El ex ministro espera que el Supremo decida antes de agosto

Blanco dejará el escaño del Congreso si es llamado a juicio por presunto delito de cohecho y tráfico de influencias

Metido en el congelador desde que el Supremo le investiga por supuesto cobro de comisiones, José Blanco comenta a su círculo de confianza que dejará el acta de diputado si le llaman a juicio. 

El ex ministro José Blanco, en la sede socialista de la calle Ferraz.
El ex ministro José Blanco, en la sede socialista de la calle Ferraz. EFE

Se le ve deambular por el Congreso como perdido, sin rumbo fijo y con muy escasas compañías. La mayoría de los diputados le hacen el vacío porque son conscientes de que está contaminado. Él mismo conoce su situación y ya ha avanzado en sus círculos de confianza que abandonará el escaño si al final es llamado a juicio.

Desde finales del año pasado, el Tribunal Supremo investiga a José Blanco por su presunta implicación en una trama de supuestas concesiones fraudulentas por parte de la anterior administración socialista a empresarios gallegos. El Supremo decidió imputar a Blanco por un presunto delito de cohecho y tráfico de influencias tras analizar la documentación que le remitió un juzgado de Lugo a raíz de la denuncia presentada por varios empresarios detenidos.

La mayoría de los diputados socialistas son partidarios de que deje el acta de diputado para no salpicar más a su partido en el escándalo

Ex portavoz del Gobierno de Zapatero y ex ministro de Fomento, Blanco volvió a ser elegido diputado en las filas socialistas en las elecciones del pasado 20 de noviembre. Gracias a ello, goza de la condición de aforado y la investigación judicial la lleva el Supremo. Cuando conoció su imputación, anunció que dejaría la primera línea de la política. Ahora, lo que comenta a sus allegados es que si es llamado a juicio, entregará su acta de diputado.

De esta forma, Blanco responde al criterio de buena parte de sus compañeros de escaño. La diputada y también ex ministra Cristina Narbona, que redactó parte del programa electoral de Alfredo Pérez Rubalcaba para luego pasarse a las filas de Carmen Chacón, fue una de las primeras en levantar la voz para pedir la dimisión de Blanco como parlamentario en cuanto se conoció su imputación. Es la misma opinión que comparten también en privado numerosos parlamentarios socialistas, quejosos por la forma en que el interesado se adueñó de la organización del PSOE durante más de una década.

Las mismas fuentes añaden que en el supuesto de que su situación judicial se despejase y el Supremo archivara el caso, Blanco podría poner su mirada en las elecciones gallegas que, previsiblemente, se convocarán el año que viene. En cualquier caso, tiene escasas posibilidades de ser aupado al cartel electoral, como él hubiera querido, ya que ha perdido mucho peso en el PSOE gallego, como se demostró en su último congreso.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba