Génova confía en recuperar votantes con el 'efecto Albiol'

Ciudadanos se pone el listón muy alto: más escaños que la suma PP-PSC

Las encuestas le auguran a Ciudadanos un resultado sin precedentes en Cataluña. El PP pretende que 'el efecto Albiol' frene estas perspectivas al recuperar buena parte del voto que se 'fugó' a las filas de Rivera en anteriores comicios.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera.
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. EFE

La irrupción del candidato García Albiol en las elecciones catalanas puede alterar las previsiones en el llamado bloque constitucionalista, en el que se alinean, al menos en el plano teórico, el propio PP, Ciudadanos, el PSC e incluso Unió, ya desgajado de Convergencia y cuya potencia de fuego en solitario es una incógnita.

En Génova intentan compensar el perfil muy derechista de Albiol con mensajes de prudencia y equilibrio

El PP salió en tromba, tras la designación de Albiol, contra el partido de Rivera, que, en un primer momento, reaccionó también con dureza, mediante un tuit de Antonio Roldán, el número dos por Barcelona para las generales, en el que equiparaba a Albiol con Le Pen. Artillería de grueso calibre. Es el estilo que necesita el PP para que Ciudadanos pierda su pátina de centralidad y de moderación. En Génova intentan compensar el perfil muy derechista de Albiol con mensajes de prudencia y equilibrio, pero sin bajar ni un decibelio en la crítica al frente de unidad urdido por Artur Mas y Oriol Junqueras. E enemigo del PP son los secesionistas, pero su rival es Ciudadanos, con el que compite por el mismo espacio electoral.

Cábalas y sondeos

Los estrategas de Ciudadanos se ponen el listón muy alto. Concurren a estos comicios con la pretensión de superar en número de escaños a la suma del PP y el PSC, que ahora está muy alta. Los socialistas tienen 20 diputados en el Parlament en tanto que Sánchez-Camacho logró alcanzar la cifra de 19, un récord en la historia de su partido. Algunas encuestas hablan de que el PP se quedaría por debajo de 10 en tanto que el PSC ni siquiera lograría los 15. Unió se situaría entre 4 y 6, de acuerdo con sondeos que se manejan en el partido.

Para alcanzar su propósito Ciudadanos debería dar un salto espectacular, desde sus actuales 9 diputados y colocarse por encima de los 25, una cifra que sí aparece en algunos de los sondeos demoscópicos que se han publicado en los últimos días, que todavía no reflejan la aparición de Albiol, que sin duda alterará el panorama electoral catalán.

Para alcanzar su propósito Ciudadanos debería dar un salto espectacular, desde sus actuales 9 diputados y colocarse por encima de los 25

El PP va a volcarse, fundamentalmente, en frenar a Ciudadanos, en recuperar el voto que ha emigrado hacia las filas el partido naranja, más de un treinta por ciento de lo conseguido en las últimas autonómicas y, al mismo tiempo, en animar al votante menos motivado, que pretende quedarse en casa en estas elecciones aunque se movilice, eso sí, en las generales de final de año.

Rivera no concurre personalmente a la cita electoral del 27-S, ya que la cabeza de cartel esInés Arrimadas, una candidata que despierta enormes simpatías entre el electorado no nacionalista, incluido el del PP. Es mucho más conocida en Cataluña, por ejemplo, que su compañero Ignacio Aguado cuando éste encabezó la lista por Madrid. Arrimadas tiene desparpajo, buena formación, una oratoria fresca y contundente, y también se ha fogueado con intensidad en tertulias y medios de comunicación. Es una baza ganadora. Pero Albiol también goza de un tirón indiscutible, es un veterano, es muy conocido en Cataluña después de tanto tiempo en la política municipal y en la alcaldía de Badalona, y logra conectar a la perfección con el militante tradicional del PP que se siente perseguido, hostigado y maltratado por los independentistas. Albiol será más agresivo con Ciudadanos que Arrimadas con el PP, según todos los indicios. Una batalla dentro del 'constitucionalismo' en el que el partido de Duran Lleida, que presenta a Ramón Espadaler, antiguo consejero de Mas, puede actuar como efecto sorpresa.

Tras los comicios, tanto PP como Ciudadanos han sugerido la posibilidad de formar un frente común no nacionalista si se da la circunstancia de que se puede formar gobierno, algo que ahora mismo no parece demasiado accesible. El PSC, en su tradicional postura dubitativa y esquizofrénica, no ve con simpatía esta posibilidad. Pero habrá que sentarse a sumar escaño y, llegado el momento, actuar en consecuencia. Por ahora, el pulso Ciudadanos-PP ha subido de tono y se ha puesto muy interesante.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba