Nacional

Canal+ Francia estrena su documental sobre la Monarquía: "Tras 6 meses, no averigüé nada sobre el dinero del Rey"

Este lunes por la noche se ha estrenado en Canal+ Francia el reportaje de investigación sobre la Monarquía española que han realizado durante 8 meses dos periodistas galos. Insertados durante 6 meses en la agenda pública de la Casa Real, los reporteros franceses destacan la enorme opacidad de la institución y la falta de conexión con el pueblo llano.

Última imagen de la Familia Real toda junta, en 2007
Última imagen de la Familia Real toda junta, en 2007

Canal+ Francia emitió este lunes por la noche su reportaje sobre la Familia Real española. "Ha tenido una audiencia muy buena, estamos muy contentos", ha asegurado la periodista Caroline du Saint, autora junto a Ibar Aïbar del documental 'Juan Carlos, el ocaso de un Rey' que ha sido producido por Capa TV. La pareja de reporteros galos ha pasado seis meses en España (desde enero hasta junio) para tratar de conocer más a fondo las cuitas de la Familia Real, que pasa por la peor crisis de prestigio de la historia democrática.

"Al principio nos pasaba como a los españoles. Teníamos una imagen muy positiva de la Monarquía", cuenta a Vozpópuli Du Saint desde París. Pero tras 6 meses siguiendo la agenda real y tratando de acercarse a la institución, las sensaciones han cambiado. "Hemos hecho lo que todos los periodistas, participar en la agenda de la Casa Real y ver que aquí no se puede hacer nada aparte de las imágenes bonitas, sólo estamos autorizados a hacer fotos como en Cannes, de un festival de cine. Estamos siempre muy lejos, con el grupo de fotógrafos y uno nunca se puede acercar a la Familia Real". En una ocasión, Du Saint preguntó en público sobre los dineros de la institución y fue invitada "cogiéndome del brazo" a abandonar el evento.

En todo este tiempo, el rey Juan Carlos apenas si apareció en público, ya que estuvo convaleciente. Él era el principal objetivo del reportaje, y de hecho fue su imagen de safari en Botswana la que motivó la filmación del mismo. Pero a falta de monarca, el dúo de periodistas franceses hubo de esmerarse con los herederos.

Elitismo

Caroline du Saint proviene de un país que se rebeló contra su Monarquía en 1789. Desde su prisma, denuncia el excesivo elitismo de la monarquía española y especialmente del Príncipe y de la Princesa.  "Hasta los jóvenes de la Monarquía británica son más cercanos, la gente habla con ellos en la calle. Pero en seis meses que estuvimos siguiendo a Felipe y Letizia nunca vimos una imagen espontánea en televisión, nunca un gesto como acudir a un comedor social. Siempre estábamos en la ópera, en la alta cultura".

Ante una pregunta sobre los dineros de la institución, la reportera fue expulsada del evento que presenciaba con miembros de seguridad cogiéndola del brazo

Precisamente fue en el teatro del Liceo de Barcelona donde filmaron la secuencia final de su reportaje mientras la alta sociedad catalana brindaba una sonora pitada al heredero y su esposa. Para Du Saint, el futuro de la institución no está claro, porque sí reconoce a Juan Carlos "un alto carisma que su hijo no tiene, la gente le sigue queriendo a pesar de todo". Pero que Felipe sea también heredero de este sentimiento es más que dudoso, dado el elitismo que destila y que le aleja del pueblo llano, torturado por la crisis.

Falta de transparencia

La principal conclusión tras seis meses de relaciones 'reales' que la periodista francesa obtiene no es nada novedosa: la Monarquía muere por falta de transparencia. Por ejemplo, en lo relativo al dinero y la cifra de 2.000 millones de patrimonio que 'The New York Times' achacaba al rey Juan Carlos: "Es imposible contrastarlo, ni el patrimonio privado ni el público. Por ejemplo, la monarquía británica tiene un control de las cuentas y el Rey no lo tiene. He preguntado a diputados catalanes vascos y también a periodistas pero nadie tiene una cifra", dice la reportera, quien se lamenta porque "en este aspecto, que era el que más me interesaba al empezar el reportaje, no he podido conseguir nada".

Los propios periodistas que trabajan con la Casa del Rey les dijeron, asegura, "que con ellos no se puede trabajar. Son como una agencia de información en la que mandas a 50 fotógrafos para hacer la misma foto".

La receta para que la institución sobreviva, concluye Du Saint, viene precisamente por el caminio de la transparencia. "A mí me parece que sin reforma van a tener muchos problemas, necesitan más transparencia y reformar su comunicación, o de un día para otro se van a dar cuenta" de que han perdido el favor popular.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba