EL ÚLTIMO GOLPE A LA CORRUPCIÓN

La UCO halla la conexión entre la Operación Púnica y la Gürtel: un pelotazo urbanístico de Valdemoro

La Guardia Civil reclama a la Dirección General de Urbanismo de la Comunidad de Madrid el expediente del plan urbanístico aprobado por el ayuntamiento de la localidad en 2006 para el barrio de Las Zanjas Norte que permitió al constructor David Marjaliza, amigo de Granados y cerebro de la trama, multiplicar por tres sus beneficios en una promoción de 693 viviendas. Ruz ya pidió en 2013 información sobre la misma.

Una empresa: Vancouver Gestion SL. Una promoción: 693 viviendas en el barrio de Las Zanjas Norte, de Valdemoro. Y dos causas contra la corrupción conectadas: la Operación Púnica y el caso Gürtel. La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil centra parte de la investigación sobre la trama de corrupción liderada por Francisco Granados y su amigo el constructor David Marjaliza en un 'pelotazo' urbanístico que tuvo como protagonista a este último y sobre el que hace sólo año y medio el juez Pablo Ruz pidió información dentro de las pesquisas sobre la trama de Francisco Correa. Se trata de la contrucción de pisos en uno de los ensanches de esta localidad del sur de Madrid (70.000 habitantes) de la que fue alcalde durante una legislatura el exsecretario general del PP de Madrid, y cuyo plan modificó el equipo de Gobierno del PP de modo sospechoso. Un cambio que hizo que el empresario señalado como 'cerebro' de la red de corrupción ahora desmantelada consiguiera multiplicar por tres sus beneficios.

La Guardia Civil ha acudido a la Dirección General de Urbanismo de la Comunidad de Madrid a pedir el expediente R9N sobre dicho plan urbanístico 

La documentación sobre dicho pelotazo fue reclamada el pasado martes por agentes de la UCO a la Dirección General de Urbanismo y Estrategia Terrotorial, un organismo dependiente de la Consejería de Medio Ambiente donde los ayuntamientos de la región deben depositar copia de sus planes urbanísticos. Los agentes quieren analizar el expediente R9-N de fecha del 30 de noviembre de 2006 que fija dicho desarrollo porque sospechan que fue uno de los 'pelotazos' urbanísticos que permitieron tanto al constructor como a su amigo político, que entonces era consejero del Gobierno de Esperanza Aguirre aunque su peso en las decisiones del Ayuntamiento era considerable, conseguir parte del dinero que luego acabó en las cuentas en Suiza ahora descubiertas. De hecho, la Guardia Civil tiene abierta una línea de investigación en la que rastrea, precisamente, operaciones sospechosas de haber sido utilizadas por Granados desde que fue elegido alcalde en 1999, para enriquecerse supuestamente de modo ilícito.

Éste era, de hecho, un pelotazo urbanístico que ya provocó en su día una importante polémica en el Ayuntamiento de Valdemoro, donde la oposición ejercida por el PSOE la denunció de manera pública en mayo de 2010. Entonces, los socialistas cifraron el 'pelotazo' en más de 15 millones de euros, ya que las 693 viviendas a construir en aquellos terrenos habían sido calificadas en el plan urbanístico original como de protección pública básica, es decir, las más baratas. Sin embargo, la mayoría absoluta del PP en el consistorio le permitió entonces cambiar dicha calificación por la categoría de viviendas de precio limitado, lo que elevaba el precio de las mismas y, por consiguiente, el beneficio de los constructores.

Marjaliza, dueño del 60% de los terrenos

Según las estimaciones realizadas entonces por la oposición municipal, aquella decisión encarecía cada piso en 40.000 euros, lo que dispara el beneficio del promotor de los 6 millones previstos inicialmente a 21 millones, más del triple. El principal beneficiado del cambio fue, precisamente, Marjaliza, que era propietario del 60% de los suelos de Las Zanjas Norte. La oposición denunció entonces que la modificación que permitió el pelotazo urbanístico se hizo sin informe previo de la comisión regional de urbanismo, pese a que la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid así lo exige para aquellos cambios que alteran los llamados usos pormenorizados. Cuando el asunto fue llevado por el PSOE a la Asamblea de Madrid, los 'populares' vetaron con su mayoría absoluta cualquier pregunta sobre la cuestión.

En mayo de 2013, Ruz pidió a la constructora de Marjaliza información sobre la compraventa de aquella parcela y su relación con una sociedad de la Gürtel

Las supuestas irregularidades parecieron caer entonces en el olvido. Sin embargo, el 6 de mayo de 2013 el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, Pablo Ruz, resucitaba las sospechas sobre la operación con un auto dictado en el transcurso de la investigación del 'caso Gürtel'. Ese día, el magistrado ordenaba diferentes diligencias para aclarar varios 'pelotazos' urbanísticos realizados por la trama de Francisco Correa en la Comunidad de Madrid. Para ello, y a petición de la Fiscalía Anticorrupción y de los expertos de la Agencia Tributaria, envió diferentes requerimientos de información a varios bancos en relación con dos operaciones urbanísticas. Una de ellas era la promoción de Las Zanjas Norte de Valdemoro.

En concreto, el juez Ruz solicitaba a la empresa Vancouver Gestión SL, propiedad de Marjaliza e investigada ahora en la 'Operación Púnica', que le remitiera toda la documentación relativa a la compraventa de la parcela así como sus operaciones con la constructora Teconsa, una de las más importantes implicadas en la trama Gürtel. En el sumario sobre la red de Correa ya había aparecido para entonces el nombre del constructor ahora detenido. En una de las conversaciones incorporadas a la causa, se escuchaba a un directivo de la constructora Dico afirmar al exconcejal de Majadahonda Juan José Moreno, uno de los ediles que destapó el escándalo, que "Marjaliza es el tapado de Granados". Ahora, sin embargo, con ambos al descubierto, el golpe policial que ha permitido su detención ha encontrado su conexión con la Gürtel en uno de sus pelotazos urbanísticos.

UNA CALLE EN HONOR DEL ALCALDE GRANADOS

En diciembre de 2009, el Ayuntamiento de Valdemoro decidió rendir homenaje a los tres alcaldes que había tenido la localidad en democracia hasta aquel momento dedicándoles una calle a cada uno. Uno de los que recibió ese honor por un Consistorio en el que el PP llevaba ya diez años de mayorías absolutas fue, precisamente, Francisco Granados. Los otros dos fueron el socialista José Huete y el dirigente local de la UCD Antonio Pariente. Curiosamente, la vía que recibió el nombre del exsecretario general de los 'populares' madrileños se encuentra en el barrio de Las Zanjas Norte, donde se levanta la promoción urbanística que se investiga tanto en la Operación Púnica como en el caso Gürtel. La misma va desde la calle Agustina de Aragón a la Avenida de los Reyes Católicos, y es continuación de la dedicada a María Moliner. Además, se ve atravesada por otras vías dedicadas a personajes ilustres, como Narváez y Diego de Almagro. Todo un honor enclavado en pleno 'pelotazo' para alguien que ya ha pasado dos días en los calabozos de la Guardia Civil imputado de una decena de delitos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba