo innecesario de su funcionamiento y por los exagerados sueldos de sus miembros a tenor de sus funciones. Entonces, ¿se trata realmente de un organismo imprescindible o es una manera de mantener a compañeros de partido o cargos retirados?

El Consejo Consultivo lo forman nueve miembros y el presidente con sueldos de unos 5.500 euros netos al mes por una reunión semanal, lo que supone una dotación de 4,3 millones anuales

El consejo, creado en septiembre de 2008 y presidido por el Popular Ignacio Astarloa, está formado actualmente por un secretario general, seis consejeros electivos y dos consejeros permanentes, que lo son por su condición de expresidentes de la Comunidad de Madrid: Joaquín Leguina y Alberto Ruiz-Gallardón, mientras que Esperanza Aguirre habría renunciado por el momento al cargo. Todos ellos son elegidos para un periodo de seis años renovables por otros seis -salvo los permanentes, que tienen carácter vitalicio- y 'a dedo' por el Consejo de Gobierno de la comunidad. El único requisito a cumplir lo tienen los consejeros electivos y el secretario general: ser juristas con quince años de experiencia o haber desempeñado cargos como presidente de la Asamblea de la comunidad, consejeros y viceconsejeros de la misma, alto cargo de la Administración General del Estado con categoría mínima de Subsecretario o alcalde de Madrid. 

Este es uno de los aspectos que se critican del órgano consultivo, ya que los miembros del mismo responden más a una afinidad política que a un baremo de mérito y capacidad. De hecho actualmente sólo dos de los miembros no forman parte del Partido Popular, que domina la institución. 

Además, también se critica el funcionamiento en sí del Consejo Consultivo, ya que cada consejero cuenta con un letrado, funcionarios de carrera, que elaboran los informes y dictámines que después votarán en una única reunión semanal los consejeros, normalmente el miércoles por la mañana. Todo ello a razón de 8.500 euros brutos mensuales, 5.500 netos, ya que según establece la Ley 6/2007 que regula este organismo, "el presidente percibirá las retribuciones previstas para los vicepresidentes de la Comunidad de Madrid". Los consejeros tendrán las retribuciones previstas para los Consejeros de la Comunidad y el secretario general percibirá las correspondientes a los viceconsejeros. Todo ello supone unos 4,3 millones de euros al año que las arcas madrileñas destinan a mantener el organismo, de los cuales casi un millón es para altos cargos y gabinetes. 

La naturaleza del Consejo Consultivo establece también que sus dictámenes e informes no son vinculantes, de manera que su función es la misma que la del Consejo de Estado a nivel estatal. Pese a ello, y también pese a que el actual Ejecutivo de Rajoy había mostrado su compromiso por evitar duplicidades en la Administración, todas las Comunidades Autónomas, salvo Cantabria, mantienen a día de hoy su propio órgano consultivo -el madrileño es el más 'caro'-, una vía por la que desaparecen millones de euros de dinero público que muchos consideran innecesario mantener. 

Pese a contar con un órgano como el Consejo de Estado, todas las CCAA salvo Cantabria tienen su propio órgano consultivo. La mayoría de partidos políticos optan por eliminarlos

Los partidos, en contra

En este sentido, ha sido UPyD la formación política que con más insistencia ha pedido la eliminación de este órgano, para lo cuál sólo es necesario derogar la ley que lo regula. Luis de Velasco, portavoz del partido en la Asamblea, recordaba hace unos días que UPyD lleva pidiendo desde el inicio de legislatura que se retire la dotación para el órgano por ser "un ente supérfluo, un cementerio de elefantes y un organismo innecesario". En la misma línea se manifestaba el portavoz adjunto del PSM, José Quintana, quien afirmaba que su partido eliminará el Consejo Consultivo si gana las elecciones, ya que su formación se opuso desde que se creó. 

También contrarios al mantenimiento de este órgano se muestran en Izquierda Unida, cuyo portavoz en la Asamblea madrileña hablaba de las funciones de sus miembros diciendo que "hacen un informe de vez en cuando y, además de tener sueldo, secretaria y vehículo, no sé si hacen algo más". 

Lógicamente, el único defensor de mantener el organismo ha sido el Partido Popular, formación que copa la mayor parte de miembros del consejo. "Hace una labor muy importante", respondía su portavoz Íñigo Henríquez de Luna. 

Precisamente para reflejar esa tarea, el organismo elabora anualmente una memoria de actividad. La última, publicada en marzo de 2014 pero relativa a 2013 establece que hubo un total de 657 dictámenes e informes, de los cuales 288 procedían de los ayuntamientos de la región -193 del de Madrid capital-, 359 eran del gobierno regional y 10 de otras instituciones. Además, se produjeron 67 reuniones, 21 en Pleno y 46 en Comisión Permanente. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba