El presidente de la Generalitat quiere evitar a toda costa elecciones anticipadas y lanza un órdago a los republicanos

Mas negocia con Junqueras descafeinar la comisión de investigación sobre Pujol

Artur Mas no quiere elecciones anticipadas en Cataluña y sabe que a ERC tampoco le interesan. De ahí que su equipo esté escudriñando todos los recovecos imaginables para convencer a Oriol Junqueras de que hay que descafeinar la comisión de investigación sobre el ‘caso Pujol’, pues si llega a crearse puede ser la palanca que acabe precipitando el llamamiento a las urnas.

El entusiasmo con el que ERC se sumó hace quince días a la exigencia de una comisión parlamentaria de investigación sobre el fraude fiscal cometido por Jordi Pujol durante más de tres décadas vino forzado por las presiones ejercidas por todos los grupos, a excepción de CiU. Han pasado los días, el expresidente de la Generalitat comparecerá la semana que viene en el Parlament y los hombres de confianza de Artur Mas andan en negociaciones con los republicanos para que pisen el freno. “Tienen muy difícil recular y votar en contra de crear esta comisión cuando la han apoyado, pero todavía están a tiempo de desactivar sus resultados finales”, explica un dirigente de Convergencia al tanto de las conversaciones.

CiU sabe que ERC no puede recular en la comisión de investigación, pero si desnaturalizar su funcionamiento

Hay muchas formas de obstaculizar una comisión de esta naturaleza siempre que se tenga la herramienta de la mayoría absoluta. CiU y ERC la tienen y barajan desde retrasar su creación, hasta filtrar las comparecencias para que, al menos, desde sede parlamentaria, no se remuevan los aspectos más recónditos y comprometidos de la era Pujol que sí están siendo sometidos a la investigación policial y judicial.

A estas alturas del curso, Mas no sabe todavía si contará o no con el respaldo de ERC para desnaturalizar esta investigación parlamentaria. Es importante porque influirá en su decisión de ir o no a elecciones anticipadas, teniendo en cuenta que el ventilador que podría ponerse en marcha dentro de la comisión acabaría afectándole también a él y a su familia si los republicados no le ayudan a poner los correspondientes diques de contención: en una situación límite, puede haber muchos empresarios, víctimas de las ‘mordidas’, dispuestos a hablar.

Convergencia ve a Pujol fuera de control

Pujol tiene previsto explicarse en el Parlamento la semana que viene y esta cita parlamentaria ya está originando dolores de cabeza a los dirigentes de Convergencia. Muchos de ellos consideran que el ex molt honorable está fuera de control porque ya no mira por los intereses de la coalición ni se mueve en clave política, pues su prioridad y la de su mujer consiste en salvar a sus hijos de las cuentas pendientes que tienen con Hacienda y con la Justicia.

Fuentes de Convergencia interpretan que el aviso lanzado por Mas el lunes en el debate de política general –“Si se puede, me gustaría acabar la legislatura cuando toca, a finales del año 2016, pero para que esto sea así se tiene que votar el 9-N y se ha de votar con plenas garantías democráticas”­– iba dirigido, sobre todo, a Esquerra Republicana. “El mensaje que ha transmitido el presidente es claro: o ERC cierra filas con nosotros y se deja de tacticismos o puede verse en cuestión de meses al frente de la Generalitat gobernando en minoría”.

Hay dirigentes muy cercanos a Junqueras que solo pensar en esta posibilidad les da un sudor frio. Según los últimos datos publicados por el Banco de España, Cataluña arrastra una deuda que supera los 61.000 millones de euros, lo que obliga a la Generalitat a estar enchufada a la bomba de oxígeno financiero que periódicamente le suministra el Ministerio de Hacienda. Si a ello se suma los problemas derivados de una declaración unilateral de independencia como la que acaricia ERC, la gestión del próximo Gobierno catalán se antoja imposible.

Mas sabrá si puede contar con ERC para no adelantar las elecciones cuando el Constitucional paralice el proceso

El tablero en el que se juegan los diferentes escenarios descansa en un calendario muy aquilatado: mañana se celebra el referéndum escocés, el Parlament aprobará el viernes la ley de Consultas, la semana que viene Pujol dará explicaciones poco antes de que el Gobierno recurra la ley de Consultas y la convocatoria del referéndum y, finalmente, a primeros de octubre, el Constitucional parará la fiesta. Es en ese momento, aseguran en Convergencia, cuando Mas sabrá si puede contar o no con ERC para cerrar un pacto de no agresión hasta el 9 de noviembre y, por tanto, prescindir del adelanto electoral.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba