EL SUMARIO DE LA OPERACIÓN EMPERADOR

Un fabricante catalán de sábanas y edredones era el principal 'cliente' evasor de la mafia china

La Fiscalía señala a José Sánchez Moya, propietario de dos empresas textiles de Mataró (Barcelona), como uno de los clientes "más solventes y prolíficos" de los que requerían los servicios de la trama para sacar dinero de España.

Mantas, edredones, sábanas y miles de euros en dinero negro. La Policía ha detenido dentro de la Operación Emperador contra la mafia china de blanqueo al empresario textil catalán José Sánchez Moya acusado de ser presuntamente uno de los mayores evasores de dinero negro que utilizaba la red para sacar sus beneficios fuera de España. De hecho, la Fiscalía Anticorrupción y contra el Crimen Organizado señala al industrial como uno de los "más solventes y prolíficos" clientes de la red y pone como ejemplo de ello que la trama enviaba desde Madrid a las naves que éste tenía en Mataró (Barcelona) a recoger los billetes como primera paso para sacarlo de España a uno de sus más destacados integrantes en este campo, la ciudadana española de origen israelí Malka Maman Levy.

La alta facturación mensual de sus empresas convertían al industrial en "un cliente perfecto" para la trama de evasión de capital, según la Fiscalía

Sánchez Moya era el administrador único de Yuma Spazio SL y Yuma Textil, SL, dos empresas con sede en el polígono industrial Vallveric de la localidad barcelonesa y cuyos catálogos de productos de venta al por mayor se centra en ropa de hogar, principalmente mantas, edredones, sábanas y albornoces, según se destaca en la página web de la primera. En el escrito en el que solicitaba al juez Fernando Andreu su detención, la Fiscalía destacaba que el industrial realizaba habitualmente "operaciones de evasión fiscal de importantes sumas de dinero" y que para justificar estas transferencias económicas no dudaba en "falsificar facturas a través de sus negocios". El ministerio público destacaba también que "debido a la alta facturación que esta empresa generaría mensualmente [...] sería uno de esos clientes perfectos para la organización".

Por ello, su contacto era alguien de peso dentro de la misma, Malka Maman, alias la Sobrina, una "especialista en el movimiento clandestino de capital" que servía de enlace entre 'donantes' y 'receptores' de dinero negro en España. Según las pesquisas policiales, la Sobrina se dedicaba supuestamente a captar empresarios "con gran poder adquisitivo y una altísima facturación en dinero metálico", como era el propio Sánchez Moya y los empresarios chinos detenidos, y que querían sacar el dinero del país burlando el control fiscal. Fuentes de la investigación apuntaban ayer a este diario que el empresario catalán había terminado supuestamente por integrarse en la propia estructura de evasión.

"Artificios financieros"

Para ello, el industrial catalán contaría supuestamente con la colaboración de uno de sus hijos y de varias personas del equipo de administración de sus empresas, que seguirían presuntamente sus indicaciones para realizar "diversos artificios financieros" que le permitieran evadir el dinero y no pagar impuestos por sus beneficios. Entre sus empleados, el informe del fiscal destaca a una mujer "llamada Mónica", la cual era la encargada de contactar de forma "habitual" con Malka Maman para concertar cuándo recoger el dinero en las instalaciones de la empresa en Mataró. Los investigadores creen que con el dinero que sacaba subrepticiamente, Sánchez Moya pagaba a sus proveedores en terceros países, principalmente Egipto y China. El juez ordenó su detención el pasado 16 de octubre, así como el registro de la sede de sus empresas y de su domicilio, así como el embargo de cuatro vehículos que aparecían a su nombre o al de sus compañías, entre ellos un Porsche 911 Turbo.

La presencia de este empresario español dentro de la estructura de evasión de capitales de la mafia china no es, sin embargo, una excepción. De hecho, la Policía señala a otro, Rafael Pallardó Calatrava como "el responsable de planificar, desarrollar y materializar los envíos de capital a la República Popular de China fuera de los cauces legalmente establecidos". Pallardó, también estrechamente relacionado con la Sobrina, incluso formaba parte de la dirección de las empresas de algunos de los ciudadanos asiáticos implicados en la trama. Junto a ambos, también estaban los hermanos Patxi y Pedro Garmendia Ugartechea, amigos del rey Juan Carlos y con negocios cinegéticos; Luis López Corral, José Luis Cuervo Calvo y el abogado Rene Ponciano Dechamps Azanza. Estos tres suman más de doce empresas. 

En el mismo grupo de empresarios españoles implicados también se encontrarían María José Jordá, compañera sentimental de Pallardó, y su hermano Ignacio, más conocido por su nombre artístico, Nacho Vidal, a los que la investigación sitúa como "colaboradores activos" de la trama para la evasión de dinero. Los hermanos Lecanda Artiach, Fermín e Ignacio, también aparecen en el sumario señalados por la actividad que a favor de la trama presuntamente hacían desde la correduría de seguros del primero. Otro empresario imputado por la misma causa es Vicente Gregorio Abelló, sobrino del financiero Juan Abelló, señalado como una de las personas supuestamente encargada de localizar empresarios interesados en utiliza los servicios de blanqueo de la trama.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba