El equipo del presidente de la Generalitat no logra pactar con el frente independentista el contenido del referéndum

CiU teme que los 13 diputados de Iniciativa se aparten del proceso soberanista y agudicen la soledad de Mas

La gestión del proceso soberanista se le complica por días al presidente de la Generalitat debido a las discrepancias que CiU, ERC, Iniciativa y la CUP mantienen sobre el contenido de la consulta. El próximo 4 de diciembre, el Parlament tendrá que votar la forma en que traslada el referéndum a Madrid y la controversia dentro del frente independentista hace temer al equipo de Artur Mas que Iniciativa emprenda una fuga como la protagonizada la semana pasada por el PSC.

El foco se sitúa ahora sobre los 13 diputados que Iniciativa per Cataluña tiene en el Parlament. La actual dirección de esta fuerza política no descarta emprender una huida como la protagonizada hace semana y media por los socialistas catalanes, contrarios a traer a Las Cortes una fórmula para celebrar el referéndum que de antemano tiene el rechazo del Gobierno de Mariano Rajoy. “Para hacer el ridículo, que no cuenten con nosotros”, afirma uno de los parlamentarios de Iniciativa, convencido de dos cosas: la inutilidad de pedirle al Gobierno que delegue en Cataluña la capacidad para celebrar el referéndum a través del artículo 150.2 de la Constitución y la ineficacia de dar cualquier paso a favor de la consulta sin un acuerdo previo con los dos grandes partidos nacionales.

Iniciativa ve inútil pedirle al Gobierno que delegue en Cataluña la capacidad para convocar un referéndum

Las diferencias de Iniciativa per Cataluña con Artur Mas van más lejos todavía y se centran también en el contenido de la pregunta que se trasladaría a los catalanes. “No queremos que en la papeleta figure la palabra independencia porque echaría atrás a muchos catalanes que apuestan, por ejemplo, por el modelo federal. Tampoco tenemos prisa en pactar la pregunta porque no hay motivo alguno para despejar este asunto antes de fin de año”, apunta la misma fuente.

La actitud de Iniciativa alimenta el temor en las filas nacionalistas de que, al final, el frente soberanista se desinfle todavía más y de que aumente el aislamiento de Artur Mas justo en el momento en queOriol Junqueras (Esquerra Republicana) está ejerciendo la máxima presión para que el presidente de la Generalitat no recule, prosiga su huida hacia delante y fije la fecha y el contenido de la consulta antes de Navidades.

Los trece diputados de izquierda no comparten las prisas de CiU para que la pregunta del referéndum se pacte antes de fin de año

El primer escollo que tendrá que superar CiU llegará el próximo 4 de diciembre en el Parlament, donde someterá a votación la fórmula mediante la que trasladará a Madrid el referéndum. Los republicanos dan por hecho que Mas optará por la vía más rápida aunque sea también la que reúna mayores probabilidades de obtener el rechazo de la mayoría del Congreso de los Diputados y, por tanto, de resucitar lo que ocurrió en 2005 con el plan Ibarretxe.

"Vemos a Mas entre la espada y la pared", afirma un parlamentario de Unió Democrática

Los diputados de Unió que trabajan en Madrid ven con cierto pánico la posibilidad de que Mas solo tenga al final como compañeros de viaje a ERC y a la Candidatura de Unidad Popular (CUP), después de la abolladura que le ha producido al frente soberanista el descuelgue de los socialistas catalanes, motivado por razones muy parecidas a las que ahora se comparten dentro de Iniciativa. “Vemos a Mas entre la espada y la pared y eso que no conocemos a fondo las presiones que está recibiendo de los empresarios que más influyen en CiU y que ven cada vez con mayor preocupación el callejón sin salida en el que se ha metido”, señala un diputado de Unió Democrática.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba