Nacional

Mas se radicaliza: pretende sumar a Podemos a la causa por la independencia

El presidente catalán ya no busca la complicidad con la centralidad, sino que se ha radicalizado para atraer el voto de la formación de Pablo Iglesias a su causa independentista. Mas sólo ve a Podemos como adversario serio de cara al 27-S.

Artur Mas en el acto de su partido.
Artur Mas en el acto de su partido. EFE

El presidente catalán, Artur Mas, ha iniciado este sábado su campaña por la independencia de Cataluña de cara a las próximas elecciones autonómicas del 27 de septiembre que ha anunciado pero aún no ha convocado. Lo ha hecho en un teatro de Molins de Rei, en el tradicional ‘cinturón rojo’ de Barcelona donde otrora gobernaban a sus anchas los socialistas y los comunistas. Pero ahora, Mas quiere captar todo ese voto que en las municipales se ha fugado del PSC hacia candidaturas de Podemos y otras formaciones de izquierda para atraérselo a su hoja de ruta independentista. La estrategia de Artur Mas parece clara: su contrincante político ya no es el catalanismo moderado e integrador con el resto de España que reflejan el PSC, Ciudadanos, el Partido Popular y sus exsocios de Unió, sino la extrema izquierda de Podemos y la plataforma de la monja Teresa Forcades. En esta estrategia, Mas espera que tarde o temprano tanto ERC como lo antisistemas de la CUP acaben pactando con él si no logra los 68 diputados que requiere la mayoría absoluta en el Parlament.

“la extrema izquierda defiende la justicia social, pero no lo hace claramente con el independentismo”

Por esta razón, Mas hizo hincapié en su discurso de este sábado en que “la extrema izquierda defiende la justicia social, pero no lo hace claramente con el independentismo” y –a su juicio- los “independentistas de su plataforma política en la que integra a Convergència Democràtica (CDC) sí tienen ese sentido social”. Tras asumir que no sumará a otros partidos separartistas en su lista única, Mas ha invitado a la denominada sociedad civil a organizarse en una candidatura que se ofrece a no encabezar para que, tras el 27 de septiembre, para que su idea de Cataluña “camine hacia el Estado independiente porque no penséis en una lista del president, sino que debéis pensar en una lista con el 'president'", espetó a sus fieles bajo una pancarta donde se leía: “Catalonia is not Spain” –Cataluña no es España-.

En su discurso Mas aludió al triunfo de los llamados partidos emergentes -Podemos y Ciudadanos- en las elecciones municipales y autonómicas de mayo pasado para subrayar la importancia de que “el mundo independentista” se una para lograr sus objetivos en las elecciones de septiembre. Mas no se cortó un pelo en indentificar como “enemigo político” a Barcelona en Comú, la fuerza que, con Ada Colau al frente, le ha arrebatado la alcaldía a CiU en Barcelona, y, de paso, contra Podemos, por su "indefinición" respecto a la apuesta por la independencia de Cataluña. "El 'sí se puede' que se escuchó en la plaza Sant Jaume tiene muy poco que ver con el soberanismo sino que tiene que ver con otras cosas que no menosprecio, pero no con la libertad, el autogobierno y la independencia".

El líder nacionalista que abraza ahora al independentismo pese a que es la máxima autoridad representativa del Estado en Cataluña no quiere mostrarse al margen de la lucha de la que hacen bandera esas candidaturas, la de la justicia social, por lo que ha señalado que, precisamente, los soberanistas quieren separarse de España para poder ser un país más próspero. "Todas las personas que defienden la independencia defienden la justicia", señaló. "El soberanista tiene claro en su alma, corazón y cerebro que las finalidades son estas. No es un soberanismo de cartón piedra, teórico. Es la puesta al servicio de la mejora de condiciones de la vida de toda la población", dijo.

Mas lanza su campaña en solitario

El presidente inició este sábado así su precampaña electoral hacia el independentismo en solitario y que, en su opinión, debe cristalizar con una “victoria de las fuerzas independentistas” en las elecciones “plebiscitarias” –autonómicas- del próximo 27 de septiembre. Mas concurrirá a las elecciones autonómicas catalanas en una plataforma que encabezará sin sus exsocios de Unió. En ese camino “hacia la isla imaginaria de Ítaca –el referente de los nacionalistas catalanes- y hacia un país mejor, que nos compare con Dinamarca y con los estados alemanes más ricos ante la situación de ataques continuos del Estado español”, Mas ha situado a Podemos sin citarlo directamente como el enemigo político de los independentistas que el propio presidente catalán quiere ahora liderar. Mas es consciente de que la candidatura de Podemos, que puede incluirse en la de la plataforma de la monja Teresa Forcades, puede evitar una mayoría absoluta de 68 diputados en el Parlament de los independentistas.

"Los que gritan eso del `Sí se puede´ no son independentistas ni quieren el soberanismo"

Artur Mas, que es el presidente de la Generalitat y máximo representante del Estado en Cataluña, ya no esconde su “pasión” por el independentismo y se ha erigido como “el líder de los soberanistas para lograr un estado catalán propio y con justicia social en Europa que puede, entre otras cosas, pagar las pensiones porque el paro será más reducido en la Cataluña libre que queremos”, ha espetado.

El presidente catalán, en su primer acto de campaña tras la ruptura de la coalición con UDC la semana pasada después de que los democristianos no aceptaran la hoja de ruta unilateral por la independencia que defiende Mas y CDC, ha dicho ante los afiliados de Convergència que es una prueba de que la independencia de Cataluña "va muy en serio. No estamos para cuentos chinos. Hemos metido la marcha directa y lo asumimos. Queremos un país en el que todo el mundo quiera vivir mejor".

 “La independencia de Cataluña va muy en serio”, según Mas

Mas ha iniciado este mediodía su carrera hacia las elecciones del 27 de septiembre con el primer acto de la campaña de CDC, Benvinguts al Futur!, en el que su conferencia se ha basado en un análisis de la situación del independentismo catalán desde la celebración de la consulta inconstitucional del pasado 9 de noviembre y "lo hacemos para ganar, para salir victoriosos". El presidente catalán, que ha asegurado que no siente satisfacción por la ruptura con Unió, ha insistido en que existe una diferencia de fondo que impide seguir unidos, ya que, aunque "una parte sustancial" de UDC sí está por la independencia, otra parte no. En su opinión, es una cuestión que había que "resolver y se tiene que resolver en las urnas. Las cosas van muy en serio".

Artur Mas y Convergència aspiran a liderar el proceso secesionista para separar a Cataluña del resto de España con el riesgo y las incertidumbres que supone como la salida de la Unión Europea, entre otros, después de las elecciones de septiembre que ha planteado con carácter plebiscitario. Mas ha planteado diseñar una candidatura que aglutine aspiraciones soberanistas no sólo de CDC.

Mas asegura que no siente satisfacción por la ruptura con Unió y recalca que existe una diferencia de fondo que impide seguir unidos

Quiere liderar independentistas en la “lista del presidente”

Denominada la “lista del presidente”, se espera que el líder convergente desvele los "conceptos" que defenderá su candidatura con la que aspira seguir liderando el proceso separatista tras el 27-S. El planteamiento de Mas es el de configurar una candidatura transversal que apueste nítidamente por la independencia e incorpore representantes de la sociedad civil. Inicialmente, el presidente perseguía construir una lista en la que tuvieran cabida el resto de fuerzas soberanistas del arco parlamentario catalán pero su propuesta topó con las reticencias de su principal socio, ERC.

Los republicanos, lejos de buscar proximidad con los convergentes después de que éstos hayan dejado en el camino a los democristianos más recelosos del proceso secesionista que se ha iniciado en Cataluña, anunciaron que están dispuestos a dejar de lado sus siglas republicanas para hacer una candidatura lo más transversal posible, "sobrepasando siglas y etiquetas", en palabras de su presidente Oriol Junqueras, y basándose únicamente en un compromiso compartido por un país libre, justo y plenamente democrático, con la voluntad de conseguir grandes consensos.

Artur Mas tiene que convocar las elecciones a principios de agosto si quiere celebrarlas el 27 de septiembre, y la campaña oficial empezaría la noche del 10 al 11 de septiembre, coincidiendo simbólicamente con la Diada de Cataluña y la habitual movilización de las entidades soberanistas en los últimos años. "Es la realidad, la prueba que las cosas van muy en serio, que aquí no estamos para remilgos. Se ha puesto la directa y vamos muy en serio", ha afirmado en su intervención en el primer acto de la campaña 'Bienvenidos al futuro' en un Foment Cultural i Artístic de Molins de Rei lleno de seguidores de Convergència Democràtica. Tras las críticas del líder de UDC, Josep Antoni Duran, Mas ha negado que pusieran un ultimátum a sus socios, y ha remarcado que incluso accedieron a que los democristianos no dilucidaran su compromiso con la independencia hasta después de las elecciones municipales. 

Según Mas, las fricciones con los democristianos no tienen nada que ver con "las formas", que ha criticado Unió, sino con "un tema de fondo"

Mas ha escogido Molins de Rei para dar el pistoletazo de salida a la campaña 'Benvinguts al futur', con la que CDC llevará su mensaje a distintas poblaciones catalanas para intentar que cale su apuesta independentista que aspira a defender el 27-S con una lista transversal abierta a la sociedad civil. Según Mas, las fricciones con los democristianos no tienen nada que ver con "las formas", que ha criticado Unió, sino con "un tema de fondo" que los hasta ahora socios de federación no comparten. "El país no puede ir hacia adelante si no queda resulto en el único lugar en el que puede, en las urnas", ha proclamado Mas, con una gran ovación y aplausos al grito de "'independencia!'".

ERC quiere impulsar otra lista de independentistas sin Mas

Por su parte, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, ha hecho un llamamiento a configurar una "Aliança per la República Catalana" para concurrir a las elecciones de septiembre al margen de la de Artur Mas y Convergència. En un artículo publicado en el diario independentista Ara, el líder republicano atribuye a ERC en esa posible candidatura "un papel central", pero que debería "ultrapasar siglas y etiquetas". El compromiso compartido de la lista que propone iría encaminado a trabajar por "un país libre, justo y plenamente democrático".

Junqueras considera "crucial" que los catalanes y catalanas puedan "sumarse a una opción de cambio" en esos tres ámbitos, que garantice la "voluntad de afianzar grandes consensos" en torno a esos compromisos. Apunta al carácter plebiscitario de los comicios anunciados para el 27 de septiembre, y también constituyente. Esas elecciones serán el "inicio", señala, "de un proceso constituyente" para forzar "el cambio hacia un nuevo país". Un cambio, añade, impulsado por "el independentismo, las izquierdas y los movimientos de regeneración democrática".

Junqueras desarrolla cinco puntos programáticos que, como mínimo, deberían compartir quienes formaran parte de esa lista: “independencia, República y proceso constituyente; tolerancia cero con la corrupción y el fraude; lucha contra el paro, la pobreza, la desigualdad, el fracaso escolar y la precariedad; desarrollo eficiente y sostenible, y República catalana laica, plural y cohesionada”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba