Nacional

Los 5 obstáculos que el juez Castro ha sorteado: las trabas ‘oficiales’ a la imputación de la infanta

El juez imputa a la hermana del rey por delito fiscal y blanqueo de capitales por las irregularidades cometidas por su marido. Cada acusación ha tenido que sortear un obstáculo hasta llegar al auto. La lista de defensas de la infanta es casi infinita.

El juez José Castro, a su entrada en los juzgados de Palma de Mallorca
El juez José Castro, a su entrada en los juzgados de Palma de Mallorca EFE

“Razones formales, derivadas de la insuficiencia fáctica que expresa el auto apelado a la hora de relatar cuál fue la intervención concreta que tuvo la Infanta (...) y la debilidad, inconsistencia y carácter equívoco de los indicios utilizados por el Juzgador (...) no permiten sostener las interinas acusaciones que el mismo contiene”. Con 61 páginas y esas cuatro líneas desmontó la Audiencia Provincial de Palma la primera imputación de la infanta dictada por el juez Castro.

Desde entonces, cada acusación del juez instructor de Palma ha chocado con la defensa de un nuevo dique erigido primero por la Audiencia Provincial de Palma, después por la Fiscalía, más tarde por la Abogacía del Estado y, finalmente, la Agencia Tributaria. Esas trabas han conseguido que por el camino de la instrucción se hayan quedado algunas de las acusaciones que se planteaban originalmente. Éstas han sido las acusaciones del juez y las instituciones que han protagonizado sus defensas.

  TRÁFICO DE INFLUENCIAS: EL DIQUE DE LA AUDIENCIA PROVINCIAL

El primer argumento exculpatorio es el que ha salvado a la infanta de la acusación de tráfico de influencias y prevaricación, que el magistrado investigaba originariamente. “No se puede construir la imputación sobre la circunstancia de que su nombre figurase en un folleto alusivo a que participaba como vocal”, apuntaba la Audiencia Provincial de Palma, que encabezó esa doctrina. “El mero conocimiento de las actividades del Instituto no basta sin actos ejecutivos”, concluyó.

Esa línea argumental ha salvado a la hermana del rey Felipe VI de las acusaciones de tráfico de influencias, prevaricación y malversación de caudales públicos que Castro incluyó en su catálogo de investigaciones inicial. 

  COOPERACIÓN NECESARIA: LOS ABOGADOS DE URDANGARIN

Ese primer obstáculo pretendía utilizarse una segunda ocasión para frenar la acusación por los delitos de cooperación necesaria con Iñaki Urdangarín de los que el juez Castro, previsiblemente, acusará mañana a la hermana del rey. “No bastaría con el mero conocimiento de las actividades de aquel y de su eventual ilicitud, sino que se requiere de su efectiva participación”.

Frente a esa traba legal, Castro ha sumado evidencias de que doña Cristina participó activamente en la comisión de delitos. En su interrogatorio, el magistrado preguntó a la hermana del rey por qué firmó durante nueve años las cuentas de Aizoon. La hija de don Juan Carlos aprobó con su voto en nueve ocasiones, de 2004 a 2012, tanto las cuentas anuales de la empresa como el «informe de gestión» de Aizoon. Ocho de las reuniones se celebraron en Barcelona y una más, en junio de 2012, en Washington, donde residía el matrimonio.

  FRAUDE FISCAL: LA DEFENSA DE HACIENDA

El tercer argumento para bloquear la acusación de fraude fiscal por parte del juez fue expuesto por la Agencia Tributaria, que dio un viraje a sus cálculos para asegurar que “no veía indicios de actuación delictiva”. El dictamen, que atribuía el fraude únicamente a Urdangarin, fue avalado por la Fiscalía y la Abogacía del Estado, que sostuvieron que “la responsabilidad cae exclusivamente sobre el administrador de la sociedad Aizoon y no sobre el socio no administrador”. Desde entonces, tanto la Audiencia Provincial como el magistrado instructor abrieron la puerta a una “cooperación omisiva” por parte de doña Cristina.

El juez ha recabado actas y testimonios que demuestran que la infanta “podría estar en condiciones de impedir la defraudación a la hora de presentar las declaraciones del impuesto de sociedades de los años 2006, 2007 y 2008”. La instrucción del caso ha permitido averiguar al juez que algunas decisiones de compra fueron personales y directas de la infanta.

Según consta en los e-mails de respuesta al juez Castro aportados por la UDEF compras de cuadros y otras decisiones de gasto fueron personales. “La persona que escogió y reservó la obra fue S.A.R. Doña Cristina de Borbón, Infanta de España”, afirma la galería en respuesta al juez. Castro mostró ese e-mail a doña Cristina que reconoció haber hecho la compra pero que se desentendió del pago. Aseguró que desconocía como se había pagado esa obra así como todas las demás facturas, hasta el punto de que el juez Castro llegó a preguntarle si creía que todos aquellos cargos iban a "colar".

Ahora, Castro argumentará que la hija del rey participó en una estructura “opaca” al fisco con la intención de evadir el pago de impuestos a Hacienda y asegura que "esos ingresos [procedentes del reparto de dividendos fiscalmente opacos] nunca los tributó en sus declaraciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas [IRPF]". 

  EL BLANQUEO DE CAPITALES: FISCALÍA Y ABOGADO DEL ESTADO

La cuarta acusación por un delito de blanqueo de capitales ha levantado un cuarto dique de defensas en torno a la infanta por parte de la Fiscalía y la Abogacía del Estado. Ambas argumentaron que no cabía la acusación de blanqueo porque ese delito se introdujo en el Código Penal con la entrada en vigor de la Ley Orgánica 5/2010 de 22 de junio, es decir, años después de los delitos investigados. 

Sin embargo, el magistrado ha intentado sostener esa acusación con la doctrina del Tribunal Supremo que ya ha fijado doctrina jurisprudencial que permite sostener la acusación de blanqueo de capitales. El juez asume parte de los argumentos de las acusaciones que aseguran que puede sostenerse ese delito "toda vez que la reforma legal que introdujo dicha ley, lo que vino a hacer no fue otra cosa que confirmar la doctrina que jurisprudencialmente ya venía admitiéndose del autoblanqueo”.  

  LA TESIS DEL AMOR: LOS ABOGADOS DE LA INFANTA

La quinta traba a las acusaciones ha sido bautizada por las acusaciones como la "tesis del amor", es decir, el desconocimiento de todas las actuaciones de Urdangarin alegadas por los abogados de doña Cristina. 

Frente a esa versión, los emails incorporados al sumario reflejan que no sólo era ella la que hacía los pagos sino que fue advertida de la irregularidad de los mismos y su marido fue consultado sobre ello. Así, en correos del 18 de septiembre de 2009, Julita Cuquerella, la asistente personal de Iñaki Urdangarin, advierte al duque de Palma de que “S.A.R. me ha encargado unas compras que no puedo justificar por gastos de Aizoon”. Ante esa irregularidad, propone pasarlos por caja para realizar los pagos en efectivo, algo a lo que Urdangarín da el visto bueno con la broma de “Se lo gasta en algún regalo para mí, no?????”. 

Cada acusación ha tenido, pues, un abogado defensor y muy distintos actores intentando un mismo fin: anular los cargos contra la infanta que, si Castro sostiene sus acusaciones, podría enfrentarse ahora a una petición de hasta 11 años de cárcel.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba