LA RESACA ELECTORAL

Púnica, Gürtel, Edu, los ERE, Pujol... ¿A quién quitó votos la corrupción?

Los votantes de los ayuntamientos afectados por escándalos políticos en los últimos años han tenido un comportamiento muy desigual. En algunos municipios los partidos salpicados han revalidado hasta mayorías absolutas. En otros, se hunden.

Francisco Granados, en una imagen de archivo en su etapa de consejero de la Comunidad de Madrid.
Francisco Granados, en una imagen de archivo en su etapa de consejero de la Comunidad de Madrid. EFE

La corrupción, una de las mayores preocupaciones de los españoles según las encuestas del CIS, ha tenido paradójicamente una influencia muy desigual en las urnas este 24-M. Mientras el 'caso Púnica', que desmanteló la trama encabezada por el que fuera número 2 del PP en Madrid, Francisco Granados, se ha llevado por delante un buen puñado de votos en cuatro de seis municipios madrileños donde se detuvo a alcaldes; la Gürtel, pese a la incesante actividad judicial, parece estar ya en el olvido de los electores. Tampoco el caso de los ERE y la Operación Edu, que han salpicado de modo directo a la Junta de Andalucía pero no a consistorios, han modificado el sentido de los sufragios. Y el alcance de otros como la 'Operación Tosca', el 'Ritaleaks' o el 'caso Pujol' también ha sido muy dispar.

En Valdemoro, epicentro de la Púnica, el PP gobernaba con mayoría absoluta desde 1999. Ahora no sólo pierde ésta, sino que Ciudadanos se convierte en la lista más votada

El caso más llamativo de influencia de la corrupción el 24-M ha sido Valdemoro, la localidad del sur de Madrid convertida en el auténtico epicentro de la trama Púnica y donde el PP ha gobernado con mayoría absoluta desde 1999. Dos de sus tres últimos regidores, entre ellos Granados, fueron detenidos en octubre pasado. El tercero, José Miguel Moreno Torres, ha evitado de momento su imputación por su condición de aforado como parlamentario regional. Ahora lo ha dejado de ser. Aquí el PP no sólo ha perdido el poder absoluto, sino que incluso ha dejado de ser la fuerza más votada. Ciudadanos ha irrumpido con 6 concejales, por 5 de los 'populares', que se tienen que conformar con empatar en número de representantes con PSOE y Ganemos Valdemoro. En 2011 había obtenido 14.

Algo parecido le ha ocurrido a los socialistas en Parla, donde no sólo la Púnica, sino también el escándalo del tranvía, ha provocado una debacle para el PSOE. Esta localidad de 124.000 habitantes, y donde Tomás Gómez consiguió antaño porcentajes récord de apoyo, ha visto cómo de los 11 escaños de 2011 ha pasado a sólo 5 ediles. Una escisión del partido encabezada por Beatriz Arceredillo, la sustituta del detenido alcalde José María Fraile, se hizo con 6 representantes, igual número de Cambiemos Parla. IU consigue tres. El PP, con siete, queda lejos de los 11 que había logrado en los anteriores comicios locales, cuando 'tuteó' al PSOE en su feudo. También importante descenso de apoyos para los 'populares' en Collado-Villalba, donde la Púnica se llevó por delante a su alcalde. De 14 concejales y holgada mayoría absoluta, ha pasado a sólo 9, con una pérdida del 20% de los sufragios. PSOE e IU no han sido, sin embargo, beneficiados por esta caída, ya que ambos pierden un puesto en el consistorio, quedando en 5 y 2, respectivamente. Los grandes ganadores han sido Ciudadanos, con 4 representantes y Cambiemos Villalba, con 5 concejales y a punto de arrebatarle el segundo puesto a los socialistas.

Mantener mayorías absolutas

En el municipio madrileño de Serranillos del Valle, donde gobernaba la formación Unión de Demócratas Madrileños, este partido ha desaparecido del panorama local después de la detención en Púnica de su alcalde, Antonio Sánchez. El PP ha sido el gran beneficiado, ya que ha mantenido sus cinco concejales con un ligero ascenso de votos, mientras los socialistas mantienen su único representante y entran Cambiemos y la formación Transparencia y Democracia. Finalmente, en Casarrubuelos, el efecto ha sido menor si cabe. De hecho, en esta última localidad el PP ha pasado de tener 4 a conseguir 5 pese al arresto del que fuera su alcalde, David Rodríguez. Los grandes perjudicados han sido la formación Agrupación Vecinal de Casarrubuelos, que ha perdido sus dos representantes. Paradójicamente, los 'populares' no conseguirán el bastón de mando, ya que IU ha logrado el mismo número de representantes y puede pactar con el único representante del PSOE. En Torrejón de Velasco el tsunami de la Púnica no ha tenido efectos tan devastadores. En este municipio, donde el PP obtuvo en 2011 una abrumadora mayoría absoluta con 8 concejales y el 62% de los votos, ha perdido sólo dos representantes que han ido a parar al PSOE (que ahora suma 2 ediles) y a una nueva formación. El que conservará la mayoría absoluta pese a haber pasado por la cárcel por Púnica es el expresidente de la Diputación de León y exmiembro del PP, Marcos Martínez Barazón. Obligado a dimitir de primer edil de Cuadros (León) tras su arresto, creó su propio partido, la Agrupación Independiente de Cuadros, y ha conseguido cinco representantes.

El expresidente de la Diputación de León, detenido en Púnica, montó un nuevo partido y se ha hecho con la mayoría absoluta del pueblo de Cuadros, donde era alcalde con el PP

El caso Gürtel, destapado en febrero de 2009, pero de plena actualidad por el final de una parte de la investigación judicial y el 'caso Bárcenas', parece haber pasado al olvido para los electores, al menos en la Comunidad de Madrid, donde el PP ha conservado feudos salpicados por aquel escándalo. Incluso, ha mejorado resultados. Es el caso de Boadilla del Monte, para muchos uno de los epicentros de la trama de Francisco Correa, y donde el PP no sólo mantiene la mayoría absoluta, sino que la refuerza con un edil más y un mayor número de votos. En Pozuelo de Alarcón, donde fue alcalde Jesús Sepúlveda, el marido de la exministra Ana Mato, pierde tres concejales, pese a lo cual los 'populares' conservan la mayoría absoluta con 14 ediles. En Majadahonda, se mantiene como la fuerza más votada con diferencia, pero pasa de la mayoría absoluta de 14 representantes a 11 concejales, insuficiente para gobernar. Un escenario parecido al de Arganda del Rey, donde la Gürtel dio supuestamente su mayor pelotazo urbanístico. En esta localidad, el PP pierde cuatro de sus ediles y queda en difícil situación para poder mantener la alcaldía.

En Valencia, donde a la trama de Correa se suma a otros escándalos, la corrupción parece haber tenido mucha más influencia. Siendo uno de los principales feudos de los 'populares', los resultados en la Comunidad y el Ayuntamiento de la capital son de auténtica debacle. Alberto Fabra, que tenía 55 de los 99 escaños del Parlamento autonómico se queda con sólo 31, mientras ve cómo PSOE (23), Compromís (19) y Podemos (13) abren la puerta a un tripartito de izquierdas. A su compañera Rita Barberá no le ha ido mejor. El escándalo sobre sus gastos de representación le ha dejado con sólo 10 concejales, sólo uno más que Compromís. Y en Alicante, donde su anterior alcaldesa, Sonida Castedo, acumulaba escándalos, los conservadores han perdido 10 de los 18 ediles que tuvieron en la legislatura anterior y que les permitió tener una amplísima mayoría absoluta. Otro ejemplo parecido es el de Xátiva, sacudida durante la campaña por la polémica de las supuestas grabaciones en las que se escucha al hasta ahora alcalde Alfonso Rus (PP) contar dinero de supuestas comisiones. Aquí el PSOE ha obtenido siete concejales, dos más que el PP, quien dice adiós a dos décadas de mayorías absolutas.

Sin noticia de los ERE

En Andalucía, sin embargo, los escándalos que han sacudido en los últimos meses a la Junta gobernada por los socialistas parecen haber pasado totalmente inadvertidos. Bien es cierto que ni el 'caso de los ERE' ni la 'Operación Edu', ni la 'Operación Barrado', estas dos últimas contra el fraude en los cursos de formación, han salpicado directamente a ayuntamientos, sino al Ejecutivo regional del PSOE. Sin embargo, los resultados de los socialistas hablan por si sólos: ha conseguido 4.081 concejales frente a los 2.631 del PP. Unas cifras que le dan 330 mayorías absolutas y 107 relativas. En total, Susana Díaz y los suyos podrán gobernar en 437 ayuntamientos, frente a los 141 en los que lo harán los 'populares'. De hecho, estos últimos han perdido la mayoría absoluta en las ocho capitales de provincia. En Sevilla, donde el 'caso Enredadera', una trama de adjudicación irregular de contratos municipales a la empresa Fitonovo que salpicó a altos cargos de PP, PSOE e IU, los primeros han sido los más afectados, tras perder 8 de los 20 concejales que obtuvieron, aunque siguen siendo los más votados. Sin embargo, su desgaste ha abierto la puerta a un acuerdo de izquierdas entre PSOE (11), IU (2) y la candidatura impulsada por Podemos (3).

El PSOE no ha sufrido a nivel municipal los efectos del escándalo de los ERE y de la 'Operación Edu'. Ha conseguido 330 mayorías absolutas y 107 relativas

En Jerez de la Frontera (Cádiz), donde la investigación por la concesión de contratos a la trama de Francisco Correa está en plena ebullición, la alcaldesa 'popular', María José García-Pelayo, ha quedado lejos de la mayoría absoluta que tuvo en la anterior legislatura con 15 concejales. Esta vez sólo ha logrado 11. Más llamativo es el municipio cordobés de Peñarroya, donde la 'Operación Rocket' de la Guardia Civil sacó de la alcaldía a la dirigente provincial del PSOE, Luisa Ruiz. Los socialistas han vuelto a ganar con 6 concejales (uno menos que en 2011), pero el partido creado por la anterior primera edil, UDPñ, se convierte en la segunda fuerza con 4 ediles y cerca de un 25% de sufragios. El PP pierde nada menos que cinco representantes. En esa misma provincia, y en concreto, en la capital, resulta llamativo el caso de la formación dirigida por Rafael Gómez 'Sandokán', Unión Cordobesa (UCOR), que en 2011 se convirtió en la revelación de aquellos comicios con 5 ediles. En esta ocasión, y a la espera del inminente fallo del Tribunal Supremo sobre el 'caso Malaya' en el que se encuentra encausado el polémico político y que le que puede inhabilitar para cargo público, ha logrado sólo un acta de concejal.

Más al sur, en Melilla, con una campaña que se ha visto sacudida por las denuncias de irregularidades en los votos por correo y con varios miembros del equipo del gobierno de la ciudad autónoma imputados por diferentes casos de corrupción como la 'Operación Tosca'Juan José Imbroda ha perdido la mayoría absoluta 'por la mínima'. Sus 12 concejales son insuficientes para un consistorio con 25 representantes en el que el resto de escaños se los reparten otras cuatro formaciones. Imbroda, que fue desimputado recientemente por el Tribunal Supremo por el supuesto pago irregular a abogados con dinero público, pierde tres representantes y casi 5.000 votos. No obstante, en esta ciudad hay numerosas impugnaciones al recuento.

'Taniagate', el 'caso Pujol' y el 'caso Innova'

En la localidad madrileña de Rivas-Vaciamadrid, la población con mayor número de habitantes en la que gobernaba IU en la recién acabada legislatura, el llamado 'Taniagate', las sospechas de irregularidades en la concesión de contratos entorno a la familia de la que fuera concejal y dirigente del partido en la comunidad, Tania Sánchez, ha tenido un efecto paradójico. Por un lado, la formación que ahora encabeza a nivel nacional Alberto Garzón ha visto cómo perdían 6 de los 13 concejales con los que gobernaba con mayoría absoluta. Sin embargo, esos 6 ediles perdidos no han ido a ninguna de las formaciones de la oposición (PSOE y PP, éste último incluso pierde 3 de sus 7 representantes), sino a Rivas Puede, la lista surgida al amparo de Podemos y que apunta en la línea política de unidad popular que defiende precisamente Tania Sánchez desde que abandonó IU.

Barcelona ha sido el mayor varapalo de CiU, pero no el único. La corrupción también le ha pasado factura en Mataró, Reus, Santa Coloma de Gramanet, Cornellá, L'Hospitalet, Badalona, Martorell y Sant Cugat

Finalmente, en Cataluña el 'caso Pujol', mezclado con la deriva soberanista de CiU, también ha pasado factura a la coalición nacionalista de Artur Mas. El caso más evidente es la pérdida de la alcaldía de la capital ante el empuje de Ada Colau y su mensaje regeneracionista. La derrota en Barcelona no ha sido, sin embargo, su único varapalo. También dejará de gobernar en Mataró, en favor de los socialistas. En Sant Cugat pierde tres concejales (de 15 a 11); en Reus, epicentro de otro escándalo de corrupción, el bautizado como 'caso Innova', tres (de 10 a 7); o en Figueres, cinco (de 12 a 7). En Santa Coloma de Gramanet, CiU se queda fuera del consistorio al perder los dos concejales que tenía; en Cornellà, donde tenía dos ediles, también se queda sin representación; en L’Hospitalet baja de cuatro a uno, y en Badalona, de cuatro a dos. En Martorell, gana de nuevo pero pierde tres de los 11 concejales que tenía. Pese a ello, el partido de Mas sigue siendo la fuerza más votada con cerca de 669.000 sufragios, 3.333 concejales, 346 mayorías absolutas y 97 relativas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba