La federación catalana es la que se siente más dañada por Pedro Sánchez en el uso de los símbolos

La utilización de la bandera crispa al PSOE: "Es un formato rancio que no da votos"

El uso de la bandera nacional en el acto de proclamación de Sánchez como candidato a las legislativas le ha servido para recuperar espacio en los medios, pero en opinión de numerosos dirigentes del PSOE no tendrá utilidad para arañar nuevos apoyos. “Es un formato rancio que no da votos”, se afirma en las filas del PSC, donde más ha impactado negativamente la estrategia de comunicación del secretario general.

Pedro Sánchez, durante el acto de proclamación como candidato a las elecciones generales.
Pedro Sánchez, durante el acto de proclamación como candidato a las elecciones generales. EFE

“A nosotros nos deja fríos el uso de la bandera española, la simbología nacional chirría en Cataluña, su uso no nos aportará votos, más bien al contrario, entre otras razones porque en esto no podemos competir ni con el PP ni con Ciudadanos”, afirma un dirigente del Partido Socialista de Cataluña (PSC), sorprendido por la estrategia de comunicación ensayada por Pedro Sánchezpara vestir de largo su proclamación como candidato a las elecciones generales. “Se ha elegido un formato rancio que no aporta nada. Ha sido una sobreactuación un poco ridícula, entre otras razones porque todo el mundo ya sabe que el PSOE es una formación españolista”, añade.

Desde el socialismo catalán se considera que Pedro Sánchez ha utilizado con la bandera la misma técnica que Sarkozy en Francia

Fuentes del mismo partido situadas al margen de su estructura orgánica, añaden la siguiente reflexión: “No era necesaria tanta representación, hubiera bastado con explicar bien los pactos alcanzados con Podemos o con Compromís en algunos territorios a partir de la pobreza que se detecta en las calles y de la urgencia que hay de poner en marcha planes de emergencia. La izquierda nunca ha utilizado la bandera, ni aquí ni en Francia, porque no va en su lógica. Emplear las mismas técnicas que Sarkozy desentona, lo que tenemos que hacer es recuperar la empatía con la gente. Con escenificaciones como ésta, no rescataremos apoyos. Los expertos dicen que los que apoyan a Podemos son los hijos de los votantes socialistas, que valoran la importancia de otra forma de hacer política, no con el manejo de los símbolos, sino aproximándose de verdad al ciudadano. La explotación de la bandera solo sirve para retener al electorado mayor que ya nos es fiel”.

Las críticas al formato elegido por Pedro Sánchez y su equipo de asesores para que se hable y mucho de su proclamación como candidato, no tanto de su discurso, se extienden también a otras familias socialistas. De hecho, muchos de los que asistieron el domingo a la obra del Teatro Price de Madrid quedaron más satisfechos con la intervención del presidente asturiano, Javier Fernández, que con la del secretario general. “Pese a las apariencias, hubo grandes dosis de improvisación. Hay que ir a funciones más cercanas, que transmitan pasión y veracidad, en las que se perciba que te crees lo que dices”, comenta un parlamentario madrileño.

Más detractores que valedores

La que dentro del PSOE se conoce ya irónicamente como la “Fiesta de la Banderita”, tiene más detractores que valedores, a pesar de las voces de respaldo público que ha recibido desde, incluso, el PSC. No obstante, ha concitado unanimidad en la eficacia de su impacto mediático. “Es un golpe de efecto que nos ha servido para ganar espacio en los medios cuando parecía que habíamos perdido la iniciativa. Pedro [Sánchez] ha querido presentarse como un hombre de Estado más que como un candidato al uso y, de paso, ha quemado anticipadamente la imagen radical que quiere construirle el PP. No hay motivo alguno para dejar que la bandera siga siendo patrimonio de la derecha”, refieren fuentes de la ejecutiva federal, aunque algunos de sus miembros hubieran preferido proyectar la estampa de la enseña nacional junto a otras imágenes, de contenido social, como se ha hecho en algunos congresos del PSOE.

En la dirección del PSOE no se ve incoherente utilizar la bandera y pactar con Compromís

Estas fuentes consideran que no entraña incoherencia alguna aprovechar la bandera nacional en un momento en el que acaban de cerrarse pactos como los que el Partido Socialista ha sellado con Compromís en la Comunidad Valenciana, con Podemos en algunas regiones y con candidatos afines en importantes ayuntamientos, como los que han dado a Manuela Carmena la Alcaldía de Madrid, a Ada Colau la de Barcelona o a ‘Kichi’ la de Cádiz. “Todavía es pronto para valorar estos acuerdos porque se van a producir sorpresas y los ciudadanos más necesitados van a beneficiarse de soluciones urgentes. Tiempo al tiempo”, aseguran en el cuartel general del PSOE.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba