EL SUMARIO DE LOS PAPELES DE BÁRCENAS

El PP utilizó donaciones 'en negro' de una constructora vasca para comprar su sede en Bilbao

El juez Ruz concluye en un auto que Bárcenas creó una segunda contabilidad 'B' en Génova para pagar la sede de su partido en Vizcaya. La misma se nutrió, entre otros, con aportaciones de la empresa Bruesa, ya investigada en la causa.

Nuevo frente judicial para el PP a cuenta de sus sedes. El titular del Juzgado de Instrucción número 5, Pablo Ruz, ha dictado este martes un auto en el que asegura haber encontrado indicios de una segunda contabilidad paralela de los 'populares', en esta ocasión para la compra y reforma del edificio que el partido ocupa en el número 89 de la Gran Vía, en Bilbao. En dicho escrito, el magistrado detalla que Luis Bárcenas abrió unos apuntes contables de catacterísticas muy similares "en cuanto a su estructura y funcionamiento" a la que reflejaban los 'papeles' que llevan su nombre, y que en ellos se reflejó el pago entre finales de 1999 y noviembre de 2005 del coste del inmueble y su remodelación. El juez, que se apoya en dos recientes informes de la UDEF, concreta que dicha cuenta se nutrió mediante donaciones opacas, una de las cuales fue efectuada presuntamente por Emilio Álvarez López, "persona presente en los consejos de administración de la empresa Bruesa Construcciones SA", empresa guipuzcoana cuyo presidente, Antonio Pinal Gil, ya tuvo que declarar como imputado el pasado mes de enero en la Audiencia Nacional en esta pieza separada del 'caso Gürtel'. El PP vasco se apresuró este martes en negar las supuestas irregularidades.

Ruz destaca que Bárcenas creó una segunda contabilidad 'B' en el PP sólo para pagar la adquisición de la sede y las obras de acondicionamiento de la misma. La llamó "sede Vizcaya"

Según detalla Ruz en su auto, el objeto de esta nueva contabilidad paralela, bautizada como "sede Vizcaya", era "controlar la operación de financiación de la compra de la citada sede efectuada en fecha 13/10/1999, cuyo crédito bancario ascendió a la cantidad de 165.000.000 pesetas [un millón de euros], así como el pago de las cuotas de las obras de acondicionamiento" de la misma. El escrito judicial añade que la misma se alimentaba "mediante aportaciones que recibían en efectivo, que ingresaban en las cuentas bancarias destinadas a recoger los ingresos por donativos en el Banco de Vitoria y Banesto" para supuestamente blanquearlo "siguiendo la mecánica ya descrita en anteriores informes policiales". Así, "este dinero era ingresado en efectivo, fraccionando las cantidades en tanto abonos como fuesen necesarios para no superar la cuantía de 10 millones de pesetas o 60.000 euros, límite máximo anual entonces establecido por Ley como aportación privada por donante", recalca el magistrado en el mismo documento.

En este sentido, el auto del juez asegura que "se ha podido concretar, en forma indiciaria, que una de estas personas que efectuó estas entregas por valor de 36.000 euros habría sido Emilio Álvarez López, persona presente en los consejos de administración de la empresa Bruesa Construcciones SA y en el grupo empresarial Bruesa". Estas sociedades guipuzcoanas no son nuevas dentro de la causa. De hecho, su presidente, Antonio Pinal, tuvo que declarar el pasado mes de enero ante el propio Pablo Ruz para explicar por qué su nombre figuraba como presunto autor de una entrega de 24.000 euros en 2006 recogida en los apuntes contables de Bárcenas. Pinal, que se negó a contestar incluso a las preguntas que le iban a plantear el magistrado y el fiscal, se limitó entonces a asegurar a preguntas de su abogado defensor que no había realizado ningún pago al PP y que sólo conocía al extesorero de un acto en el Hotel Ritz de Madrid. La acusación, representada por IU, había destacado en la ampliación de querella que había propiciado su imputación que dichas entregas coincidieron con la concesión a su mercantil de contratos para la construcción de una autovía en Aragón y para la explotación de viviendas de protección pública en esta misma comunidad autónoma y Madrid.

En su auto, Ruz añade que las cantidades señaladas como salidas en esta segunda contabilidad opaca "correspondían en la mayoría de los casos con transferencias realizadas hacia el PP del País Vasco que procedían de las cuentas de la formación a nivel central y que eran empleadas para el pago de la cuota de la hipoteca por la compra de la sede". El magistrado recalca también que hubo otras formas de financiar la operación urbanística y que están recogidas en la contabilidad oficial que el PP entregó al Tribunal de Cuentas para su fiscalización y en los movimientos de las cuentas bancarias de la formación vasca. Entre éstas, destaca "el pago directo con cargo a la cuenta del PP central de las cuotas del crédito y la entrega en efectivo al gerente de la sede regional, Ignacio Aguirre Lafuente, del importe de la cuota mensual, para que éste cancelase directamente la hipoteca mediante traspaso a la cuenta de cargo".

Una carpeta verde con la leyenda 'Bilbao'

La presunta existencia de supuestas irregularidades en la compra de la sede del PP en Vizcaya fue revelada por Luis Bárcenas en julio de 2013, según reveló Vozpópuli. Entonces, ya encarcelado, el extesorero entregó al juez diversa documentación física, entre ellas una carpeta que contiene la documentación bancaria y contable que supuestamente demostraba que la hipoteca de este inmueble fue cubierta con fondos procedentes de supuestas donaciones ilegales de constructores. El extesorero detalló en su declaración ante el magistrado que durante aquellos años el partido "tenía mucho dinero" y que él en persona se encargaba de hacer desde Madrid las transferencias al partido en el País Vasco para que éste hiciera frente a la deuda.

Bárcenas aseguró que en los años en los que se pagó la hipoteca de la sede en Bilbao el partido "tenía mucho dinero" procedente de donaciones ilegales de constructores

La documentación sobre dicha operación estaba contenida en una de las nueve carpetas de diferentes colores que el exsenador entregó al juez Ruz junto a un lápiz de memoria (pendrive). En concreto, en una verde en cuya portada llevaba manuscrita la palabra "Bilbao". En su interior se encontraba una hoja correspondiente a una cuaderno de contabilidad con apuntes también escritos a mano, así como listados de movimientos a ordenador, la copia de un contrato y una hoja de transmisión de fax. También contenía las fotocopias de impresos mecanizados del Banco Popular así como otros documentos bancarios, estos manuscritos, del Banco de Vitoria, Argentaria, BBVA y Banesto. El bloque lo completaba la liquidación de un presupuesto de la sede bilbaína, la supuestamente pagada con dinero de donaciones irregulares.

Según explicó Bárcenas, hasta 2007, último año en el que se permitieron las donaciones anónimas, el dinero de éstas que no se ajustaban a la legalidad porque superaban el máximo permitido por la Ley de Financiación de partidos, eran troceadas en cantidades inferiores a los 60.000 euros e ingresadas en la cuenta que con tal fin el partido tuvo, primero, en una sucursal del Banco de Vitoria en la calle Génova, y más tarde en una de Banesto de la misma calle. Una vez blanqueado el dinero por este sistema, el propio Bárcenas se encargaba de enviar las remesas de dinero allí donde se necesitaban, principalmente para cubrir gastos electorales. Sin embargo, en el caso del PP en Euskadi el destino final no era otro que hacer frente al pago de la hipoteca del inmueble.

Dichas transferencias para la adquisicón de la sede se iniciaron en 1999, cuando el presidente de la formación en el País Vasco era Carlos Iturgaiz, mano derecha de Jaime Mayor Oreja, uno de los dirigentes populares que, siempre según los apuntes contables del extesorero, recibió sobresueldos de Génova 13. Los pagos de la hipoteca se prolongaron hasta 2005, cuando el sustituto del que fuera ministro del Interior ya había dejado el puesto y había sido reemplazado en 2004 por María San Gil. Los seis años en los que presuntamente se pagó la hipoteca de la sede bilbaína del PP coinciden con el periodo en el que las donaciones irregulares fueron más abundantes al encontrarse el partido en el poder, lo que explica que Bárcenas asegurase que en aquel momento Génova 13 "tenía mucho dinero". El bajón de ingresos se produjo, de hecho, en 2005, el año en el que supuestamente se terminó de pagar la deuda inmobiliaria y que coincide con la salida del PP del Palacio de La Moncloa.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba