Nacional

PP y PSOE se oponen a que los diputados 'fichen' en el Congreso o reciban multas por hacer novillos

Izquierda Unida y UPyD son partidarios de buscar un sistema de control de asistencia similar al que existe en el Parlamento europeo. Los populares basan su negativa en que sus señorías no tienen el mismo estatus que los funcionarios. La Cámara Baja retoma las conversaciones para acercar el hemiciclo a los ciudadanos.

Vista general del Congreso durante una de las últimas sesiones plenarias del hemiciclo.
Vista general del Congreso durante una de las últimas sesiones plenarias del hemiciclo. EFE

Los dos principales partidos con representación en el Congreso son, de momento, reacios a la fórmula de que los diputados fichen cuando acudan a la Cámara Baja. De igual modo, PP y PSOE no ven viable, de antemano, un régimen sancionador para quienes se ausenten de la actividad parlamentaria sin causa justificada. Ambas propuestas, que son vistas, en cambio, con buenos ojos por otros partidos como Izquierda Unida (IU) y Unión, Progreso y Democracia (UPyD) se pusieron ayer sobre la mesa en la ponencia que acogió el Parlamento para reformar su reglamento, vigente desde 1982 y necesitado de una urgente puesta al día.

Aunque tanto populares como socialistas, que mantuvieron una reunión preparativa en la víspera, se mostraron públicamente abiertos a estudiar cualquier iniciativa: “No hay líneas rojas, ni una oposición frontal" a ninguna de las propuestas, afirmaron, lo cierto es que, en privado, admiten que tendrá muy difícil encaje incorporar, por ejemplo, ese mecanismo de ficha de sus señorías.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, uno de los máximos responsables de que los cambios finalmente se materialicen, ya avanzó ayer que esta medida es "un poco extrema". Para sostener tal calificación, argumentó que "los ciudadanos eligen al diputado para que los defienda políticamente en el Congreso pero, a veces, tienen que estar en otros sitios o mantener reuniones en su provincia o fuera de ella". "Es erróneo tratar a un diputado como si fuera un funcionario del Congreso. Los que tienen que tener horario son los funcionarios del Congreso, pero no los diputados", añadió.

Por contra, desde Izquierda Unida, de cuya iniciativa partió el debate, reclaman tanto un control de asistencia como una justificación de ausencias, además de las "correspondientes sanciones, que pueden comprender deducciones salariales". Su portavoz, Cayo Lara, no se mostró muy convencido de que el PP tenga voluntad de hacer la reforma y dijo tener dudas "más que razonables" sobre el hecho de que al final todo se quede "en mera palabrería".

Rosa Díez pide dejar claro "desde el primer momento" si hay posibilidades de consensuar mejoras para "no frustrar de nuevo" las expectativas de los ciudadanos

La portavoz de UPyD, Rosa Díez, puso de relieve que en la Eurocámara los parlamentarios sí fichan y emplazó a la búsqueda de un sistema similar. Además, la líder de la formación magenta pidió que "desde el primer momento" se deje claro si hay posibilidades de consensuar una mejora de las normas parlamentarias para "no frustrar de nuevo" las expectativas de los ciudadanos. De ser así, instó a trabajar para adaptar las reformas a las necesidades del siglo XXI y sin aceptar "chantajes". "El Reglamento del siglo XXI tiene que facilitar la tarea de control de los diputados al Gobierno y de los ciudadanos a sus representantes", enfatizó.

Esta ponencia de reforma del reglamento, constituida el pasado mes de abril, se reunió ayer para volver a tomar el pulso a los diferentes partidos, que quedaron citados para otro encuentro de el próximo 17 de marzo, donde confían en poder fijar ya un calendario de trabajo por temas concretos.

Preguntas 'sorprensa' en el control

En el documento de IU, la formación comunista también aboga por limitar las vacaciones parlamentarias al mes de agosto (quiere celebrar plenos en enero y julio) y por implantar preguntas "sorpresa" en las sesiones de control (ello también lo apoya UPyD). De igual modo, propone convocar jornadas de "puertas abiertas" periódicas en las que los parlamentarios se sometan al control directo del pueblo.

Además, exige que se amplíen las competencias de la Comisión de Peticiones para que deje de ser un "mero buzón de reclamaciones" y que el salario de un diputado, que sube con los complementos por cargos internos, nunca pueda ser superior al de un director general de la administración. La pregunta es: ¿Volverá a quedar todo en papel mojado?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba