El pasado mes de diciembre, Vozpópuli informó de que los casinos iban a regalar a la ciudad de Madrid una enorme estatua de una rana, en agradecimiento al Ayuntamiento por facilitarle las nuevas aperturas, que en teoría se facilitaron para permitir algo más de competencia a Eurovegas.

Pues el controvertido monumento ya está operativo, para deleite de los pequeños, que le pueden hacer mil perrerías y horror de los defensores del patrimonio histórico de Madrid.

La estatua está delante del Casino Gran Madrid y no tiene ningún tipo de protección. Tiene algunos grabados, entre ellos un elefante tatuado, lo cual también significa suerte.

Tal como ha informado este diario, la alcaldesa Ana Botella lleva una temporada inmersa en un furor estatuero aunque, de momento, de gusto discutible. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba