EL SUMARIO DEL 'CASO PÚNICA'

La 'suerte' de Marjaliza: poseía una administración de lotería para 'cazar' décimos premiados y blanquear

La investigación apunta a que con este local, situado en Valdemoro, se hizo con los ocho billetes con los 'lavó' 257.412 euros entre 2004 y 2006. Además, había adquirido en 2008 una empresa de apuestas deportivas con la que pretendía abrir salones recreativos en todas las ciudades del Sur de Madrid supuestamente con idéntico fin.

David Marjaliza junto a Granados, en una de las pocas imágenes que existen de él.
David Marjaliza junto a Granados, en una de las pocas imágenes que existen de él.

David Marjaliza Villaseñor, el socio de Francisco Granados, no dejó nada al azar. Ni siquiera su suerte. La investigación del 'caso Púnica' ha destapado finalmente cómo el constructor y amigo del exdirigente del PP madrileño consiguió ser agraciado con hasta ocho premios de lotería entre 2004 y 2006: una de sus empresas gestionaba una administración de lotería en Valdemoro, la localidad madrileña de 70.000 habitantes convertida en auténtico epicentro de la trama. Las pesquisas apuntan que a través de ella consiguió los décimos premiados con los que presuntamente blanqueó 257.412 euros en aquellos tres años. No era la única forma de 'lavado' ligada al juego que supuestamente utilizaba el empresario, ya que también había adquirido un empresa de apuestas deportivas presuntamente con idéntico fin, según confirman a Vozpópuli fuentes cercanas a la investigación. Ambas sociedades fueron intervenidas por orden del juez Eloy Velasco el pasado mes de octubre, el mismo día que fueron detenidos Marjaliza y Granados.

La administración de lotería figura a nombre de la empresa Lizamar SL, en la que el propio Marjaliza figuró como apoderado hasta abril de 2014

La sospechosa 'suerte' de Marjaliza apareció nada más iniciarse, en febrero de 2014, las pesquisas. Ese mismo mes la Agencia Tributaria emitía un primer informe sobre las finanzas del empresario en el que se destacaba que éste había ganado entre 2004 y 2006 seis premios de la Lotería Nacional y otros dos de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE). Gracias a esta supuesta racha de fortuna, el socio del político 'popular' recibió premios que iban desde los 5.840,95 euros que declaró haber ganado con un décimo en octubre de 2003 y a los 66.000 euros con los que aseguró haber sido afortunado en febrero de 2003 con el 'cuponazo'. Los otros seis premios ascendieron a 64.616,56 euros, 33.701,88, 20.000, 17.250,69, 17.005,96 y 33.000 euros. En total, 257.412 euros fruto supuestamente del azar.

Tanta fortuna con los juegos en tan poco tiempo levantó la sospecha de los investigadores que centraron parte de las pesquisas en determinar cómo supuestamente consiguió hacerse con dichos décimos premiados, una de las formas tradicionales de blanqueo de dinero negro junto a la compraventa de obras de arte. La respuesta la encontraron en la propia estructura empresarial del socio de Granados, una de cuyas empresas gestiona, precisamente, una administración de lotería de Valdemoro. Se trata de Lizamar SL, mencionada en otro informe de la Agencia Tributaria presente en el sumario del 'caso Púnica' como parte de la trama de sociedades del constructor. Dicha mercantil no aparece a su nombre sino a la de otra de las empresas de la red, Nexus Gestión de Activos SL, que a su vez está bajo control de dos sociedades más, una de la mujer del propio Marjaliza, Adela Cubas, también imputada en la causa, y otra a nombre del padre de él.

No obstante, el propio David Marjaliza figuró como apoderado de Lizamar hasta abril de 2014, aunque la administración de lotería era atendida por un familiar del propio empresario, según fuentes cercanas a la investigación. El informe de la Agencia Tributaria sobre dicha mercantil destaca que a su nombre el empresario había 'camuflado' la titularidad de seis cuentas bancarias, un vehículo y, al menos, un inmueble, además del "despacho de loterías con papelería" en Valdemoro donde supuestamente consiguió hacerse con los décimos premiados. Además, la empresa le servía para tener una cartera de "valores mobiliarios" que los expertos de Hacienda no concretan.

Y, además, apuestas deportivas

Lizamar SL no era, sin embargo, la única incursión empresarial de Marjaliza en el negocio de los juegos de azar. Una segunda empresa de su entramado tenía también un objeto social similar y, más en concreto, las apuestas deportivas. Se trata de Thupkal Games SL, una mercantil que controlaba a través de otra sociedad, Aruba Gestión SL, y uno de sus presuntos testaferros. Con la misma, el socio de Francisco Granados poseía salones de juegos recreativos, así como "valores mobiliarios", varios vehículos y una veintena de cuentas bancarias. Cuando en 2008 se hizo formalmente con el control de dicha sociedad, el propio Marjaliza publicó un comentario en su página web personal en la que presumía de esta inversión en una empresa que, en sus propias palabras, "tiene vocación de constituirse en una empresa puntera en el Sur de Madrid en materia de ocio y entretenimiento y nos aprestaremos a ello en los próximos años". La adquisición la enmarcó en lo que calificó como "plan estratégico de diversificación empresarial" que había iniciado para sus negocios un año antes.

En 2008 se hizo con el control de Thupkal Games SL, con la que pretendía abrir salones de apuestas deportivas en todas las ciudades de más de 25.000 habitantes del Sur de Madrid

De hecho, poco después, presumía en la misma web del proyecto de expansión que tenía previsto para Thupkal Games SL y que había iniciado con la apertura de un segundo salón "de ocio recreativo y apuestas deportivas" en la localidad madrileña de Pinto, muy cercana a Valdemoro. En aquella nota, aseguraba que el local iba a contar "con las más modernas instalaciones y maquinaria y ofrecerá servicios de restauración a la vez que se pueden realizar apuestas o jugar con las máquinas recreativas". Era el primer paso de un plan con el que pretendía "abrir, por lo menos, un centro en cada localidad de más de 25.000 habitantes del Sur de Madrid". Sin embargo, los investigadores sospechan que detrás de esta nueva línea de negocio se escondía, en realidad, el supuesto interés de Marjaliza de blanquear más fondos de sus supuestas actividades delictivas. La administración de lotería parecía habérsele quedado pequeña.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba