CASO PÚNICA

Suiza cierra su investigación sobre Granados y Marjaliza para remitir el sumario a España

Las pesquisas de las autoridades de Berna fueron las que alertaron a Anticorrupción sobre los sospechosos movimientos de fondos de los 'cabecillas' de la Púnica en el UBS de Ginebra. Han detectado al menos cinco cuentas en entidades helvéticas.

Francisco Granados es trasladado en un vehículo policial tras ser detenido en octubre.
Francisco Granados es trasladado en un vehículo policial tras ser detenido en octubre. EFE

Suiza pasa el testigo. La investigación iniciada por las autoridades de Berna a finales de diciembre de 2013 sobre las cuentas abiertas en bancos del país centroeuropeo por Francisco Granados y su socio, el constructor David Marjaliza, ha terminado. La justicia helvética considera que al no tener ninguno de los dos la nacionalidad helvética y estar siendo objeto de otro proceso por los mismos hechos en su país de origen, España, ya no son competentes para continuar con unas pesquisas en las que investigaban un delito de blanqueo "agravado". Eso sí, el cierre de la diligencias abiertas allí ha supuesto también el traslado completo a la Audiencia Nacional de la documentación sobre los presuntos cabecilas de la trama Púnica recopilada por sus agentes en este año y medio. Miles de folios calificados por fuentes cercanas a la investigación como "muy valiosos" que ya obran en manos del juez Eloy Velasco y de los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

La investigación de Suiza ha permitido detectar al menos cinco cuentas en Suiza a nombre de Granados, su socio y dos empresas 'pantalla' costarricenses

Entre la información remetida se encuentran nuevos datos sobre los movimientos de las cuentas que tanto Granados como Marjaliza tuvieron en entidades financieras helvéticas a su nombre, al de empresas 'pantallas' y al de presuntos testaferros, así como el contenido de cajas de seguridad. En una de estas últimas se encontraron recientemente numerosas obras de arte, entre ellas varias que supuestamente habían sido vendidas por el empresario en una operación que sirvió para camuflar una operación de blanqueo de 4,2 millones de euros en el verano de 2013 con escala en Singapur.

En un primer momento, las autoridades helvéticas detectaron únicamente dos depósitos abiertos en el UBS de Ginebra. Se trataba de una abierta a nombre del que fuera alcalde de Valdemoro (Madrid) y de su mujer, María Nieves Alarcón, tambén imputada, en la que el matrimonio tenía unos 320.000 euros. La segunda era de su socio y atesoraba más de 4 millones de euros. Marjaliza tenía dicha cuenta a nombre de una empresa 'pantalla' costarricense, Sheraton Trading SA, creada en febrero de 2006. Fueron precisamente las sospechosas entradas y salidas 'paralelas' de fondos de ambas las que llevaron a las autoridades helvéticas a iniciar las pesquisas en torno a los dos ciudadanos españoles. 

Cuentas en el UBS y en el BNP Paribas

Sin embargo, en aquella primera relación de depósitos bajo investigación no estaban otras cuentas abiertas por ambos en Suiza. En concreto, en una sucursal del BNP Paribas en el país centroeuropeo. En el caso de Granados, se trataba de un depósito con 1,5 millones de euros que en un primer momento las autoridades de Berna no relacionaron con las suspuestas actividades de blanqueo detectadas. Sin embargo, en España ya se conocía su existencia y, de hecho, su salida a la luz en febrero de 2014 obligó al que fuera secretario general del PP madrileño a presentar su dimisión como senador.

Suiza empezó a investigar por las sospechosas entradas y salidas 'paralelas' de fondos detectadas en las dos cuentas de Granados y Marjaliza en el UBS 

La de Marjaliza en el BNP Paribas estuvo abierta al menos entre febrero de 2003 y mayo de 2006 a su nombre y al de su mujer, Adela Cubas, también imputada en la causa. Tres años en los que el constructor hizo en la misma una treintena de ingresos por más de 4,1 millones de euros. Poco antes de realizar el último movimiento, abrió la de UBS a nombre de la mercantil Sheraton Trading SA que sí detectaron las autoridades helvéticas y que hasta junio de 2011 había recibido a su vez aportaciones por más de 5,75 millones de euros.

Cuatro cuentas que, sin embargo, la investigación demostró que no eran las únicas. De hecho, ya se ha detectado una quinta, esta vez a nombre de una segunda sociedad 'pantalla' del socio de Granados. Se trata de Droz & Co SA, una compañía inscrita el 19 de septiembre de 2006 en el registro mercantil de Costa Rica aprovechando la laxa legislación de este país centroamericano en materia financiera. Según fuentes cercanas a la investigación, la misma figura desde 2007 como titular de otro depósito en Suiza, también en el UBS, cuyo beneficiario final es Marjaliza. La sospecha es que no será la última. De hecho, los agentes de la UCO rastrean precisamente estos días la documentación remitida por las autoridades de Berna tras cerrar su sumario. Buscan otros depósitos a nombre de testaferros tanto en bancos helvéticos como en paraísos fiscales.

EL ANTECEDENTE DE LA 'VISA' DE BÁRCENAS

El 'caso Púnica' no es el primero en el que la iniciativa investigadora de las autoridades suizas se convierte en capital para un sumario en España. Ocurrió en el 'caso Gürtel' y, más en concreto, en las pesquisas que permitieron destapar la fortuna oculta de Luis Bárcenas en el país helvético. En 2010, la Unidad de Inteligencia Financiera de Berna informó al Servicio Ejecutivo de Prevención contra el Blanqueo de Capitales (SEPBLAC) español de que el extesorero del PP había solicitado al Dresdner Bank de Ginebra, donde tenía una millonaria cuenta a nombre de una empresa pantalla, una tarjeta de crédito con un límite mensual demasiado alto: 25.000 euros. Según se detallaba en un informe de la UDEF que posteriormente se incorporó a la causa, el político conservador lo hizo el 12 de febrero de aquel año, cuando ya estaba imputado en el sumario de la Gürtel

Dicha petición fue rechazada por la entidad "al comprobar ésta que dicha persona estaba involucrada en una investigación judicial en España". Inmediatamente después, el banco informó a las autoridades antiblanqueo del país helvético, que, a su vez, hicieron llegar al SEPBLAC el dato protagonizado por dicho ciudadano español. El 25 de febrero, sólo trece días después de la solicitud del extesorero para conseguir la tarjeta de crédito, el órgano de prevención del blanqueo de dinero español emitía la nota 711/10 en el que alertaba a la Policía de sus sospechas."De dicha información podemos concluir que Luis Bárcenas tiene intereses económicos en el exterior, y que se concretan en posiciones bancarias en una entidad financiera ubicada en Suiza de la que es beneficiario económico", destacaba el SEPBLAC en su escrito antes de añadir que el extesorero "dispone de un gestor financiero, ubicado también Suiza, de su confianza con el que realiza las operaciones".

Todos estos datos fueron incorporados a su vez por la UDEF a un informe que remitió el 25 de marzo de 2010 al Tribunal Supremo, encargado entonces de instruir la causa contra el extesorero del PP por su condición de aforado. Fue dicho documento policial el que motivó poco después la petición de cooperación judicial a las autoridades judiciales. Fue el inicio de las comisiones rogatorias que destaparon su fortuna oculta.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba