Muy optimistas previsiones para la gran manifestación cívica

No habrá dirigentes nacionales del PP en la manifestación cívica de Barcelona

Un clamor en pro de la unidad de España y en contra del desafío secesionista. Miles de personas se concentrarán este sábado en la Plaza de Cataluña de Barcelona para celebrar el día de la Hispanidad. Hay bajas en el Partido Popular.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, acompañada de Carlos Floriano.
La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, acompañada de Carlos Floriano. Efe

La Plaza de Cataluña puede verse desbordada este sábado. Las previsiones para el acto del día de la Hispanidad convocado por la plataforma "Som Catalunya, somos españoles" se anuncian muy optimistas. La Generalitat ha intentado imprimir un tinte ultraderechista a la concentración. Algunos medios incluso han recurrido a las advertencias de riesgo de violencia a fin de disuadir a los menos entusiastas.

Más de diez organizaciones en defensa de la Constitución, la pluralidad ideológica, lingüística y la convivencia cívica están detrás de esta iniciativa, a la que se han sumado el Partido Popular, Ciutadans y UPyD. El PSC los contempla casi como apestados españolistas, aunque habrá sin duda militantes socialistas en el masivo acto. El PSOE, en Madrid, se negó a recibir en el Congreso a una delegación de los organizadores. Enfrascados en su "derecho a decidir", los socialistas han perdido el rumbo en Cataluña. Tan sólo Susana Díaz, la presidenta andaluza, "tiene las ideas claras y borrará a Rubalcaba del mapa", confesaba ayer un veterano militante del PSC, abochornado ante la actitud de su partido en este asunto.

Refuerzo vasco

Alicia Sánchez-Camacho, que se refugió en su casa en la Diada por temor a ataques y agresiones, acudirá a la Plaza de Cataluña con una nutrida representación de diputados, cuadros y militantes del PP catalán. No habrá presencia de dirigentes nacionales, ni de miembros del Gobierno. Ni siquiera de los que tienen relación con Cataluña. La celebración de la Fiesta Nacional en Madrid, con el desfile militar en el Paseo de la Castellana, es la excusa oficial. Mariano Rajoy ha sugerido que todo el protagonismo en la concentración de Barcelona le corresponde al PP catalán. Lo que se entiende como un empeño más de no molestar a Convergencia.

Se da por hecho la presencia de la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga para volcarse con la convocatoria

Sólo el PP vasco se va a volcar con la convocatoria e incluso se daba ayer por hecho la asistencia de Arantza Quiroga, su presidenta. Quiroga tiene serios problemas en su relación con el PP en Madrid, en especial con Alfonso Alonso, portavoz del grupo parlamentario, quien la ningunea ostensiblemente, como se comprobó con ocasión de la visita de la vicepresidenta Saénz de Santamaría al País Vasco hace unas semanas. Arantza ha animado a la militancia del PP vasco a desplazarse a Cataluña para esta ocasión.

Cicuenta autobuses

Desde Madrid se ha fletado medio centenar de autobuses, en los que viajarán familias, militantes del PP, simpatizantes, miembros de colectivos cívicos, pagados todos ellos de su bolsillo, para asistir a esta movilizacióln. Nada que ver con la imagen siniestra de ultraderechistas y falangistas que están transmitiendo los medios de la Generalitat.

El mensaje es claro: portar sólo banderas españolas y catalanas, nada de aguiluchos ni de esteladas

En esta línea de enlodar el cariz estrictamente democrático de la convocatoria, la consellería de Interior de la Generalitat ha autorizado para mañana al menos diez manifestaciones en Barcelona, de distinto signo, en general independentistas. Una de ellas, a tan sólo 300 metros de la Plaza de Cataluña. Provocación se llama la figura. Cuando la famosa cadena humana de la Diada, no se autorizó manifestación alguna, para no dar lugar a ningún riesgo de incidentes o altercados. "Ahora los nacionalistas buscan lío y crispación, al estilo Blanquerna, para desacreditar la movilización constitucionalista, democrática y española", comentaba un destacado miembro de la organización.

El mensaje es claro. No caer en provocaciones, portar sólo banderas españolas y catalanas, nada de aguiluchos ni de esteladas, nada de pancartas partidistas, no lanzar mensajes ofensivos y reivindicar tan sólo lo que ampara el Derecho Constitucional. Se trata de celebrar una gran fiesta, apacible, cívica y familiar, y de reivindicar la unidad de la nación española.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba