Uno de los principales objetivos de Artur Mas es presentarse como una víctima en la UE

El Gobierno moviliza el frente diplomático para amortiguar la propaganda internacional del 9-N

Las principales embajadas de España en la Unión Europea y todas las antenas de peso que el Gobierno tiene en las instituciones comunitarias están preparadas para rebajar el eco del 9-N, ante el intento de Artur Mas de promover una denuncia internacional que le presenta como víctima de no poder celebrar la consulta soberanista por medios legales.

Artur Mas y el frente soberanista han echado mano de la experiencia escocesa para utilizarla como referencia de lo que podría haber ocurrido en Cataluña el próximo 9 de noviembre si el Gobierno no hubiera puesto toda la carne en el asador para impedir la celebración del referéndum. La Generalitat ha dado la máxima prioridad al eco internacional que puede tener la movilización ciudadana en Cataluña dentro de una semana y tiene estudiado como llevar la denuncia contra el Gobierno de Mariano Rajoy al Parlamento Europeo, al Consejo, a la propia Comisión e, incluso, fuera de la UE, a la Asamblea Nacional de Naciones Unidas. El objetivo es presentar a Artur Mas como víctima de no haber podido celebrar la consulta por medios legales, facilitando de esta forma todos los escenarios posibles que hay abiertos para el día después, incluida la convocatoria de unas elecciones plebiscitarias.

La Generalitat da la máxima prioridad al eco internacional del 9-N 

El Gobierno no se ha quedado quieto ante estos preparativos del frente soberanista y ha movilizado a las principales embajadas de España en la Unión Europea, así como a todas las antenas de peso de las que dispone en las instituciones comunitarias, para desactivar la ofensiva del independentismo catalán. Fuentes de Exteriores informan que gran parte de este trabajo ya está hecho, ya que en los últimos meses los contactos con las autoridades de la mayoría de los países europeos interesadas en conocer la evolución del conflicto catalán, han sido permanentes.

Los socios comunitarios dan la espalda al proceso

Estos contactos han permitido detectar al Gobierno que la mayoría de las notas enviadas por los embajadores europeos destinados en Madrid han interpretado los últimos movimientos de Artur Mas para celebrar el referéndum sorteando la legalidad como una especie de charlotada, dentro de un contexto político en el que ninguno de los 28 socios está interesado en asistir a un proceso de secesión dentro de la UE y, menos aún, patrocinado por alguien que defiende un club con más de 60 Estados miembros.

El Gobierno conoce el fuerte rechazo que procesos de esta naturaleza provocan en Bruselas y cree tener bien amarrada una reacción prácticamente unánime de los socios comunitarios e, incluso, también de Estados Unidos, si las circunstancias lo requirieran. El propio Barack Obamano le falló a David Cameron cuando el pasado verano, tres meses antes de la celebración de la consulta escocesa, apostó públicamente por la permanencia de Escocia en el Reino Unido.

Manifiesto a favor del 'derecho a decidir'

“Hay mucho hartazgo en Europa con Cataluña porque la cabeza de la mayoría de los países está en salir de la crisis y ninguno quiere problemas, de ahí la resistencia que ha habido en las principales instituciones a avalar también este desafío al Estado”, informan fuentes diplomáticas.

"Hay mucho hartazgo en Europa con Cataluña porque nadie quiere problemas", se afirma en el Gobierno

De momento, la propaganda internacional que buscan CiU, ERC y el resto de los integrantes de la delantera secesionista va tomar forma en un manifiesto a favor del ‘derecho a decidir’ que quieren hacer llegar a Europa después de haber efectuado la correspondiente parada en el Parlamento español y en los ayuntamientos catalanes. El éxito o el fracaso de esta divulgación, tendrá una segunda fase que estará condicionada por el ruido que emita el 9-N, donde la movilización ciudadana puede verse disparada por el nuevo recurso del Gobierno al Tribunal Constitucional. En la Generalitat se teme que puedan producirse incidentes y en ERC se admite que “esto es lo primero que hay que evitar” si lo que se quiere lograr es que “la publicidad internacional sea limpia y redonda”.

En el recurso al Constitucional, el Gobierno pide la suspensión de todas las actuaciones que se lleven a cabo para convocar la consulta y lo hace después de que el Consejo de Estado haya confirmado que existen fundamentos jurídicos suficientes para impugnar la convocatoria. Está por ver si Artur Mas, como propone Esquerra Republicana, violenta la legalidad a partir de lo que el Constitucional decida el martes o, por el contrario, acata la ley. Su todavía socio, Josep Antoni Durán i Lleida, ha considerado un error la impugnación del "proceso participativo", pero ha aclarado que solo irá a votar si no incurre en una "acción ilegal". 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba