Nacional

CiU acusa: el caso de los espías es una operación del CNI, con M3 de tapadera, para desacreditar al soberanismo

Convergència i Unió ha decidido llevar a cabo una intensa campaña para contrarrestar el efecto de los casos de espionaje ocurridos en Cataluña, bajo el argumento de que se trata de una operación orquestada en la sombra por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), usando como tapadera a la agencia de detectives Método 3, para desacreditar el proceso soberanista catalán en marcha.

Josep Antoni Duran i Lleida y Artur Mas, secretario general y presidente de CiU, respectivamente
Josep Antoni Duran i Lleida y Artur Mas, secretario general y presidente de CiU, respectivamente

Convergència i Unió (CiU) ha decidido embarcarse en una intensa campaña orientada a contrarrestar el efecto de los casos de espionaje ocurridos en las últimas fechas en Cataluña, bajo el argumento de que se trata de una operación orquestada en la sombra por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), usando como tapadera a la agencia de detectives Método 3 (M3), para desacreditar el proceso soberanista catalán en marcha.

Es la parte esencial de los acuerdos adoptados por la Ejecutiva de CiU en la mañana del lunes 18, endosados ayer por el propio Govern con la creación de un “comité de crisis”. Como una consecuencia de los mismos, el secretario general de la coalición, JosepAntoni Duran i Lleida, solicitó en la tarde del lunes la comparecencia en el Congreso del director del CNI, Félix Sanz Roldán, para que dé cuenta de la operación. “Se trata de demostrar que todo ha sido un montaje del Estado contra el proceso soberanista”, aseguró ayer desde Barcelona a este diario una fuente de toda solvencia cercana a la coalición convergente.

Todo habría sido un montaje tras la disolución del Parlament y la convocatoria de un referéndum sobre la independencia

Según esa tesis, todo habría sido un montaje preparado tras el anuncio a finales de septiembre pasado de disolución del Parlament (“en momentos excepcionales, decisiones excepcionales”) y la correspondiente llamada a las urnas para el 25 de noviembre, con la convocatoria de un referéndum sobre la independencia de Cataluña como leit motiv del nacionalismo.  

“La estrategia convergente va a consistir en denunciar al CNI como responsable en la sombra de lo ocurrido”. Habría sido el Centro el responsable último de la grabación de la conversación mantenida en el restaurante La Camarga de Barcelona, en julio de 2010, entre Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del PP catalán, y María Victoria Álvarez, la ex amante de Jordi Pujol Ferrusola, “una chica que no está en sus cabales y que el CNI ha decidido utilizar para hacer daño a la familia Pujol”, aunque el Centro habría utilizado como tapadera a la agencia de detectives M3.

De acuerdo con otras fuentes, “hace tiempo que el Centro tiene controlado a Francisco Marco”, director general de Método 3 e hijo de la fundadora y presidenta de la agencia, Marita Fernández, cuya vida conoce a la perfección. En efecto, habrían sido determinadas conductas de Marco, entre ellas su afición por algunos lujos demasiado caros, lo que habría puesto a la propia M3 en situación financiera delicada.

¿Estaba al corriente Sánchez-Camacho de la grabación?

La parte más aviesa del “contraataque” de CiU consistiría en afirmar o insinuar que la propia Sánchez-Camacho estaba al corriente de la grabación de su almuerzo con María Victoria Álvarez, algo a lo que ayer mismo aludió uno de los cuatro detectives de M3 detenidos en la noche del lunes. También ayer el PPC emitió un comunicado asegurando que es “rotundamente falso” que su presidenta fuera conocedora de la grabación.

El Govern dispondría de grabaciones de conversaciones entre la dirección de Método 3 y la de 'El Mundo' que demuestran su vinculación

CiU y el Govern sostienen que con el material de esa conversación en La Camarga monta la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) el informe que sirve al diario El Mundo para abrir su portada una semana antes de las elecciones catalanas con el escándalo de las cuentas suizas de la familia Pujol y del propio padre de Artur Mas, una revelación que dañó electoralmente a CiU, que como tal lo ha reconocido en varias ocasiones.

Según las fuentes, el Govern dispondría de una prueba documental, en forma de conversaciones grabadas, entre el director general de Método 3 y la dirección del diario El Mundo, amén de alguno de sus periodistas, para demostrar esta vinculación. Otras fuentes aseguran en Barcelona que el propio Marco ha exhibido con cierta profusión los emails cruzados con los responsables de El Mundo.

Parte capital de esta estrategia pasa por la petición efectuada el lunes por el portavoz de CiU en el Congreso, Duran i Lleida, para que comparezca el director del CNI, Félix Sánz, al objeto de esclarecer “si la agencia de detectives Método 3 ha trabajado para los servicios de inteligencia del Estado”. Duran pretende que Sánz explique si ha existido “guerra sucia” al respecto.

Duran habla de “nexos extraños”

Duran cree que hay relación entre el espionaje de Jordi Pujol Ferrusola con la filtración a El Mundo

En opinión de Duran, hay un “nexo de unión” entre el espionaje sufrido por Jordi Pujol Ferrussola en 2010 con la denuncia de espionaje presentada la semana pasada por Sánchez-Camacho, y con la filtración periodística del diario El Mundo anterior a la cita electoral catalana. “Es evidente que hay nexos extraños”, ha afirmado Duran.

El portavoz del Govern, Francesc Homs, anunció ayer en rueda de prensa que el presidente Mas ha decidido crear un “comité de crisis”, formado por los hombres fuertes de su Ejecutivo, los consejeros de Presidencia, Interior y Justicia (el polémico Germà Gordó), con el objetivo de ordenar toda la información disponible y definir "las acciones operativas, judiciales y políticas" que se deban llevar a cabo.

Íntimamente vinculado a la operación de CiU destinada a cargar al CNI con la responsabilidad de lo ocurrido en Cataluña es la declaración del conseller de Interior, Ramon Espadaler, que ayer acusó al Estado de cometer una “deslealtad y una invasión de competencias” por mantener a los Mossos d'Esquadra al margen de la investigación del supuesto espionaje. Para Espadaler, es claro que “en determinados momentos, es evidente que hay tufo de persecución política”.

Ayer, la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes anunció la disposición del director del CNI a comparecer, en el menor plazo posible, ante la Comisión de Gastos Reservados de la Cámara baja, para demostrar así que “no ha existido ni existe relación alguna entre los servicios de inteligencia del Estado y la agencia de detectives Método 3”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba