Nacional

Aumenta el temor en UPyD a que la marcha de Cantó sea el inicio de un trasvase masivo a Ciudadanos

Muchos en la formación magenta preparan su paso al partido de Albert Rivera. Entretanto, la cúpula nacional que encabeza Rosa Díez fulmina a la dirección de Asturias antes de que reclamase la dimisión de la líder... 

La falta de entendimiento de Ciudadanos y UPyD ha marcado el devenir de ambos partidos.
La falta de entendimiento de Ciudadanos y UPyD ha marcado el devenir de ambos partidos. EFE

Ni hubo tregua durante la Semana Santa ni todavía se han acabado las hostilidades. La crisis en el seno de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) es de tal calibre que no hay un solo día de tranquilidad. Sin ir más lejos, a última hora de este martes trascendió que la cúpula nacional que encabeza Rosa Díez ha fulminado a la dirección del partido en Asturias antes de que esta última reclamase la dimisión de la líder. Movimiento que llega justo cuando en la formación magenta se disparan el temor y la tensión porque la marcha de Toni Cantó puede ser el inicio de un trasvase masivo a Ciudadanos. 

Diversas fuentes de UPyD consultadas por Vozpópuli aseguran que el paso de militantes desde el partido magenta hacia la formación que dirige Albert Rivera es ya un hecho consumado que está acaeciendo desde hace meses. No obstante, consideran que lo peor todavía está por venir. Frente a los intentos de la dirección que lideran la propia Díez y su nuevo número dos, Andrés Herzog, por enviar un mensaje de estabilidad, muchos en la formación, algunos de ellos con cargo público, señalan que el trasvase a Ciudadanos va a aumentar en los próximos días. No se trata, aseguran, de una estrategia organizada, sino de una muestra del desencanto de parte de los afiliados con los últimos hechos que han acabado con la tranquilidad y la unidad del partido

Además de la guerra intestina suscitada tras las elecciones andaluzas, señalan como motivo el hecho de que las encuestas apuntan a un nuevo descalabro en las autonómicas y municipales de mayo

Al decir de estas fuentes, la renuncia de Toni Cantó a ser el candidato en las próximas elecciones autonómicas en Valencia es solo una muestra más de ese descontento. Y, con independencia de los planes que tenga el actor, insisten en que otros dirigentes del partido en varias comunidades pretenden marcharse de UPyD y, si es posible, sumarse al proyecto del partido naranja. Además de la guerra intestina suscitada tras las elecciones andaluzas, señalan como motivo el hecho de que las encuestas apuntan a un nuevo descalabro en las autonómicas y municipales de mayo. Tiempo al tiempo. 

Abona esta tesis, por otra parte, el hecho innegable de que desde Ciudadanos se dejan querer. Ya ha habido varias declaraciones de sus dirigentes para insistir en que todos aquellos que quieran dar el salto serán bienvenidos. Tampoco hay duda de que el auge de una formación corre en paralelo a los graves problemas de la otra. Así lo demuestran, sin ir más lejos, los resultados de las pasadas elecciones en Andalucía, cuando C's se llevó el voto de UPyD de forma clara. ¿Adónde van a ir todos los cargos que han dimitido en los últimos días?

Martes negro para UPyD: se marcha Toni Cantó y la dirección coloca sendas gestoras en Andalucía, por las dimisiones, y en Asturias, por las críticas

Para entender la gravedad de lo que está pasando en UPyD, toca ir por partes, teniendo en cuenta que son varios los incendios sin sofocar. De hecho, cada vez hay más frentes abiertos para la dirección nacional. Parecía que el último episodio relevante había ocurrido el pasado viernes, cuando Rosa Díez inició los trámites para expulsar a los eurodiputadosFernando Maura y Enrique Calvet, ambos críticos con la dirección. Nada más lejos de la realidad. Este mismo martes Toni Cantó anunció su renuncia por sorpresa. Además, la dirección nacional se veía obligada a colocar a una gestora al frente del partido en Andalucía tras la cascada de dimisiones. Y, como colofón, a última hora de la tarde se conoció un nuevo problema cuya solución se antoja complicada.  

Como se ha dicho ya, el Consejo de Dirección de UPyD fulminó a la dirección del partido en Asturias que lideraba Armando Fernández-Bartolomé. En su lugar, una gestora encabezada por Alfredo del Río se hará cargo del control del partido magenta. Lo más llamativo es que la decisión de la cúpula nacional llegó solo horas antes de que se celebrase una asamblea, prevista para este miércoles, en la que previsiblemente se iba a pedir la dimisión en bloque de Díez y todos los demás dirigentes. El motivo oficial para justificar lo sucedido es que los líderes asturianos no han aceptado lo decidido por el Consejo Político díez días atrás. Para colmo de males, se da la circunstancia de que los dirigentes fulminados contaban con el apoyo de Ignacio Prendes, el principal cargo público de UPyD en Asturias y también crítico con los manejos de Díez. En suma, continúa la crisis y las consecuencias son imprevisibles


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba