EL FINAL DE LA INVESTIGACIÓN DEL 'CASO URDANGARÍN'

El fiscal Horrach ocultó al juez Castro durante un mes la confesión del contable del Instituto Nóos

La declaración de Marco Antonio Tejeiro fue negociada por el fiscal durante semanas hasta que alcanzó un acuerdo con su abogado, Cristóbal Martell. Ambos mantuvieron al instructor al margen mientras intentaban sin éxito que el resto de las partes lo respaldaran. El testimonio del 'arrepentido' sirve para reforzar la tesis del Ministerio Público ante la Audiencia de Palma.

Marco Tejeiro, contable de Nóos, llega a los juzgados de Palma el 12 de febrero de 2012, el día que declaró como imputado en la causa
Marco Tejeiro, contable de Nóos, llega a los juzgados de Palma el 12 de febrero de 2012, el día que declaró como imputado en la causa GTRES

La confesión del Marco Antonio Tejeiro, contable del Instituto Nóos, ha sido presentada por el fiscal Pedro Horrach casi como una sucesión de acontecimientos acaecidos en las últimas 48 horas. De hecho, el representante del Ministerio Público afirma en el escrito que entregó en mano este jueves al juez José Castro que "en fecha 2 de julio de 2014 recibí mediante correo electrónico un escrito suscrito" por el que es ya el primer arrepentido de la causa. Sin embargo, las conversaciones para conseguir el mismo y el consiguiente acuerdo extrajudicial han durado más de un mes y han tenido dos interlocutores protagonistas: el propio Pedro Horrach y el abogado defensor, Cristóbal Martell, quienes, según revelan a este diario fuentes de la causa, han negociado durante semanas para conseguir una declaración que refuerza las tesis acusatorias de la Fiscalía Anticorrupción contra los dos principales implicados, Iñaki Urdangarín y su socio Diego Torres, a cambio de una rebaja en la petición de pena para Tejeiro.

El fiscal llegó a enviar por 'email' el borrador de la confesión al resto de los abogados de la causa para pedirles que se sumaran a un "acuerdo de conformidad" que finalmente no se alcanzó

Fue precisamente Cristóbal Martell --uno de los grandes penalistas de Barcelona que tiene entre sus clientes a Álvaro Lapuerta, Leo Messi, Josep Lluis Núñez o Samuel Eto'o-- quien supuestamente tomó la iniciativa en unos contactos que Horrach describe en su escrito vagamente como "conversaciones previas mantenidas entre el Letrado de D. Marco Antonio Tejeiro y este Fiscal". El abogado tinerfeño habló con el fiscal y le planteó una oferta clara: una reducción de pena para el contable del Instituto Nóos a cambio de una confesión que debía servir para apuntalar los abundantes indicios ya acumulados en la causa contra Urdangarín y Torres, éste último cuñado del propio Tejeiro. Una delación que, de paso, abría la puerta a exculpar a la hermana del contable y esposa de Torres, Ana María Tejeiro y, de paso, a la infanta Cristina, según recalcan las fuentes jurídicas consultadas. 

Horrach tomó a partir de ese momento la iniciativa de la negociación hasta el punto de que fue él quien intentó llegar a un acuerdo con todas las partes personas en la causa. Su objetivo era alcanzar un denominado "acuerdo de conformidad", que requiere el visto bueno de todos los abogados que intervienen en el sumario. Horrach llegó a remitir por correo electrónico un borrador de la confesión del contable a los letrados hace algo más de tres semanas, en concreto el pasado día 2 de junioEn el mismo, preguntaba a los abogados si firmarían dicho acuerdo conjunto para que él pudiera elevárselo al juez José Castro, a quien en todo momento mantuvo al margen de la maniobra.

Sin novedades de peso

Según estas mismas fuentes jurídicas, al menos dos de los letrados se negaron a aceptar el acuerdo con el argumento de que la confesión del contable no aportaba novedades de peso a la investigación. Para ambos, el testimonio de Tejeiro sólo ratificaba lo que Castro ya había instruido y lo que Hacienda y la UDEF habían conseguido probar: un fraude en las facturas y el vaciado de cuentas. Sin un acuerdo unánime y sin más detalles en su testimonio, la confesión perdía valor. Sin embargo, el Ministerio Público optó por sostener el acuerdo aunque decidió no dar traslado a Castro de manera inmediata. De hecho, retuvo el documento cerca de un mes.

Fue este jueves cuando finalmente lo presentaba por sorpresa en el Juzgado de Instrucción nújmero 3 de Palma con un escrito en el que los supuestos plazos de la confesión se acortaban de manera espectacular. Así, según reflejan las fechas de los escritos, la delación fue teóricamente redactada el 1 de junio, enviada a la Fiscalía al día siguiente y finalmente entregada al magistrado en mano por el propio Horrach el día 3. Todo, en tan sólo 48 horas. El documento contenía, además, un detalle llamativo. El abogado Cristóbal Martell, auténtico muñidor del mismo, había dado un paso a un lado y la confesión, además de por Marco Antonio Tejeiro, iba firmado por otro integrante de su bufete, Daniel Pérez-Esqué.

El camino que la confesión abre ahora 

Según destacan las fuentes jurídicas consultadas, la confesión del contable de Nóos no aporta grandes novedades en cuanto a los hechos que relata. Sin embargo, sí puede provocar un movimiento judicial a corto plazo: el juez Castro podría volver a tomar declaración a Marco Antonio Tejeiro mediante la práctica de una instrucción suplementaria. El magistrado puede incorporar su declaración a un sumario que había dado ya por cerrada, aunque, con el relato de hechos aportado, no es previsible que Castro varíe sus conclusiones. A medio plazo, sin embargo, la confesión del contable sí supondrá un nuevo elemento a analizar por sus tres compañeros de la Audiencia Provincial de Palma que deben decidir sobre los múltiples recursos presentados. El documento saca del foco a la infanta y sitúa toda la responsabilidad sobre los hombros de Diego Torres e Iñaki Urdangarín.

En su primera declaración en la causa, el ahora 'arrepentido' ya echó una mano a la infanta al asegurar que nunca le dio órdenes sobre Aizoon

De hecho, el testimonio del contable reitera hasta en cuatro veces que eran estos dos, y sólo ellos, los que llevaban el peso de la trama empresarial. "Auténticos jefes", "líderes", "poder de decisión absoluto" y "control total" son expresiones que repite el primer arrepentido de la causa a lo largo de su testimonio por escrito de ocho folios en el que Urdangarín y Torres son los únicos 'damnificados' con nombre y apellidos. La firmeza de las afirmaciones de Marco Antonio Tejeiro a la hora de detallar ahora cómo era la estructura empresarial contrasta con la declaración que en su día prestó ante el juez cuando fue citado como imputado hace más de dos años.

Aquel día, el 12 de febrero de 2012, no asumió ninguna responsabilidad en las supuestas irregularidades e intentó echar balones fuera con expresiones como "eso habrá que preguntárselo a quien corresponda" o que él se limitaba "a hacer lo que me dijeron". Entonces, con Castro y Horrach trabajando aún en estrecha sintonía, el contable fue bombardeado a preguntas sobre facturas concretas que presuntamente delataban los manejos en las empresas de las trama. Tejeiro simplemente afirmó que desconocía la trastienda de dichos documentos e, incluso, aseguró que a la infanta Cristina "sólo la vi una vez por el Instituto Nóos y nunca me dio una orden o instrucción referida al mismo ni tampoco a Aizoon". Ahora, sin embargo, decidido a tirar de la manta a recuperado la memoria. Eso sí, sin mencionar en ningún momento a la hermana del rey.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba