CASO DE LOS ERE

El exconsejero de Empleo andaluz imputado escurre el bulto: tenía "tres o cuatro subordinados"

Viera, actual diputado socialista en el Congreso, asegura no haber participado "en ninguna acción ilegal y mucho menos amoral" y dice contar con el apoyo del nuevo líder del partido, Pedro Sánchez. 

El exconsejero de Empleo andaluz, José Antonio Viera
El exconsejero de Empleo andaluz, José Antonio Viera Europa Press

El exconsejero de Empleo de la Junta de Andalucía, exsecretario general del PSOE de Sevilla y actual diputado del PSOE-A en el Congreso, José Antonio Viera, ha defendido que todas las acciones que llevó a cabo en la Consejería de Empleo entre el año 2000 y 2004 en los que la dirigió han sido "legales" desde el punto de vista jurídico y "éticas" desde el punto de vista moral, según ha explicado en una entrevista a la Cadena Ser recogida por Europa Press. 

Por ello, y porque tiene "muy claro" que para explicar "todo lo ocurrido" entre esos años en su Consejería hay "argumentos y documentación que acredita que nunca participé en ninguna acción ilegal y mucho menos amoral", ha expresado su deseo de acudir también voluntariamente a declarar ante el Supremo para evitar seguir en un "limbo jurídico", tal y como ya han hecho los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Viera, -que es uno de los nueve aforados citados en la exposición razonada elevada al Tribunal Supremo (TS) por la juez que investiga el caso de los ERE irregulares, Mercedes Alaya- ha recalcado que "no es posible que la ley de presupuestos del Gobierno andaluz, que pasa por el Parlamento, que entra en todas comisiones de la Cámara andaluza, pueda escapar justamente a esos controles jurídicos", por lo que insiste en que todos los que han trabajado en la Junta en esos años creían "firmemente" que sus acciones eran "legales".

Viera mantuvo en el cargo a Guerrero porque las opiniones que recabó de él no daban motivos para dudas de su capacidad, aunque si hay una realidad constatable, "los comportamientos poco éticos son repudiables"

En este sentido, ha criticado que la juez Alaya haya señalado al Parlamento en alguno de sus autos poniendo "a los parlamentarios en una absoluta situación de ignorancia" y ha defendido que en la Junta siempre se "ha ido buscando profesionalizar todos los sistemas de uso y gestión de los fondos públicos". Con todo, ha advertido de que, por muchos elementos de control que haya, hay "un principio fundamental que es la confianza", la cual, si falla y "se produce una traición", hace que ninguno de esos elementos "sirvan para nada".

Al hilo de esta reflexión y preguntado sobre por qué ratificó en su puesto al ex director general de Trabajo, Francisco Javier Guerrero, Viera ha dicho que cuando lo mantuvo en el cargo fue porque, por las opiniones que recabó de él "no tenía motivos para dudar de su capacidad". A la pregunta de si se arrepiente de haberlo tenido en su equipo, ha indicado que no sabe "el resultado del proceso" pero que, si se "llega a una realidad que se pueda constatar, sin duda alguna, los comportamientos que no son éticos son repudiables".

Respecto a si nunca tuvo noticias de los supuestos comportamientos de Guerrero -cuyo chófer declaró ante la Policía Judicial que destinó a cocaína, "fiesta y copas" la mayor parte de ayudas que el propio Guerrero concedió a empresas de su propiedad-, Viera ha explicado entre "un director general y un consejero hay al menos tres o cuatro cargos subordinados" y que "nunca" le llegó "ningún informe ni comentario negativo de su conducta desde el punto de vista legal ni moral" ni por parte de la Intervención General ni del viceconsejero o secretario general técnico de presupuestos.

Niega la trama de la Sierra Norte

Cuestionado sobre la denominada 'trama de la Sierra Norte', zona de la provincia de Sevilla a la que fueron a parar en torno al 60 por ciento de las ayudas públicas concedidas entre 2001 y 2010, Viera ha negado con "rotundidad" que utilizara dinero de la Junta para beneficiar a sus amigos, familiares o conocidos. "Entre 2000 y 2004 jamás he tomado ninguna decisión que favorezca ni a sindicatos ni al entorno del PSOE-A ni a ningún familiar ni conocido. Jamás por ninguna decisión política mía", ha aseverado.

El exconsejero admite tener "todos los apoyos" que le pueden dar de las Ejecutivas federal, regional y provincial, y dice que el propio Pedro Sánchez le ha mostrado su confianza "totalmente"

Viera también ha negado que conociera a los empresarios Rosendo y Sayago, con quienes ni se ha reunido nunca ni tiene amistad como "conjetura", en su opinión, la juez Alaya. Además, ha negado que supiera que una de sus hijas estuviera trabajando para una de estas empresas porque, al ser mayor de edad, "entró voluntariamente de la empresa y se fue de ella sin contar con mi opinión". "Lo conocí después cuando esto ya había saltado", ha explicado.

El socialista ha negado, igualmente, que diera orden a su sucesor en la Consejería de Empleo de completar el planing de las ayudas para la Sierra Norte. "Eso es absolutamente falso, no he vuelto a tener contacto con la consejería desde que me fui", ha zanjado.

Arropado por la familia y amigos... y Sánchez

Preguntado por si durante estos tres años se ha sentido solo, Viera ha dicho que aprendió "hace ya algún tiempo lo de la soledad" porque también se ha movido en "otros sectores donde un día eres un héroe y al otro un villlano". "Cuando las cosas se complican, al final queda la familia y los amigos de siempre", ha resumido. A la cuestión de si se ha sentido apoyado por el partido, se ha limitado a decir que tiene "todos los apoyos" que le pueden dar tanto de la Ejecutiva federal, como regional y provincial, que "nunca se han pronunciado en contra".

Viera también ha admitido que ha hablado con el nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, quien le ha mostrado su confianza "totalmente". "Le he dicho que a lo largo de estos meses se demostrará que siempre actué con honestidad en todos los actos", ha concluido.

Ser aforado le ha perjudicado

El exconsejero de Empleo de la Junta ha asegurado este martes que el hecho de ser aforado, "indudablemente", le ha "perjudicado" porque le ha "mantenido tres años en una indefensión absoluta".

En la entrevista, Viera ha lamentado que a lo largo de estos tres últimos años tanto haya visto su nombre escrito en "en numerosos escritos" de la Guardia Civil o de la propia juez en los que "se afirma, se rumorea y se hacen conjeturas" sobre su posible actuación y que eso se ha convertido en una "imputación camuflada y una acusación y condena mediática" de la que no se ha podido "defender".

Viera considera que el hecho de ser aforado le ha perjudicado "indudablemente" y le ha llevado a una "especie de muerte civil", aunque cree que no no es el momento de renunciar

"Esto es una especie de muerte civil", ha sentenciado el socialista, que también ha criticado la filtración a los medios de comunicación de la parte razonada que Alaya ha elevado al Supremo y que ha aparecido en "un serial de radios, televisiones y medios escritos con pelos y señales" sin que lo tuvieran ni las partes ni los aforados afectados.

Por ello, ha deseado que "alguna de las instituciones que deben de velar por las garantías procesales investigue lo ocurrido y pida responsabilidades al respecto". Sobre todo, según ha añadido, porque él entró en la política "con honor y con honra", no para "servirse" de ella, y no se "ha encontrado nada ni legal ni inmoral" en su actuación aunque, con la instrucción realizada del caso y la repercusión mediática, le "han destrozado el itinerario de más de 20 años dedicados al servicio público" y le han hecho un "daño desde el punto de vista moral y de prestigio irrecuperable".

En este contexto, y cuestionado sobre si sigue siendo diputado del PSOE-A en el Congreso para mantener el aforamiento, Viera ha negado este extremo y ha pedido "hacer pedagogía" de esta figura porque, en su opinión, "no es ningún privilegio que quite responsabilidad a las personas aforadas". "Yo diría que le quita incluso instancias para poder recurrir porque cuando el Tribunal Supremo se pronuncia ya no hay posibilidad de recurrir a ninguna otra instancia", ha dicho tras asegurar que, "indudablemente", en su caso a él le ha perjudicado tener esta condición porque ha pasado "tres años en indefensión absoluta".

A la pregunta de por qué no ha renunciado entonces a su acta de diputado, Viera ha señalado que "cuando uno está en una estructura como el PSOE-A, esas situaciones no se resuelven de manera individual". Respecto a si la dejará si finalmente es imputado por el Supremo, se ha limitado a decir que en caso de que llegue ese momento, el PSOE-A "tiene un código de conducta en el que se dice que el periodo de imputación es un periodo de defensa de un militante y que, si hay acusación firme, es el momento en que se tomará esa decisión".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba