LA INVESTIGACION JUDICIAL DE LA SUPUESTA 'CAJA B' DEL PP

El extesorero de Cospedal se refugia en la ignorancia ante Ruz: "Yo sólo era una figura decorativa"

Lamberto García Pineda asegura que en los cuatro años que estuvo como responsable de las finanzas del PP en Castilla-La Mancha no intervino nunca en los temas económicos del partido y que, por tanto, no sabe nada de la supuesta donación de 200.000 euros para la campaña de 2007 de la número 2 de los 'populares'.

Lamberto García Pineda, en una imagen de archivo
Lamberto García Pineda, en una imagen de archivo EFE

El último imputado en el caso de los papeles de Bárcenas ha optado este jueves por refugiarse en la ignorancia como estrategia de defensa. Lamberto García Pinedo utilizó los cuarenta minutos que duró su declaración ante el juez Pablo Ruz para recalcar una y otra vez que, pese a que ocupó el cargo de tesorero del PP de Castilla-La Mancha entre 2004 y 2008, él nunca intervino en las finanzas de la formación. "Era una figura decorativa, sin funciones ejecutivas", se escudó.

En cuatro años como responsable de las finanzas del PP castellanomanchego,Lamberto García aseguró que sólo firmó "cuatro talones" y por cantidades mínimas

De hecho, el político, economista de formación, aseguró una y otra vez que ni le preguntaban ni preguntaba por esas cuestiones y que de su desapego a las funciones del cargo dejaba constancia que no trataba ni con el gerente de la formación, el también imputado José Ángel Cañas, ni con la propia presidenta de la formación regional, María Dolores de Cospedal, de la que afirmó que sólo había hablado una vez con ella cuando se la presentaron.

Por supuesto, sobre la existencia de una caja 'B' en el partido o la recepción de una comisión de 200.000 euros por parte de Sacyr a cambio de la adjudicación de un contrato de limpieza en la ciudad de Toledo, Lamberto afirmó que sólo conoce "lo que he leído ahora en la prensa". El extesorero, que también ocupó el cargo de concejal en el consistorio de la capital castellanomanchega entre 2003 y 2007, se desvinculó de cualquier modificación que sufrió el contrato bajo sospecha y que ahora ha destapado un informe de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE).

En silla de ruedas

Lamberto, que llegó a la Audiencia Nacional en silla de ruedas, sólo respondió a las preguntas del juez, del fiscal y la de las defensas. En sus respuestas, el extesorero de Cospedal intentó en todo momento situarse al margen de todos los protagonistas del escándalo y de la supuesta adjudicación investigada. Así, además de reducir su relación con la líder del PP en Castilla-La Mancha a una simple "presentación", también negó conocer a Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta, o despachar a menudo con el gerente de la formación pese a que orgánicamente dependía de él.

A Cospedal sólo la vio el día que se la presentaron; con el gerente del PP de Castilla-La Mancha casi no trataba, y a Bárcenas y Lapuerta ni los vio 

De hecho, redujo su labor como responsable de las finanzas a la firma de "cuatro talones" por cantidades mínimas para "pagar un café" y porque se necesitaba su firma. Sólo admitió haber viajado a Madrid en una ocasión para rubricar en una entidad bancaria de la capital una póliza de seguro para la formación. ¿Y Génova? Nunca estuvo, aseguró. Lamberto, que afirmó que la imputación estaba "afectando a mi dignidad", insistió una y otra vez que nunca se interesó por la financiación de las campañas electorales, ni por el contenido de las cuentas corrientes del partido ni por los movimientos del dinero. El 'síndrome del jarrón chino' como defensa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba