Nacional

UPyD avisa: la independencia de Cataluña multiplicaría los ataques racistas a Andalucía y Extremadura

Así lo aseguran expertos en psicología política en el libro "A favor de España", presentado por UPyD. Los especialistas vaticinan una erosión de las familias catalanas y la creación de "ciudadanos de segunda". La formación magenta compara a los nacionalistas de Artur Mas con el Tea Party estadounidense. 

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, en un acto de los nacionalistas catalanes.
El presidente de la Generalitat, Artur Mas, en un acto de los nacionalistas catalanes. GTres

De los efectos económicos que tendría una hipotética independencia de Cataluña, se han escrito ríos de tinta en los últimos meses. Sin embargo, un aspecto que ha pasado prácticamente inadvertido ha sido el análisis de los costes psicológicos que irían aparejados a una eventual secesión. Al respecto, la opinión de expertos en psicología política ha sido recogida en un libro presentado por UPyD con motivo del 35 aniversario de la Constitución. Bajo el título “A favor de España, el coste la ruptura”, el partido de Rosa Díez aborda las “cláusulas psicosociales del contrato secesionista” que promueve el Gobierno de Artur Mas y pone el acento en que hay grandes riesgos de que ese supuesto Estado catalán pudiera ser “menos humano y justo que el Estado del que se escindiera”.

En su argumentación, estos especialistas auguran que los dirigentes nacionalistas llevarían a cabo, a toda costa, la búsqueda de un “enemigo interno o externo”, lo que denominan como “chivos expiatorios”. Recuerdan que la lista de chivos expiatorios en situaciones de crisis es interminable y citan los casos de los judíos, kurdos, gitanos, tutsis, cristianos o musulmanes. En este punto, los expertos advierten de que ya hay antecedentes preocupantes de racismo al respecto, principalmente contra Andalucía y Extremadura, en el discurso de responsables políticos que ahora aspiran a la secesión. Así, aluden, por ejemplo, al caso del concejal independentista que, en 2008, invitaba a “apadrinar niños extremeños” en su blog, acompañándolo de una fotografía de niños semidesnudos en medios de un lodazal. Aquella sonada polémica terminó con el edil enjuiciado por ultraje a la nación.

Los psicólogos ven grandes riesgos de que ese supuesto Estado catalán pudiera ser “menos humano y justo que el Estado del que se escindiera”

Según los psicólogos, el concejal pretendió así reivindicar una “excesiva” solidaridad con un estereotipo de “español sucio, pobre e incapaz, es decir, digno de desprecio”. Ante ello, afirman que “es más que probable que la nueva nación (Cataluña) cree sus propios chivos expiatorios si, como también es más que probable, no llega al paraíso prometido tras la escisión”. De este modo, añaden que “los políticos saben que los enemigos internos y externos son una fórmula infalible para no abordar otros problemas y generar cohesión y lealtad”.

En la misma línea, los autores del ensayo aseguran que habría una “categorización social” (no valdría otra categoría que la de ciudadano catalán en un Estado independiente), que derivaría en discriminación. “Una persona que vive en una nueva nación, pero no se ajusta al perfil categorial ideal de nuevo ciudadano, pasará de ser un ciudadano de primera a ser un ciudadano de segunda”, señalan.

Adoctrinamiento infantil

Por otro lado, los expertos están convencidos de que la "relativización del individuo en aras de la nación" destruye o deforma no sólo la vida pública sino también la vida privada. Aquí, advierten que la deriva independentista tomada por Cataluña dividirá a las familias, a las amistades, a los conocidos, entre los que “ven” y los “ciegos”. “Una de las características más importantes de una democracia, la tolerancia, desaparece o sufre notablemente porque así lo exige la Nación", precisan. También se detiene el libro en la utilización de niños para actos independentistas, como ocurrió hace unos meses con su participación en la cadena humana Vía Catalana. Según el texto difundido por UPyD, el riesgo psicosocial derivado de incluir a los niños en un escenario de conflicto político es, a largo plazo, “atroz”, porque tales iniciativas pueden generar “perfectos seguidores” inmunes al sufrimiento de los “otros”.

En otro apartado, la formación magenta suscribe la comparación del discurso nacionalista catalán con las reivindicaciones del Tea Party estadounidense. Un movimiento, sostienen los autores, que reivindica precisamente la “disolución del Estado protector de los que no tienen casi nada en aras del interés de los que tienen casi todo”.

Durante la presentación de libro, Rosa Díez arremetió este jueves contra el nacionalismo separatista y mostró su sorpresa por la alarma que genera en algunos la evocación del artículo 155, que habilita al Gobierno a actuar en caso de que una comunidad autónoma no cumpla sus obligaciones. "Es un artículo ordinario de la Constitución para salvaguardar el interés general", apostilló.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba