Operación Emperador

Los 'correos humanos' de la trama china sacaban de España en coches 1,2 M de euros cada quince días

Las ingentes cantidades de dinero que movía la red mafiosa les obligaba a mandar remesas cada dos semanas a Portugal e Italia por carretera. Allí, los fajos eran embarcados rumbo al país asiático y Hong Kong.

En fajos de billetes de 500 euros. De 200. De 100. De 50. E, incluso, de 20. Sujetos con humildes gomas. Tan simple, como eficaz. El principal sistema utilizado por la trama china desarticulada ayer por la Policía para evadir dinero negro a China eran los 'correos humanos'. Cada quince días, a veces incluso más frecuentemente, la red, integrada por tres clanes diferenciados pero interconectados, enviaba a dos personas de la organización en un vehículo cargados con hasta 1,2 millones de euros en billetes con destino a Portugal e Italia. Una vez en estos países, los fajos eran escondidos en contenedores que, a su vez, eran embarcados rumbo a puertos de China o al de la ciudad de Hong Kong, para ser invertidos principalmente en el sector inmboliario. Dos de estos envíos, uno a principios de este año y el otro hace algo menos de un mes, fueron interceptados por la Policía española sin que la trama cambiase un esquema de funcionamiento que en los últimos años le había permitido sacar de España más de 1.000 millones de euros para blanquearlos en el gigante asiático, según las primera estimaciones de los investigadores.

La Policía había interceptado en los últimos meses dos de estos envíos por carretera

El dinero transportado por estos correos humanos era a veces ocultado en escondites habilitados en la carrocería de los vehículos. Así, por ejemplo, uno de los envíos interceptados 'viajaba' en un falso depósito de gasolina, En otras, sin embargo, servía una maleta, una bolsa de viaje, un par de fundas de ordenadores portátiles o una mochila para camuflar los fajos de billetes. "Los envíos los hacían cuando tenían una cantidad cercana al millón de euros, no esperaban a acumular mucho más", detalla a este diario fuentes de la investigación que aseguran que tras uno de los registros realizados ayer en una nave del polígono Cobo Calleja, de Fuenlabrada (Madrid), uno de los empleados reconoció que hacía solo un par de días habían expedido rumbo a China 2 millones de euros. Pese a esa 'fuga', los agentes habían conseguido ayer incautarse de 6 millones de euros y esperaban que cuando terminasen los registros esta cifra ascendiera a los diez millones.

Cantidades elevadas para una operación iniciada en 2009 y en la que todas las cifras han sido "inusuales", como destacó ayer el propio secretario de Estado de Seguridad, Ignacio Ulloa. Han participado cerca de 600 agentes de diversas unidades, entre ellas la UDEF y la UDYCO, dirigidos por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu y coordinados por la Fiscalía Anticorrupción. Se han realizado 124 registros de viviendas y locales. Se ha detenido a 80 personas en Madrid, Barcelona, Málaga, Murcia, Alicante, Zamora y el País Vasco, y se han emitido ordenes de arresto para otra treintena de personas. Además, se ha pedido la colaboración de autoridades de otros países para capturar a una veintena más que residen en sus territorios, Entre los estados que colaboran a través de Interpol están la propia China, Alemania, Italia, Andorra...  También se han intervenido 202 vehículos, en su mayoría de lujo. Se han bloqueado cuentas bancarias de 124 personas y 235 empresas. Se han requisado joyas, obras de arte, armas. Cifras que sólo se explican porque, como detalló ayer el número 2 del Ministerio del Interior, la Policía no ha desmantelado una única trama de blanqueo sino una "pluralidad", en concreto tres clanes, que coincidían en el objetivo de sacar el dinero que conseguían de modo fraudulento en España y en los canales utilizados para ello.

Preferencia por Moneygram

Una de estas vías, la más importante, era precisamente la de los 'correos humanos', pero no la única. También utilizaban empresas especializadas en el envío de dinero por todo el mundo. En concreto, la trama tenía 'preferencia' por las oficinas del gigante Moneygram, en alguna de cuyas oficinas supuestamente encontraron 'facilidades' para realizar envíos masivos sin preguntas incómodas. La investigación ha revelado que para ello empleaban numerosos documentos de identidad falsos que les permitían mandar a la vez numerosas remesas de pequeñas cantidades para evitar levantar las sospechas policiales. Miembros de la red incluso habían creado su propia agencia de envío de dinero. El tercer canal era el sistema llamado de compensación, para lo que contaban con la colaboración de ciudadanos españoles que poseían dinero negro oculto en países fiscales. Estos enviaban estas partidas a China y la red se las abonaba en metálico en España.

Uno de los empresarios chinos arrestados tiene trece empresas y presume de mecenas del arte contemporáneo

Todo ello protagonizado por ciudadanos chinos en su mayoría, pero no sólo. De hecho, hay varios españoles detenidos, entre ellos un sargento de la Guardia Civil, un inspector de Policía y una funcionaria de tributos. También se ha detenido al concejal de Participación Ciudadana y Policía Municipal de Fuenlabrada, el socialista José Borrás, al que la investigación señala como presunto receptor de cantidades de dinero de la trama a cambio de supuestos servicios de protección en las empresas del polígono. También han sido arrestados miembros de despachos de abogados, que supuestamente daban apariencia legal a las operaciones fraudulentas, y los hermanos Ignacio y María José Jordà. El primero es más conocido como Nacho Vidal en el mundo del porno, donde es uno de los actores más conocidos. Según fuentes de la investigación, la participación de ambos es "menor", y se limitaba supuestamente a facilitar a empresarios de la red facturas falsas para blanquear parte de los beneficios de sus negocios. En el caso del actor, también se ha detectado que hizo algún viaje dentro de la península con cantidades importantes de dinero en su vehículo como un favor hacia el cabecilla de uno de los clanes.

Entre estos cabecillas estacan, presuntamente, los empresarios de origen chino Gao Ping y Jianren Zhang. El primero de ellos, con intereses en trece empresas dedicadas mayoritariamente a la importanción de todo tipo de productos, tiene un gran prestigio dentro de la comunidad china en España y se presentaba como un filántropo amante del arte contemporáneo de su país. También patrocinaba el equipo de fútbol de Fuenlabrada a través de una de sus empresa, International Trade City Import-Export SL, de la que es administrador único. Un cargo éste que repite en otras tres compañías: Espacio Tao, Iber-Euro 2002 y Yang Fang. Además ocupa el cargo de administrador en otras ocho y ejerce de consejero, secretario y apoderado dl Centro Cultural Hispano Chino S.L. Con una de estas empresas, Magee Art Gallery, fundó una galería de arte chino contemporáneo muy cerca del Museo de Arte Reina Sofía de Madrid. Gao Ping era, además, el creador de la Fundación Arte y Cultura (IAC) y presidente-director en Pekín del Centro de Arte Iberia-Beijing (el primer centro privado de arte español en China), cargos que le permitían tener buenas relaciones en el mundo cultural y político español, incluido varios ministros del anterior ejecutivo socialista.

Mercancias sin declarar

El otro empresario chino señalado por los investigadores como uno de los presuntos cabecillas de la trama era mucho más discreto. Jianren Zhang aparece en el registro como propietario de una única empresa,  El Paraiso Oriental SL, dedicada a la importación y venta al por mayor de artículos de regalo, electrónica, calzado, prendas de vestir, bolsos y artículos de piel. Su facturación declarada anual no llegaba a los 300.000 euros, sin embargo los investigadores creen que él, como otros empresarios detenidos en la redada, trampeaban estas cifras. "Importaban grandes cantidades de mercancía a través de los puertos de Valencia y Barcelona principalmente, pero sólo declaraban, para no pagar impuestos, una parte", señalan agentes que han participado en las pesquisas. Luego, el fraude continuaba en las ventas a los bazares y tiendas de 'todo a 100', que tampoco eran declaradas y que cobraban en metálico y sin factura, Ese dinero negro era el que luego sacaban de España para lavarlo en su país de origen.

Por ello, uno de los principales delitos que la Fiscalía Anticorrupción imputa a la mayor parte de los detenidos es el de fraude a la Hacienda pública. Junto a él están el de blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. Pero no son los únicos. También el de cohecho (sobornos a funcionarios), falsedad documental, contrabando, delitos contra la propiedad intelectual e industrial (por las numerosas falsificaciones que importaban), coacciones y amenazas, y empleo de mano de obra irregular, según reveló ayer la Fiscalía. Sin embargo, fuentes policiales aseguran que algunos detenidos también podrán ser acusados de tráficos de drogas, prostitución y juego ilegal. Una lista casi tan larga como la de detenidos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba