Congresos regionales del PP

Cantabria, Rioja y Baleares: las tres 'aldeas galas' del PP, irreductibles al dictado de Génova

La primera oleada de los congresos regionales del PP se cierra, como pretendía Génova, sin excesivos ruidos ni polémicas. La segunda ronda se presenta más complicada. Rioja, Baleares y Cantabria son el escenario de tensas batallas intestinas. 

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo
El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo

El mapa territorial del Partido Popular va renovando sus liderazgos sin enfrentamientos ni tensiones. La primera oleada de los congresos regionales se ha zanjado sin apenas sobresaltos. Todo se desliza según el guión. Los candidatos bendecidos por la cúpula de Madrid han logrado ser elegidos sin apenas contratiempos. Madrid, Andalucía, País Vasco, Castilla la Mancha, Canarias, y hasta la alterada Murcia, han cerrado sus cónclaves sin apenas dar que hablar. 

Hay tres regiones, sin embargo, donde las directrices de la cúpula nacional, apenas han sido atendidas. Son tres focos de resistencia a las líneas maestras del aparato. Cantabria, Rioja y Baleares se disponen a elegir a sus nuevos líderes regionales en medio de un clima de tensiones. Son los últimos territorios irreductibles ajenos a la tónica general de paz y tranquilidad. 

Saltan chispas en las islas

Salvo sorpresa de última hora, dos aspirantes se disputan el trono del partido en cada comunidad. Las campañas echan humo, los reproches se suceden y las denuncias no tienen fin. El escenario más complicado es sin duda Baleares donde el pulso ente José Ramón Bauzá, anterior presidente de la Comunidad, y Biel Company, exconsejero de Agricultura, sobrepasa los límites del 'juego sucio' para entrar en el terreno de los ataques y las descalificaciones.

Bauzá, actual senador ha decidido lanzarse de nuevo a la política en su región, donde cuenta con la simpatía de una buena parte de la militancia. No se siente demasiado respaldado por Génova, donde se mira con mejores ojos a Company, un dirigente avalado por Gabriel Cañellas, uno de los primeros altos cargos del partido que tuvo que dejar la primera línea de la política envuelto en numerosos casos de corrupción.

Company, envuelto en todo tipo de sospechas y asuntos oscuros, fue noticia hace dos días al saltar a los medios un antiguo episodio en el que protagonizó un turbio episodio que derivó en la agresión a un niño de doce años. El exconsejero ha protagonizado una campaña rebosante de descalificaciones hacia su rival, especialmente en las redes, donde, con la colaboración de su esposa, se ha empleado a fondo contra Bauzá, con recursos muy alejados de la templanza y sensatez que sugiere Génova. Bauzá cree que en la sede nacional desconocen en verdad quién es Company, quien cuenta con el apoyo de algún alto cargo del actual Gobierno nacional, quien ejerce como valedor de su candidatura.

También en Cantabria se vive un cara a cara muy caliente desde el momento en que Ignacio Diego, frente a todos los pronósticos, decidió presentarse a la reelección para disputarle el puesto a María José Sáenz de Buruaga, bendecida por Madrid. Diego amagó con sumarse a la candidatura de quien fuera su mano derecha para, en el último minuto, efectuar un sorprendente quiebro y anunciar su decisión de presentarse a la liza. 

Un pulso singular

En la tranquila Rioja, el pulso entre José Ignacio Ceniceros, actual presidente de la comunidad y Cuca Gamarra, la muy popular alcaldesa de Logroño, se desarrolla por unas vías más civilizadas. En la demarcación riojana se vive también un pulso singular entre un  sector del  partido y el Gobierno central. Algunas voces en Génova apoya a Ceniceros en tanto que Gamarra cuenta con el respaldo de la cabeza de la dirección así como de Soraya Sáenz de Santamaría, fiel valedora de la edil. Gamarra obtuvo trescientos apoyos más que su rival en la primera fase de la contienda por lo que se le da como ganadora.

Serán los afiliados quienes finalmente deberán decidir quién dirige a su formación en estas regiones. Un contratiempo para el aparato nacional, que confiaba en que, incluso en las zonas más complicadas podría solventarse el trance de la renovación sin hacer demasiado ruido. Ya ha ocurrido en Castilla y León donde dos alcaldes, Mañueco y Silván, de Salamanca y León, respectivamente, dirimieron sus aspiraciones para suceder al incombustible Juan Vicente Herrera,  en una votación limpia y clara en la que el primero, respaldado por Madrid, en especial por Fernando Maíllo, coordinador general del PP, logró casi siete de cada diez votos registrados. 

Rajoy ha dado instrucciones para que la renovación del PP, a nivel autonómico y local, esté zanjado antes de finales de mayo por si es pertinente afrontar la celebración de unas nuevas elecciones generales. Este fin de semana lo apuntaba desde Málaga: No volverá a permitir que se repita un caso como el de los estibadores, en el que el Parlamento tumbó el decreto del Gobierno en el que se pretendía atender una sentencia de Bruselas. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba