EL SUMARIO DEL 'CASO PÚNICA'

Hacienda destapa el patrimonio irregular de Granados: "Tiene fuentes de ingresos desconocidas"

La Agencia Tributaria remite al sumario del 'caso Púnica' varios informes que desmenuzan las retribuciones, gastos y propiedades del exdirigente del PP en Madrid con conclusiones demoledoras.

El exconsejero de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados.
El exconsejero de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados. EFE

Entre 2003 y 2013, Francisco Granados recibió como retribución oficial por el desempeño de sus diferentes cargos públicos una cantidad ligeramente superior al millón de euros. Una importante cifra que, sin embargo, no pareció ser suficiente para mantener el elevado nivel de vida que tanto él como su mujer, María Nieves Alarcón, también imputada en el 'caso Púnica', mantuvieron en esos once años. De hecho, los primeros informes de la Agencia Tributaria incorporados al sumario del 'caso Púnica', y a los que ha tenido acceso Vozpópuli, muestran abiertamente la sospechas de los expertos de Hacienda sobre el origen real de los fondos que el que fuera secretario general del PP madrileño manejó durante aquellos años: "El matrimonio dispone de otras fuentes de ingresos que resultan por ahora desconocidas", concluyen.

Entre 2003 y 2013, Granados recibió como retribución por sus cargos públicos algo más de un millón de euros. Pese a ello Hacienda no se explica su patrimonio  

Granados pasó de ganar algo más de 55.000 euros como alcalde de Valdemoro en 2003 a ingresar 85.675 euros en 2004 como integrante del Gobierno de Esperanza Aguirre tras el célebre 'tamayazo'. A partir de ese año, sus ingresos oficiales se mantuvieron en torno a los 100.000 con un pico de 118.034 euros en el año 2008. Cuando dejó su puesto en el Ejecutivo regional y pasó al Senado, sus retribuciones se redujeron de manera significativa, ya que pasó a percibir algo más de 60.000 euros por su escaño en la Cámara Alta y 19.453 euros de la Asamblea de Madrid en 2012. Cifras que registraron una subida al año siguiente hasta un total de 83.318,20 euros. Por su parte, su mujer recibió esos años retribuciones de hasta siete pagadores distintos, algunas de menos de 100 euros, por las que sólo un año, 2008, curiosamente el año de más ingresos de su marido, superó los 40.000 euros.

Con estos ingresos, el matrimonio consiguió amasar un importante patrimonio inmobiliario. Así, la Agencia Tributaria constata que la pareja es propietaria en la actualidad de tres viviendas en Valdemoro de 350, 127 y 163 metros cuadrados y que, además, tuvo dos pisos de lujo en Marbella que vendió. También figuran como titulares de cinco almacenes o aparcamientos, cinco solares urbanos de entre 500 y 600 metros cuadrados y dos terrenos rústicos que suman más de 10.000 metros cuadrados, todos ellos en el término del municipio en el que Granados fue regidor. Además, en el sumario se recoge el intento del matrimonio en 2005 de levantar una vivienda unifamiliar de tres plantas. Según el visado solicitado, sólo las obras iban a costar cerca de medio millón de euros, sin contar la finca sonde se iba a edificar. Finalmente, no se llevó a cabo porque transcendió a la opinión pública.

Sus 'pelotazos' urbanísticos

Lo que sí pudieron concretar fueron varios 'pelotazos' urbanísticos, todos ellos en 2007. Entre ellos destaca el que dieron al vender a Servicios Logísticos Inmobiliarios, una sociedad controlada por su amigo y también imputado en el 'caso Púnica', David Marjaliza, cuatro de las cinco parcelas que poseían en el llamado sector R2 Canto Negro de Valdemoro, unos terrenos que habían sido recalificados, precisamente, durante la etapa de Francisco Granados como alcalde de la localidad. De aquella venta, el dirigente 'popular' y su esposa lograron una plusvalía cercana a los 1,44 millones de euros, ya que el precio que obtuvieron era más de diez veces el de la adquisición. Esa mismo año y en un sólo día, el 31 de agosto, la pareja vendió un inmueble por 672.000 euros que ocho años antes le había costado únicamente 62.000 euros, y otro por 558.000 euros que compró siete años antes por 53.000 euros. En total, 1,1 millones de euros de beneficios en pocas horas.

En 2008, las cuentas bancarias de Granados acumulaban un saldo superior a 1,4 millones de euros. Tras su salida del Gobierno regional éste descendió sensiblemente

El informe de Hacienda también destaca los elevados saldos que llegaron a acumular la docena de cuentas a nombre de Granados cuando éste era consejero de Presidencia, Justicia e Interior del gobierno de Esperanza Aguirre. Así, llegó a tener en 2008 algo más de 1,4 millones de euros, cifra que se mantuvo por encima del millón de euros hasta 2011. Curiosamente, cuando abandonó su cargo en el Ejecutivo regional, estas cifras comenzaron a reducirse de manera sensible hasta acabar en 2013 con 'sólo' 726.000 euros. Con esas cantidades a su disposición, el político y su mujer se permitieron el lujo en 2009 de invertir de golpe cada uno nada menos que medio millón de euros en adquirir Letras del Tesoro. Además, la Agencia Tributaria detalla el amplio parque móvil con el que contaban, y que se componía de dos motocicletas, un BMW 530, un Audi A5, un Mercedes 180, un Mini Cooper y un todoterreno Volkswagen Touareg.

Con todo ello, los resultados de las declaraciones de la renta del matrimonio fueron también llamativos. En nueve de los ejercicios de los que constan los datos en el informe de Hacienda, a Granados le salió a devolver en siete y sólo en dos tuvo que pagar, uno de ellos coincidiendo con sus 'pelotazos' urbanísticos. De los primeros, destacan el periodo 2009 a 2011, en cada uno de los ejercicios la Agencia Tributaria tuvo que rembolsarle más de 5.000 euros. En el extremo opuesto, el 2013, cuando sólo le devolvió 221 euros. A la hora de pagar, en 2007 tuvo que ingresar al fisco algo más de 3.000 euros y, al año siguiente, cerca de 196.000 euros. En el caso de su mujer, se repiten los ejercicios en los que le devolvió dinero Hacienda y en los que tuvo que pagar. De los 6.219 euros que el Estado tuvo que restituirle en 2011 a los 86.691 que ella tuvo que abonar en 2008, el año en el que su pareja también tuvo que ingresar en las arcas públicas una cifra elevada.

Con estos datos sobre la mesa, la Agencia Tributaria concluye que no le 'cuadran' las cifras. En uno de sus informes remitidos al juez Eloy Velasco, los expertos de Hacienda destacan que "la renta disponible anual que resulta del estudio de los datos económicos disponibles acerca del matrimonio por Francisco Granados Lerena y María Nieves Alarcón Castellanos en los 2003, 2004, 2005, 2006 y 2010 resulta ser de muy escasa cuantía o, incluso, negativa, lo cual es un indicio de que el matrimonio dispone de otras fuentes de ingresos que resultan por ahora desconocidas". Eso sí, lo que también tienen claro es que nunca declaró las dos cuentas que tenía a su nombre en el banco USB de Ginebra y que tampoco se acogió a la amnistía fiscal de Cristóbal Montoro para regularizar el dinero que atesoró en ellas.

EL ANÓNIMO QUE DESTAPÓ LA TRAMA

Antes de que llegase a España la petición de ayuda de las autoridades de Suiza para investigar los sospechosos movimientos que registraban las cuentas que Francisco Granados y su socio, David Marjaliza, tenían en el país helvético, la Justicia española contó con una primera pista sobre las irregularidades cometidas por el que fuera exsecretario general del PP madrileño. Se trató, en concreto, de una carta anónima que llegó a la Fiscalía Anticorrupción el 20 de marzo de 2013, y en la que se denunciaba que Granados utilizaba la empresa Waiter Music, investigada ahora en el 'caso Púnica, para enriquecerse de modo irregular. Según la misiva, dicha sociedad organizaba "las fiestas patronales de la mayoría de los grandes municipios de Madrid por decreto", ya que "Francisco Granados se dedica a llamar a los alcaldes para 'asesorar' y ya de paso llevar a cabo unos contratos muy sobrellevados, en donde una cantidad sobrante vuelve al partido". El denunciante anónimo reconocía dedicarse "al mismo sector" que la mercantil denunciada y haber perdido "bastantes contratos con incluso la contrariedad y obligatoriedad de que a algunos alcaldes no les gusta cómo trabaja Waiter Music".

En un primer momento, Anticorrupción remitió la denuncia a la Guardia Civil, que, pese al carácter desconocido de su autor, creyó encontrar indicios de irregularidades tras unas primeras pesquisas. La carta también fue enviada por la Fiscalía a la célebre Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF), que emitió un informe en el que concluía que no encontraba ninguna vinculación entre Waiter Music y el político del PP. No obstante, en el mismo informe, la Policía recogía que la empresa ahora bajo sospecha había sido adjudicataria de varios contratos de ayuntamientos de la Comunidad de Madrid por un total de 1,6 millones entre los años 2011 y 2013. Sin embargo, no continuó con las investigaciones para determinar si existían ilegalidades en el mismo. La posterior recepción de la petición de ayuda de Suiza con los datos de las cuentas helvéticas de Granados y Marjaliza hizo que el caso fuera judicializado en la Audiencia Nacional y que se hiciera cargo del mismo la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba