Nacional

Auge y caída de la casa Pujol: de padres de la ‘Patria catalana’ al banquillo de los acusados

La oposición catalana quiere llamar a declarar a Jordi Pujol por tercera vez ante la comisión de investigación del Parlament. Es el auge y caída de uno de los clanes más importantes de la Cataluña de los últimos treinta años: la casa Pujol-Ferrusola.

Jordi Pujol junto con su mujer, Marta Ferrusola, en una imagen reciente.
Jordi Pujol junto con su mujer, Marta Ferrusola, en una imagen reciente. EFE

De decidir los destinos de los catalanes y sus relaciones con el resto de España y de abanderados del independentismo, a no tener claro su propio destino en los juzgados. Agobiados por las causas abiertas en su contra, el matrimonio y sus siete hijos están atravesando una auténtica pesadilla, y pasando por una total decadencia. Pero, ¿cómo viven?; ¿siguen manteniendo su estatus social?; ¿les han dado la espalda sus amigos?

“El pasado siempre vuelve. O, al menos, si tienes algún asunto pendiente con tu conciencia o con el cumplimiento de la ley”, confiesa un alto dirigente de CiU, que conoce muy bien a esta familia. Y eso es lo que le ha ocurrido a Jordi Pujol i Soley, expresidente de la Generalitat catalana durante 23 años y ahora en el ojo del huracán de la corrupción política en Cataluña.

En la década de los 80 y 90 era común ver a Marta tirarse al vacío en parapente, apareciendo en TV3 demostrando su nacionalismo y siendo ejemplo para la burguesía

Y es que no sólo el patriarca del clan se ha visto afectado por un presunto fraude fiscal por no declarar una fortuna personal heredada –según él- de su padre Florenci y bien guardada en el paraíso fiscal de Andorra, sino que su esposa, Marta Ferrusola i Lladó, y sus siete hijos también tienen cuentas pendientes con la justicia: deben aclarar si esa fortuna heredada ha aumentado por el presunto cobro de comisiones ilegales reclamadas a constructores a cambio de contratos de la obra pública que autorizaba el propio Pujol desde la Generalitat.

Pero para entender lo que está pasando hay que volver atrás en el tiempo. La historia familiar del clan es muy peculiar. Por ejemplo, en la década de los 80 y 90 era común ver a Marta –la enérgica esposa y madre- tirarse al vacío en parapente, apareciendo en la televisión pública catalana TV3 demostrando su activismo nacionalista y siendo ejemplo para la burguesía, que quedaba encandilada por una familia numerosa modélica y defensora de la “Patria catalana”. La hemeroteca da testimonio de ella burlándose de los andaluces o de los nuevos catalanes llegados al mundo desde la inmigración.

La confesión y el inicio del desplome del patriarca

Ahora, treinta años después de que el clan pasara aquel mal trago judicial por la quiebra de Banca Catalana, la situación no puede ser más difícil para el clan Pujol-Ferrusola. El 25 de julio de 2014, la familia al completo estaba reunida en la vivienda que Josep, el segundo hijo y único que no está imputado, posee en la Alta Cerdaña francesa. Cinco días antes se había publicado que la jefa del clan y tres de sus hijos habían ingresado en la Banca Privada de Andorra 3,4 millones de euros que tenían depositados en Andbank. Pujol decidió ese mismo día hacer una confesión y declarar que lo que le habían encontrado en Andorra era producto de una herencia de su padre Florenci. El fantasma de Banca Catalana cobraba nueva vida.

2014 ha supuesto para el clan la pérdida de todos los honores, el repudio del nacionalismo y el cobro de viejas facturas por adversarios de toda época y pelaje

Pero es que ya no es como en 1984: la confesión de julio de 2014 ha supuesto la pérdida de todos los honores, el repudio del nacionalismo y el cobro de viejas facturas por adversarios de toda época y pelaje. El propio Jordi Pujol recibió como una humillación la citación del Parlamento de Cataluña para dar explicaciones y, arropado por Convergència, el partido que fundó en 1974, accedió a dar su versión. Fue una sesión histórica en la cámara catalana: nadie dio credibilidad al argumento de una herencia de la que no se conoce ni una prueba documental y de la que María, la hermana del patriarca, dice que nunca tuvo noticia. El dinero salió de otra parte: es lo que piensa el mundo político y empresarial catalán.

Toda la familia Pujol-Ferrusola al completo, cuando sus tiempos eran más felices. EFE.

El ascenso rápido y la más veloz caída de Oriol

Sin embargo, ya no es al patriarca al único que ahora persigue la sombra de la corrupción. Varios de sus hijos están en el punto de mira de la justicia, que investiga si se beneficiaron de adjudicaciones y contratos públicos. Oriol puede ser el primero de los siete hermanos que acabe imputado -por el caso de las ITV, ya que existen indicios de que pudo traspasarse la línea del Código Penal que tipifica el tráfico de influencias-.

Y es que mientras el mayor de los hermanos, Jordi, había centrado su actividad empresarial en México, coincidiendo con los siete años en que gobernó el tripartit en la Generalitat (hasta finales de 2010), Oriol se centraba plenamente en la política ‘nacional’.

La red de relaciones familiares siempre ha sido muy fructífera en las actividades de la casa Pujol

Ya en 1993 se había iniciado como jefe del gabinete técnico del departamento de la Presidencia de la Generalitat, el mismo que ocupaba su padre; más tarde pasó por varias direcciones generales en la Administración catalana; luego fue concejal de Barcelona, y en el año 2000 regresó a la Generalitat como secretario general del departamento de Industria. Para este puesto le nombró su tío segundo, el consejero Antoni Subirà. Una vez más, todo quedaba en familia

De aquella época de Oriol en Industria arrancan las relaciones que luego cultivaría con algunos empresarios y que supuestamente le llevaron a mediar en el caso de las empresas de ITV para amañar, también supuestamente, un concurso público. Él lo niega todo y, como ya hiciera el patriarca familiar, considera que la investigación contra él constituye un ataque a Cataluña. La frase parece formar parte de un argumentario muy del clan.

De las relaciones sociales a las salas de los juzgados

Pero los hechos persiguen también a otros miembros de la familia. De hecho, se comenta en la Barcelona de bien que los Pujol han cambiado los salones sociales por las salas de los juzgados. Y es que pocos –sólo un hermano- se libran de las pesquisas judiciales, y la familia al completo aparece hoy como sospechosa ante el catalanismo histórico.

Un catalanismo clasicista que fingió descubrir con estupor cómo en la época en que Oriol fue un alto cargo de Industria, su otro hermano Josep –el quinto por orden de nacimiento- fue uno de los consejeros de Europraxis, la sociedad que llevó el desmantelamiento de la empresa Lear, una multinacional norteamericana radicada en Cervera (Lleida) dedicada a la fabricación de componentes eléctricos para automóviles: esa acción dejó en la calle a 1.200 trabajadores, pero después de beneficiarse de numerosas ayudas públicas. Como se ve, sospechas y más sospechas sobre el uso del dinero público.

Como el resto de los hermanos, Josep siempre disfrutó de una vida cómoda: fue consejero de Agrupació Mútua, una de las aseguradoras privadas más importantes de España, nombrado por Josep Lluís Vilaseca, secretario general de Deportes de la Generalitat durante muchos años, bajo la Presidencia de Jordi Pujol padre. Una vez más, todo quedaba en familia.

Marta Ferrusola y la esposa de Sumarroca, Núria Claverol, mantenían activa la sociedad Hidroplant, dedicada a la jardinería

Paralelamente, Pere (de 49 años, el cuarto de los hermanos e ingeniero agrónomo), se dedicaba al mundo empresarial, pero ahora se le mira con lupa por haberse beneficiado supuestamente de adjudicaciones de la Generalitat entre 2000 y 2001. Los encargos se habrían realizado a la empresa Entorn Enginyeria i Serveis, cuyo gerente era el propio Pere, pero cuya sociedad estuvo presidida por Carles Sumarroca, un empresario íntimo del expresidente de la Generalitat. De hecho, hasta las mujeres de ambos, Marta Ferrusola y Núria Claverol, mantenían activa la sociedad Hidroplant, dedicada a la jardinería.

Por lo que respecta a Marta, de 54 años y la segunda hija del matrimonio Pujol-Ferrusola, arquitecta de profesión, su vida cómoda se ha convertido en un calvario al ser investigada por la Fiscalía de Mataró por disfrutar durante casi veinte años de un puesto externo, designado a dedo, de arquitecta municipal por el que cobraba 2.250 euros al mes, pero trabajando 15 horas a la semana.

Los casos judiciales que afectan al clan Pujol

En definitiva, que de las nueve personas que conforman el clan familiar, ocho ya están imputadas en diversos procedimientos, después de que la titular del juzgado número 31 de Barcelona, Beatriz Balfagón, haya citado a Jordi Pujol i Soley, a su esposa Marta Ferrusola y a otros tres de sus siete hijos por presunto fraude fiscal: Marta, Pere y Mireia Pujol i Ferrusola (de 44 años, la sexta hija, tras dedicarse al mundo de la danza se especializó en fisioterapia).

Del resto, Oriol está a un paso de ser juzgado por el caso de las ITV en Barcelona, y otros dos hijos están imputados en otros procedimientos en la Audiencia Nacional: Jordi y Oleguer.

El único hermano que no ha sido requerido por ningún juez es Josep, quien ha fijado su residencia en Miami

Jordi, el primogénito, está imputado junto a su exesposa, Mercè Gironés, en la causa que instruye el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz para determinar si el matrimonio y tres empresas de su propiedad recibieron comisiones ilegales a cambio de su mediación en la adjudicación de contratos públicos. El magistrado también interrogó como imputados el pasado 12 de noviembre a los suegros de Jordi, Ramón Gironés y Mercé Riera, así como a su cuñado, Ramón Gironés Riera.

La última causa contra algún miembro del clan la instruye el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, que imputa a Oleguer un delito contra la Hacienda Pública y otro de blanqueo de capitales por siete operaciones inmobiliarias, entre ellas la compra de un hotel en Canarias con ocho millones de euros procedentes, al parecer, del paraíso fiscal de las Islas Vírgenes.

El único hermano que no ha sido requerido por ningún juez es Josep, quien ha fijado su residencia en Miami.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba