Nacional

La Generalitat reclama que el Gobierno se haga cargo de su déficit sanitario para "darles oxígeno"

El consejero de Sanidad de la Generalitat sostiene que "una buena forma de respetar a las autonomías y darles oxígeno es asumir el déficti sanitario, que no es imputable a los territorios". En los últimos meses, el Ejecutivo regional no ha pagado a las farmacias de la comunidad la friolera de 220 millones.

El consejero de Sanidad de la Generalitat, Boi Ruiz, ha pedido al Estado que asuma el déficit sanitario de las comunidades autónomas y al nuevo ministro, Alfonso Alonso, que "respete" las competencias de Cataluña. Unas declaraciones que llegan después de conocerse que el Ejecutivo regional no ha pagado a las farmacias de la comunidad la friolera de 220 millones de euros porque tiene que destinar el dinero de las arcas públicas a pagar sus vencimientos de deuda, tal y como adelantó Vozpópuli

En un desayuno-coloquio organizado por Forum Europa, Ruiz le ha deseado suerte a Alonso y le ha recordado que las decisiones en materia sanitaria "se toman en el Consejo Interterritorial, en el que hay la voz de todas las comunidades, y no de forma autoritaria".

Ha dicho que "una buena forma de respetar a las autonomías y darles oxígeno es asumir el déficit sanitario, que no es imputable a los territorios", y ha pedido que también cumpla con los pagos comprometidos para poder aligerar las tensiones de tesorería de la Generalitat.

También ha criticado que no haya "acompañado de más financiación la introducción del nuevo fármaco que cura la hepatitis C", y ha destacado la labor del Ejecutivo catalán en este sentido, que ya está administrándolo a los pacientes más graves y está en constante diálogo con las asociaciones de pacientes.

Al ser preguntado por cómo se imagina la sanidad pública en una Cataluña independiente ha respondido: "El sistema no sería muy diferente al de ahora. Añadiría dos cosas: un catálogo de prestaciones y los elementos necesarios para las prestaciones farmacéuticas".

Reflexión de los sindicatos

Ha apelado a los sindicatos a "elegir si prefieren recuperar sueldos o contratar a más personal" cuando finalice la crisis económica, y ha admitido que, aunque no se trata de un debate fácil, es algo que deberán decidir a corto plazo. Además, se ha referido a las oficinas de farmacia para destacar que "deben redefenir su rol para erigirse como una verdadera red de servicios", y ha puesto como ejemplo la importancia que tienen en el control de los pacientes crónicos, las patologías de baja complejidad y la salud pública, entre otros aspectos.

Ruiz pide a los partidos que "dejen de utilizar la sanidad como una arma política"

También ha destacado que el Govern prepara una orden para crear el Consejo de las profesiones sanitarias, con el objetivo de dignificar sectores como el de la enfermería, "hasta ahora subordinado al del médico pero que cada vez está adquiriendo más protagonismo".

Ha afirmado que el Gobierno catalán se rige por la premisa de "garantizar el derecho universal a la atención sanitaria y a la protección de la salud", y ha abogado por empoderar a los pacientes y a los profesionales para que tengan un mayor protagonismo y complicidad en la toma de decisiones. "La salud es un instrumento insustituible para la cohesión social", ha dicho, y ha añadido que el contexto económico actual ha hecho todavía más necesario el rendimiento de cuentas y la transparencia por parte de las administraciones.

Sector privado

Ha admitido que la irrupción de las empresas privadas en el sector sanitario catalán "desvirtúa" el sistema, pero ha culpado al Estado de este fenómeno porque lo permite con la Ley de contratación. También ha pedido a los partidos que "dejen de utilizar la sanidad como una arma política y se esfuercen por llegar a pactos", y ha destacado que la pluralidad es un valor siempre que no se acentúen las diferencias.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba