Crece la apuesta dentro de CiU a favor de recuperar el diálogo sobre el pacto fiscal

Los 'barones' del PP avisan a Rajoy de que no caben cesiones económicas a Cataluña después del 25-M

La mayoría de los presidentes autonómicos del PP lo tienen claro: no quieren que el Gobierno desactive el problema catalán mediante un acuerdo económico que deje a todos en mal lugar y les ponga las cosas más difíciles en la compleja carrera electoral que tendrán que recorrer hasta mayo del año que viene.

“Si Mariano hace un gesto hacia Cataluña después de las europeas, hay comunidades en donde más pronto que tarde surgirá el problema de la secesión. No se puede dar más a los que se portan mal, va contra toda lógica”, asegura un presidente autonómico que le ha dado recientemente su opinión a Mariano Rajoy. No es el primer aviso que se ha recibido sobre el particular en La Moncloa. Al menos otros tres responsables territoriales del PP le han trasladado al jefe del Ejecutivo la misma preocupación: no se puede desactivar el problema catalán mediante un acuerdo económico que deje a todos en mal lugar. La advertencia ha sido anotada con mayúsculas en la agenda oficial. Tanto es así, que en una conversación también reciente de Rajoy con un alto cargo de CiU, le dejaba caer su preocupación con estas palabras: “Tengo el margen que tengo…mira cómo están los míos…”.

Los presidentes autonómicos del PP advierten de que el problema catalán no puede tener una salida económica

La preocupación de los ‘barones’ regionales del PP ante la posibilidad de que Rajoy ceda después de las elecciones europeas y ordene al Gobierno retomar la negociación con la Generalitat buscando una salida económica al conflicto ha ido en aumento desde que algunas voces potentes de CiU han vuelto a poner en circulación que Artur Mas está cada vez más nervioso y se conformaría con volver al kilómetro cero, el que comenzó a recorrer hace dos años reclamando un ‘pacto fiscal’ similar al Concierto Económico del que disfruta desde los inicios de los ochenta el País Vasco. El propio Mas llegó a pedir a las cuatro patronales catalanas que respaldaran su ofensiva a favor del pacto fiscal.

El pasado marzo, CiU aprovechó la renovación del Concierto vasco aprobada en el Congreso para volver a pedir el mismo tratamiento financiero en Cataluña con el argumento de que la Constitución no establece régimen fiscal alguno para el Estado y, por tanto, no impide otorgar a esta comunidad unas reglas diferenciadas de las del resto de las autonomías. Sería tan fácil, a juicio de los dirigentes de CiU, como añadir una tercera disposición adicional en la Constitución que incluya el Concierto económico catalán y facilite que Cataluña rebaje su déficit fiscal, calculado por los nacionalistas en el 8% del PIB. Curiosamente, esta es la solución que el lobby nacionalista ha ido pregonando también por diversos países europeos, como se ha visto reflejado en varias ocasiones en diarios económicos de difusión internacional.

Disposición adicional en la Constitución

Los resultados de las europeas, si se cumplen los anticipos de las encuestas, pueden tranquilizar algo a los candidatos del PP que concurrirán a las elecciones municipales y autonómicas de mayo, pero lo que desde hace tiempo le vienen pidiendo a Rajoy y a los ministros del área económica es que no generen agravios comparativos cuando comience de verdad en firme la negociación sobre el nuevo modelo de financiación y se sustituya el modelo que en su día fue pactado por el Gobierno de Zapatero y el tripartito catalán. “En síntesis, lo que pedimos es que haya una cartera básica de servicios a la que los ciudadanos puedan tener derecho con independencia de donde vivan. Los servicios añadidos, tendrán que ser financiados por los gobiernos que los pongan en marcha”, afirma un presidente autonómico. “Hay que romper el statu quo y defender unos criterios transparentes y previsibles de solidaridad. En adelante, el fondo de garantía tiene que ser finalista para que el dinero no se desvíe a proyectos que nada tengan que ver con la solidaridad”, mantiene la misma fuente.

Si el Gobierno hiciera una cesión a Cataluña, tendríamos una explosición secesionista en la comunidad valenciana y en Baleares, se dice en el PP

El presidente valenciano, Alberto Fabra, y el balear, José Ramón Bauzá, son dos de los que han hecho más hincapié en La Moncloa sobre el futuro sistema de financiación para no encontrarse sorpresas con Cataluña después de las europeas. Gobiernan dos de las comunidades donde el proceso secesionista se sigue más de cerca y tiene implicaciones políticas más directas en el debate autonómico. “Si ahora el Gobierno hiciera un gesto de cesión a Cataluña, tendríamos una explosión secesionista probablemente en ambas comunidades. Hay que andarse con mucho cuidado”, advierte un dirigente del PP valenciano.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba