Nacional

Rosell pide una reunión con Báñez para aplazar los impuestos a vales de comida, transporte y seguros

Más de 2.500 millones más en impuestos a los cheques de comida, transporte o a los seguros de vida y jubilación. Eso es lo que supone la última subida aprobada por el Gobierno que CEOE intenta retrasar. Oficialmente el Gobierno no negociará pero la ministra recibirá a distintos grupos sectoriales de la patronal que piden modificar la medida.

Joan Rosell y Fátima Báñez en la junta directiva de la CEOE
Joan Rosell y Fátima Báñez en la junta directiva de la CEOE EFE

El presidente de la CEOE, Joan Rosell, ha reclamado una reunión urgente con Fátima Báñez para modificar el Real Decreto que impone nuevos impuestos a los llamados cheques restaurante, vales de transporte y seguros de empresa. El objetivo es conseguir que el Ejecutivo lo tramite como un proyecto de ley ordinario al que se puedan incorporar enmiendas, así como introducir una moratoria de hasta dos años a su entrada en vigor para evitar que penalice a las empresas y a los empleados y se “ponga en riesgo la incipiente recuperación”. La CEOE no ha cerrado una estimación final del impacto que tendrá sobre las empresas pero los sectores más afectados hablan de una nueva carga que rondaría los 2.500 millones de euros en nuevos impuestos para empresas y trabajadores. El Ejecutivo, de momento, no ha dado respuesta oficial a esa petición pero fuentes del Ejecutivo aseguran que una reunión o conversación podría producirse hoy mismo.

Esos más de 2.500 millones más en impuestos suponen un aumento del 1% de las cotizaciones de las empresas a la Seguridad Social como media para todas las empresas pero puede gravar hasta con un 2 ó 3% adicional a sectores como el de la hostelería o el de los seguros. El Gobierno decidió cobrar impuestos a los populares cheques gourmet o a los vales de transporte con los que algunas empresas compensan a sus empleados mediante un Real Decreto Ley aprobado el pasado 21 de diciembre que impone un impuesto medio del 31% para quienes reciben lo que  describe como “remuneraciones en especie”. El Ministerio de Trabajo asegura que la nueva carga fiscal sería “sólo” de 900 millones de euros, pero tres sectores concretos de empresas estiman que el impacto final triplicará esa cifra:

  • Sector Turístico y Hostelería: Sería el más perjudicado con un impacto que puede alcanzar los 500 millones de euros por dos vías: como empleadores deberían pagar un 31% de media por conceptos ahora libres de impuestos y como vendedores perderían los ingresos que reportan los conocidos como cheques-restaurante. 25.000 restaurantes se acogen a los cheques de Sodexo y un número similar a los cheques-gourmet a los que se acogen 4.500 empresas. En total, más de 500.000 empleados en España reciben ese tipo de cheques por los que ahora deberían tributar.  El sector estima que la medida supondría una pérdida de 275.400 clientes, más de la mitad, y de 10.059 puestos de trabajo.
  • Sector de Educación y Formación: Los cheques guardería quedan también gravados con la nueva norma del Ejecutivo lo que supondrá un nuevo golpe a guarderías que ya registran una caída en sus matrículas de un 30% desde que comenzó la crisis, según sus propias cifras.
  • Sector de Seguros: Es el que denuncia la mayor contradicción y descoordinación dentro del Ejecutivo. El Gobierno promueve desgravaciones a los planes de pensiones privados al tiempo que grava con impuestos a aquellas empresas que dan a sus empleados cobertura de seguros médicos o de jubilación. Las dos medidas se contradicen, denuncian fuentes del sector, que subrayan el doble impacto que la medida tendría tanto para los 48.000 empleados de un sector que no ha despedido durante la crisis como para los empleadores.

Presión interna en la CEOE para "frenar" al Gobierno

Rosell evitará la confrontación, reconocen fuentes de la patronal. Pero el presidente de CEOE está obligado a presionar al Gobierno porque la Junta Directiva de la organización fue tremendamente bronca y exigió a su presidente una respuesta contundente al Gobierno. Los empresarios recuerdan que ésta es la tercera subida de impuestos a las empresas en menos de un año: el Ejecutivo ha subido el IVA (por el que el Ejecutivo preveía una recaudación extra de 7.693 millones en 2013), el impuesto de Sociedades (por el que aumentó la presión fiscal en 2.262 millones de euros) y ahora las cotizaciones sociales (que supondrán otros 2.500 millones más). En total, en menos de un año el Ejecutivo ha aumentado los impuestos a las empresas en 12.455 millones de euros.

En menos de un año el Gobierno ha aumentado los impuestos a las empresas en 12.455 millones

Fuentes de CEOE recuerdan que el compromiso del Gobierno con la Unión Europea era justo el contrario: rebajar las cotizaciones sociales de las empresas, algo que el PP también prometía en su programa electoral. No sólo no se han bajado sino que en 2014 esas cotizaciones sociales aumentarán. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, defiende la medida con el argumento de que "el empleado siempre gana cuando se cotiza por toda la retribución que recibe" que asegura que si un trabajador tiene un salario de 1.050 euros, de los cuales 50 euros en especie, va a tener un 5 % mas de prestación de incapacidad o desempleo y un 5 % más en su futura pensión al cotizar también por este concepto retributivo. "En un momento en el que ya se inicia el crecimiento económico --asegura-- nadie entendería que en una empresa la política social se realice en función de la cotización o no o de los recursos de la Seguridad Social".

“Aprobación precipitada” de la medida

El Real Decreto-Ley aprobado por el Gobierno justifica la subida de impuestos y demás normas para flexibilizar el mercado laboral con los argumentos de que “estas medidas pretenden crear empleo” y de “la necesidad de adoptar medidas urgentes con el objetivo de conseguir la sostenibilidad en el sistema de la Seguridad Social”. Los empresarios, por el contrario, aseguran que la tercera subida fiscal a las empresas en menos de un año costará más de 10.000 puestos de trabajo y denuncian lo precipitado de una aprobación que no se ha consultado ni con los empresarios ni con los trabajadores y que ha sido aprobada a puertas de Navidades para evitar el debate social, concluyen. 

OTROS CAMBIOS PARA LOS TRABAJADORES

El texto considera que la flexibilidad que la reforma laboral introdujo en las empresas no ha sido suficiente y “con el objetivo de potenciar esa flexibilidad” fija nuevas medidas para los trabajadores entre las que destacan:

  • Desaparece la posibilidad de que los trabajadores contratados a tiempo parcial realicen horas extraordinarias.
  • Se reduce el plazo de preaviso para realizar horas extraordinarias para los trabajadores indefinidos y el número de horas que pueden cubrir.
  • Se amplían los periodos de prueba de hasta un año sin indemnización por despido que fueron fijados para el contrato de emprendedores a todo tipo de sectores.

Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba