CASTRO ACUSA A LA INFANTA DE DOS DELITOS DE FRAUDE FISCAL Y OTRO DE BLANQUEO DE CAPITALES

El juez imputa a la infanta por "intervenir directa y activamente" en el vaciado de fondos de Aizoon

El juez Castro ha dictado este miércoles auto de procesamiento para la infanta. El magistrado acusa a la hermana del rey de delitos fiscales y blanqueo de capitales. A Urdangarín le atribuye un "afan compulsivo en facturar inverazmente". Doña Cristina se enfrenta a una petición de penas de hasta 11 años de cárcel. 

La infanta Cristina a la salida de su domicilio en Suiza
La infanta Cristina a la salida de su domicilio en Suiza GTRES

El juez Castro ha dictado este miércoles auto de procesamiento para la infanta Cristina de Borbón que se mantendrá imputada. El magistrado acusa a la hermana del rey de dos delitos fiscales y uno de blanqueo de capitales en el fraude cometido por Iñaki Urdangarín, delitos que conllevan una petición de penas de hasta 11 años de cárcel. Por ese motivo, pide que sea juzgada junto a su marido, Iñaki Urdangarín, y al resto de los imputados en el caso.

Castro: "hay sobrados indicios de que Doña Cristina de Borbón ha intervenido de una parte lucrándose en su propio beneficio y, de otra, facilitando los medios para que lo hiciera su marido"

La resolución considera que deben también sentarse en el banquillo Iñaki Urdangarín, por delitos de prevaricación, fraude, estafa, tráfico de influencias y dos delitos fiscales. El magistrado le acusa de "afanarse de manera compulsiva en facturar inverazmente" y concluye: "los delitos que se imputan a Don Iñaki Urdangarín Liebaert difícilmente se podían haber cometido sin, cuando menos, el conocimiento y la aquiescencia de su esposa por mucho que de cara a terceros indiciariamente mantuviera una actitud propia de quien mira para otro lado". Esos mismos delitos los atribuye a su socio, Diego Torres y su esposa, Ana María Tejerio, entre otros. 

El magistrado sostiene que el fraude fiscal realizado a través de Aizoon, corresponde tanto a Iñaki Urdangarín como a Doña Cristina quien "se prestó a que a tales fines fuera utilizada". Entre los fraudes que el magistrado atribuye en su auto a "la familia Urdangarín/Borbón" se encuentra el de cargar gastos personales a Aizoon. "Los gastos personales de la familia Urdangarín/Borbón experimentaron un nada despreciable alivio, equivalente al ahorro del Impuesto de Sociedades", concluye el juez. 

En cuanto al blanqueo de capitales, Castro asegura que el matrimonio afloró a través de una empresa "gastos que absolutamente ninguna relación guardaban con las actividades de aquella". 

Críticas al silencio de doña Cristina

El juez se muestra crítico con el silencio que la infanta guardó a lo largo del interrogatorio. "La actitud adoptada por Doña Cristina de Borbón y Grecia se aproximó más en la práctica al ejercicio del derecho a no prestar declaración que al de hacerlo". Como conclusión, la actuación de Doña Cristina de Borbón viene marcada por indicios de criminalidad que debieran descartarse o confirmarse en el juicio", concluye el juez instructor de Palma. "La sola negación de la evidencia, la interminable apelación a la ignorancia y a la falta de memoria o la gratuita derivación hacia terceros --concluye el juez-- hace imposible justificar" el delito. "Si la explicación de esa actitud residía en la confianza, veneración o amor a su marido" es considerado como irrelevante por el magistrado.

La conclusión del juez es contundente: "hay sobrados indicios de que Doña Cristina de Borbón y Grecia ha intervenido, de una parte, lucrándose en su propio beneficio y, de otra, facilitando los medios para que lo hiciera su marido, mediante la colaboración silenciosa de su 50% del capital social, de los fondos ilícitamente ingresados en la entidad mercantil Aizoon", concluye José Castro.

Las evidencias contra la infanta

El magistrado detalla la batería de pruebas que sostienen la acusación contra la infanta que clasifica en varios grupos:

  • Facturas: El juez reconoce que ha renunciado a investigar una infinidad de gastos personales de la infanta Cristina por su "cuantía ridícula", entre las que hay desde compra de una canción en I-Tunes (0,79 céntimos) hasta un disco (7,99 euros), artículos de papelería (32,70 euros), cenas en restaurantes de Barcelona (El Jardí de l'Albadessa, 108,25 euros) y habitaciones en Baleares (352 euros) y que tampoco le ha imputado facturas comunes al matrimonio. Sin embargo, el juez añade que hay un tercer grupo de facturaciones en las que "racionalmente ya no resulta discutible con posibilidades reales de éxito mantener al margen de las mismas a Doña Cristina de Borbón y Grecia". Castro desmonta la teoría del desconocimiento sobre el que construyó su defensa doña Cristina. El magistrado afirma, tras analizar esas facturas, que "Doña Cristina de Borbón y Grecia debió participar activamente en la organización y en eventos de incontestable afección personal, si ella no los abonó de su propio peculio y debiera saber que tampoco lo hizo su marido, no pudo pasársele por alto que lo fueron por la entidad emrcantil participada por ambos". 

  • Contrato de alquiler: El auto-alquiler de su vivienda en Balmes que fue fijado como sede de la sociedad mercantil Aizoon que Urdangarín y su esposa constituyeron es otra de las pruebas que incrimina a la hermana del rey, según el juez. "El contrato de arrendamiento que obra en la causa fue suscrito personalmente por ella, no sólo en su calidad de arrendadora, que era obligada por la cotitularidad del inmueble sino también en la de arrendataria" constituyó --según el magistrado-- "un nuevo cauce para el vaciado de fondos, cauce en el que directamente intervino activamente Doña Cristina de Borbón y Grecia. 
  • Contratos ficticios: Otra de las evidencias que el juez usa para imputar a la infanta y a su marido se basa en que "se idearon simulaciones contractuales para trabajaos que nunca se habrían de realizar"

La decisión del juez contiene una sorpresa: sobresee los cargos contra el secretario de la infanta, Carlos García Revenga. El secretario de las infantas deja de estar imputado lo que supone un alivio nuevo para Zarzuela porque la imputación del secretario personal de las infantas Cristina y Elena.

Recurso de la Fiscalía Anticorrupción

El Fiscal Anticorrupción anunció que recurrirá el auto incluso antes de que se conociera el auto del magistrado. La Fiscalía mantiene ahora su intención de presentar un recurso contra el fallo en un procedimiento que podría terminar con los acusados sentados en el banquillo a finales de 2015 o, más previsiblemene, en 2016.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba