Gobierno y PSOE cierran las puertas al presidente de la Generalitat a toda aventura secesionista

Artur Mas tantea en secreto a Rajoy y a Rubalcaba para encauzar el proyecto separatista y salvar su carrera política

El recorrido emprendido por CiU para coronar el proceso secesionista en Cataluña tiene mucha trastienda y en ella se ocultan varias entrevistas recientes mantenidas por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, con Mariano Rajoy y el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, además de con otros personajes de la vida pública, a quienes ha sondeado en privado en Madrid sobre las posibilidades de éxito que tiene un proyecto que le puede catapultar a la historia o, ciertamente, enterrar para siempre su carrera política.

El pasado noviembre, días antes de constatar que su plan de crear un Estado propio en Cataluña iba a hurtarle 12 escaños en el Parlamento autonómico, Artur Mas confesó que este proyecto quedaría “debilitado” si CiU no conseguía la mayoría absoluta en las urnas. Su peor sueño se cumplió, eligió echarse en brazos de Esquerra Republicana y, desde entonces, ha sufrido un calvario originado por las dificultades para gestionar una comunidad endeudada en casi 50.000 millones de euros, sin acceso a los mercados y con una contestación creciente en la calle como consecuencia de los recortes. Hace dos meses, cuando las visitas del consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, a los ministrosLuis de Guindos y Cristóbal Montoro, se hicieron más frecuentes, en Unió Democrática se acarició la esperanza de que Convergencia recularía en su afán soberanista priorizando la salida de la crisis. Sin embargo, el tiempo ha convertido esta ilusión en un espejismo, hasta el punto de que ahora en Unió se percibe que “Mas está inmerso en una huida hacia delante con el andar parecido al de un ciego”. El bastón blanco tiene nombres y apellidos, los del todopoderoso consejero de Presidencia, Francesc Homs, que actúa en la sombra como principal guía del guion soberanista.

"Artur Mas está inmerso en una huida hacia delante con el andar parecido al de un ciego", se afirma en Unió Democrática

Desde que Mariano Rajoy entró hace 17 meses en La Moncloa, se sabe de sus cuatro reuniones con Artur Mas, aunque una de ellas, la de finales de marzo, se presentó como “secreta”. Sin embargo, fuentes de CiU confirman que en los últimos dos meses, ha mantenido, al menos, dos encuentros más con el presidente del Gobierno en las visitas que ha girado a Madrid y en las que ha aprovechado también para reunirse con el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, así como con otros personajes muy conocidos de la vida pública que participan de la pomada de la alta política. “Vemos normal estas entrevistas y desde el principio supimos que Mas iba a discurrir en estos temas por cauces muy discretos porque entiende que es mucho más eficaz y trae menos problemas”, aseguran fuentes nacionalistas.

"Vemos normal estas entrevistas secretas, desde el principio supimos que Mas iba a discurrir en estos temas por cauces muy discretos, entiende que es mucho más eficaz", dicen fuentes nacionalistas

En estas conversaciones, Mas ha sondeado la actitud de Rajoy y de Rubalcaba ante la agenda independentista marcada en Cataluña y ha obtenido de ambos por separado una respuesta muy parecida: su proyecto tiene cero posibilidades de prosperar y no contará con ningún altavoz importante en Madrid entre las principales fuerzas políticas. La lectura del Gobierno y del PSOE sobre la coyuntura catalana encuentra un amplio denominador común, altamente preocupante: el único partido que está rentabilizando la pulsión soberanista, algo que demuestran todas las encuestas, es Esquerra Republicana. Al Gobierno, este desafío le representa un problema de primera magnitud porque, más allá de las razones domésticas, deteriora la imagen de España en los mercados internacionales y abre un boquete dentro del PP. De hecho, hay voces con mucho peso dentro del partido que defienden la conveniencia de cerrarle de inmediato el grifo financiero a Cataluña, dejar de actuar desde Hacienda como un banco, y garantizarle, exclusivamente, el dinero para cubrir servicios básicos como la sanidad y la educación. Al PSOE, según admite en privadoel propio Rubalcaba, el debate territorial le abrasa vivo. Y tanto en Moncloa como en Ferraz, a Mas se le ha advertido que si quiere inmolarse como en su día hizo el lendakari Ibarretxe, disfruta de toda la libertad para hacerlo, pero carecerá de compañía en esta excursión, al margen de la ambigüedad que siga destilando el PSC de Pere Navarro en su apoyo tan alambicado al llamado derecho a decidir.

Hay voces dentro del PP que defienden la conveniencia de cerrarle de inmediato el grifo financiero a Cataluña y dejar de actuar desde Hacienda como su banco

“Lo que nos dice Mas en las reuniones internas de partido es que no nos preocupemos, que hay tiempo de sobra para remontar en las encuestas y que no ve peligro de que Esquerra protagonice el temido sorpasso. Pero lo que no entendemos muy bien es porqué Andreu [Mas-Colell] no ha dado un puñetazo en la mesa para decirle que con la independencia sobre la mesa, difícilmente se puede negociar con Madrid”, apuntan fuentes de Unió.

Las idas y venidas de Artur Mas a Madrid son conocidas por Josep Antoni Durán i Lleida, quien le ha transmitido recientemente al propio Rajoy que no comprende la torpeza del Gobierno en alimentar el independentismo en Cataluña con leyes como la que alberga la reforma educativa. La respuesta que le ha dado el presidente es que no había espacio para dejar las cosas como estaban y que su obligación es velar por el interés general.

El portazo que Rajoy y Rubalcaba le han dado por separado al presidente de la Generalitat, sumado al que ha recibido éste también en las instancias de Bruselas, no le ha hecho retroceder en su guion separatista. Éste circula a piñón fijo, como si nada hubiera ocurrido, aunque está abocado a precipitar, según fuentes de CiU, unas nuevas elecciones anticipadas en Cataluña revestidas, lo más probable, de un perfil plebiscitario.

Mas puede verse abocado a convocar de nuevo elecciones anticipadas en Cataluña con un perfil plebiscitario

De momento, el Gobierno se ha apuntado un tanto al conseguir que el Tribunal Constitucional congele durante seis meses la resolución soberanista aprobada en enero por el Parlamento autonómico, en la que se define a Cataluña como “sujeto jurídico y político soberano”. El Congreso de los Diputados también ha rechazado la moción promovida por CiU a favor del derecho de autodeterminación durante una sesión en la que la ex ministra Carmen Chacón quedó en tierra de nadie. Pero ni aun así, CiU ha parado su maquinaria separatista, canalizada a través del Consejo Asesor para la Transición Nacional, la principal muleta de Mas para conducir el proceso, y del acuerdo que ha congregado también a ERC, Iniciativa y la CUP, junto a otros movimientos sociales y sindicales, en busca del mismo objetivo.

Si, a pesar de todo este ensamblaje, CiU no lo tiene todo claro, los que sí profesan mayor confianza hacia la causa son los republicanos. A su líder, Oriol Junqueras, no le hace falta venir por Madrid –“Ni quiere, ni lo necesita”, comentan sus seguidores– para defender que si la consulta prevista para el año que viene naufraga en los caladeros institucionales, prosperará un referéndum por las bravas seguido de una declaración de independencia unilateral al estilo kosovar. “No somos ingenuos, sabemos que cuantos menos traumas rodeen la consulta, más indecisos se sumarán a la empresa. Pero, si se impide su celebración y no hay más remedio, habrá que ir a unas elecciones plebiscitarias”, se avisa en ERC.

Joan Puigcercós, exdirigente de ERC, se dedica a comercializar productos catalanes y vascos del sector de la hostelería fuera de España, quizás el mismo destino que le aguarda al actual presidente de la Generalitat 

Puede que cuando estas se convoquen, Mas se haya caído del cartel electoral y tenga que dedicarse, como ahora hace el ex dirigente de ERC Joan Puigcercós, a comercializar productos catalanes y vascos del sector de la hostelería fuera de España. De hecho, no son pocos los que dentro de CiU asumen que su carrera política está seriamente dañada después del descalabro electoral sufrido hace seis meses, consecuencia de una errónea interpretación de la corriente de fondo que recorre la sociedad catalana antes, incluso, de la celebración de la última Diada.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba